20 de Septiembre de 2018

Opinión

¿Votar por el menos malo? No creo...

Ante la falta de propuestas y la “guerra de lodo” protagonizada por algunos candidatos a cargos de elección popular...

Compartir en Facebook ¿Votar por el menos malo? No creo...Compartir en Twiiter ¿Votar por el menos malo? No creo...

Ante la falta de propuestas y la “guerra de lodo” protagonizada por algunos candidatos a cargos de elección popular, el próximo domingo 7 de julio podría aumentar considerablemente el abstencionismo.

Una situación real es que ni los partidos políticos y mucho menos los candidatos han logrado que la ciudadanía se interese en el proceso local; en México, históricamente se han  encontrado tasas de abstencionismo superiores al 40 por ciento, siendo hasta la fecha el proceso electoral de 1994, en donde hubo un menor índice de abstención (24.15 por ciento). 

En el año 2006 el nivel de abstencionismo fue de 41.45 por ciento. La poca participación de la gente en los procesos electorales, tiene su origen en gran medida en que cada tres años, en el caso de las elecciones locales, son las mismas promesas y compromisos de los aspirantes a ocupar un cargo público, como mayor empleo, el combatir la inseguridad. Promesas que normalmente olvidan los políticos tan pronto llegan al poder.

Ante la próxima conclusión de la contienda electoral, buena parte de los aspirantes a integrar los ayuntamientos organizaron durante el fin de semana anterior los actos masivos más importantes de su agenda, adelantado con ello el cierre de su actividad proselitista. Ello no implica, por supuesto, que la búsqueda de los votos cese, hasta el último minuto que la ley se los permite, seguramente los aspirantes a gobernar los municipios de la entidad intentarán convencer a cuanto elector se les cruce en el camino.

El día de la elección se acerca y encerrados en sus cuartos de guerra, los asesores políticos están ya realizando sesudas estimaciones, con fórmulas matemáticas, algoritmos y cálculos de ingeniería electoral con una precisión que sorprendería a muchos incautos lo más importante es determinar cómo van sus candidatos en cada sección, casilla y distrito electoral, hasta por colonia y por calle pueden saber cómo les pinta el panorama.

Sin embargo, la gente no es tonta, y a pesar de todo lo descrito, la posibilidad de que una vez más, como ha ocurrido en muchas elecciones, el abstencionismo se imponga en los comicios, preocupa a todos los candidatos de todos los partidos, incluidos los costosos y sesgados organismos electorales.

Porque aunque muchos lo saben, pocos lo comentan: cuando los ciudadanos deciden no votar por ningún candidato, ni siquiera “por el menos peor”, en ese momento le restan legitimidad a todo el proceso electoral y lo más grave, ponen en evidencia el obsoleto y cuestionado régimen donde las minorías corruptas gobiernan a las mayorías, sin mayor representación que la que decidió concederles el estatus quo a través de su corrompido sistema.

Según mis datos, el próximo domingo Chetumal seguirá siendo priísta de la mano de Eduardo Espinosa Abuxapqui, mientras que, por ejemplo, Isla Mujeres seguirá pintada de azul. Sin embargo, más allá de los posibles resultados es necesario que la clase política reflexione sobre la necesidad de crear nuevas estrategias que logren generar el entusiasmo en la ciudadanía para salir a votar. Con este nivel de campañas, desangeladas, es muy probable que nuevamente el abstencionismo sea el gran vencedor de las elecciones.

Espero equivocarme en mis pronósticos, ya que la democracia se alimenta de participación ciudadana y al no ejercerse el derecho de voto, éste pierde validez, lo que puede provocar la concentración del poder en una minoría; algunos lo consideran como síntoma de la decadencia de una sociedad democrática.

Las vacaciones no deben ser sinónimo de descontrol, por el contrario, los padres deben procurar que se respeten los horarios de sueño y comida de los niños, es necesario que mantengan sus hábitos diarios y que éstos no se pierdan, Lo anterior, debido a que la suspensión escolar está próxima y los escolares experimentan actividades diferentes, por lo que normalmente se convierte en descontrol.

Y es que de acuerdo con la Unicef, los niños, las niñas y adolescentes recurren al consumo de sustancias para poder afrontar el estrés, o para escapar del ocio y la frustración de no tener oportunidades recreativas de ahí que las actividades de ocio y recreación sean consideradas como una alternativa eficaz para la prevención del consumo de sustancias adictivas a edades tempranas pues contribuyen al desarrollo de niñas, niños y jóvenes con acciones educativas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios