14 de Noviembre de 2018

Opinión

¿Y los delincuentes víctimas?

El texto que irresponsablemente aprobó la legislatura pasada fue asumido por el presidente Enrique Peña Nieto, quien lo promulgó tal cual estaba.

Compartir en Facebook ¿Y los delincuentes víctimas?Compartir en Twiiter ¿Y los delincuentes víctimas?

El Senado aprobó el jueves las reformas que, se supone, harán aplicable la  Ley General de Víctimas que, con razones de sobra, Felipe Calderón llevó a controversia constitucional.

Urgida de correcciones, precisiones, parches y remiendos, con el evidente propósito de darles por su lado a los correctos, el texto que irresponsablemente aprobó la legislatura pasada fue asumido por el presidente Enrique Peña Nieto, quien lo promulgó tal cual estaba.

Lógico: el nuevo Congreso federal terminó haciéndole ¡150 cambios! y, además, el Senado le adicionó la precisión de que los afectados podrán acudir ante la Comisión Ejecutiva Federal de Atención a Víctimas cuando “no hubieren recibido respuesta dentro de los 30 días hábiles siguientes, cuando la atención en las comisiones estatales se hubiere prestado de forma deficiente o cuando se hubiere negado”.

Perfeccionada y todo, una pregunta de Ciro Gómez Leyva (en Radio Fórmula) a las presidentas de las comisiones de Gobernación y Derechos Humanos, respectivamente, la priista Cristina Díaz y la perredista Angélica de la Peña, le puso el viernes un estruendoso cascabel al gato:

–A finales del 2009 se da un enfrentamiento con la Marina en el corazón de Cuernavaca; mueren seis, siete personas, entre otras el señor (Arturo) Beltrán Leyva, quien en su defensa o repeliendo el ataque, mató a dos, tres, cinco integrantes de la Marina. ¿Los familiares del señor Beltrán Leyva podrían presentarse a pedir reparación de daño?

Contestó Díaz: “De ninguna manera. Hay una demanda que proviene de todos los grupos sociales que han sido afectados por la delincuencia, y vamos a hablar de un delincuente... Más bien él le queda debiendo a la sociedad”.

De la Peña reforzó: “Estamos hablando de violaciones a derechos humanos que reconoce la Constitución; que están inscritos en los tratados internacionales que hemos aprobado. La misma ley define quiénes son las víctimas directas, víctimas indirectas y las víctimas potenciales, pero siempre derivadas de la violación de sus derechos o de una comisión de un delito. Entonces, el supuesto que tú mencionas, no viene al caso...”.
¡Ah chingá!

Manuel Feregrino y Marisa Iglesias terciaron: “Pues es muy probable que, después de haber visto las fotografías (del cadáver: semidesnudo y profanado con una cubierta de billetes) la familia pudiera reclamar…”.
Todo indica que sí.

Si el ejemplo es extremo, ¿son o no sujetos de la nueva ley todos los probables delincuentes y/o cónyuges, padres o hijos victimizados por la criminalidad (organizada o no)?

Las senadoras Díaz y De la Peña circunscribieron a la afectación de derechos humanos los beneficios de la ley, pues el artículo 111 es muy claro en que también pueden recurrir a ella las víctimas (y/o deudos con derecho) de secuestro, tortura, homicidio y lesiones que provoquen discapacidad; es decir, delitos considerados graves en la legislación federal y que pueden cometer no solamente servidores públicos, sino cualquier hijo de vecino… 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios