22 de Agosto de 2018

Opinión

Los zoológicos

En el 2003 casi la mitad de los parques zoológicos del país ya estaban enfrentando reducciones de gasto y la asistencia ha bajado un 8 % a nivel nacional.

Compartir en Facebook Los zoológicosCompartir en Twiiter Los zoológicos

Los mexicanos somos amantes de los animales, incluso asiduos asistentes a los zoológicos, que pareciera fueron creados o concebidos con la idea de alojar en un mismo espacio ejemplares desde los más comunes hasta los más raros, al menos para nuestra geografía, y que podamos conocerlos sin tener que viajar a lugares lejanos.

Hoy día los zoológicos en nuestro país son espacios muy desatendidos, donde los animales sólo son traídos a sufrir maltrato, mala o pésima alimentación y todo con un solo objetivo: exhibirlos al público de martes a domingo, de 7 a 6, y como dicen por ahí de 2 en dos.

A pesar de su supuesta preocupación por los animales, los zoológicos son más bien “colecciones” de ejemplares interesantes: no son refugios ni hogares para la fauna. Incluso bajo las mejores condiciones es imposible replicar o acercarse a crear algo similar al verdadero hábitat en que viven. A los animales se les impide realizar la mayoría de los comportamientos que para ellos son innatos y vitales, como correr, volar, escalar o reunirse con otros compañeros de especie. 

Los zoológicos sólo enseñan al público que es aceptable interferir y mantener en cautiverio a los animales, a pesar de su aburrimiento, hacinamiento, soledad y privación de las más elementales maneras naturales de su especie.

Estos lugares varían en tamaño y calidad: hay desde parques hasta recintos con losas de hormigón y barrotes de hierro.

Millones de personas visitan anualmente los parques zoológicos, pero la mayoría de éstos sufren pérdidas económicas y deben encontrar maneras de reducir los costos ingeniándoselas para atraer a los visitantes.

Según estudios, en el 2003 casi la mitad de los parques zoológicos del país ya estaban enfrentando reducciones de gasto. La asistencia  a zoológicos ha bajado un 8 % a nivel nacional. Y los fondos que son destinados a proporcionar mejores condiciones para los animales son a menudo usados en mejoras estéticas, como jardinería, y tiendas de regalos a fin de atraer a los visitantes.

Y no quiero decir que no debieran de existir, pero se debería tener mayor cuidado y brindar mejor trato a los ejemplares y esto se vería reflejado en un incremento de los visitantes al sitio.

Yo les dejo y me voy con mis hijas a disfrutar del Parque del Centenario, esperando ver un cambio en la calidad de vida de los animales expuestos, pero, como dice la canción: “Aunque la jaula sea de oro… no deja de ser prisión”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios