12 de Diciembre de 2017

Tecnología

Agosto es el mes de Julio... Cortázar

Celebra Google 100o aniversario del natalicio del escritor argentino Julio Cortázar con un 'doodle'

Julio Florencio Cortázar, escritor argentino, nació hace 100 años en Bélgica, cuando su padre era embajador de esa nación europea. Google celebra el escritor con un doodle. (AP)
Julio Florencio Cortázar, escritor argentino, nació hace 100 años en Bélgica, cuando su padre era embajador de esa nación europea. Google celebra el escritor con un doodle. (AP)
Compartir en Facebook Agosto es el mes de Julio... CortázarCompartir en Twiiter Agosto es el mes de Julio... Cortázar

Agencias
MÉXICO, DF.- Se cumplieron 100 años del natilicio de uno de los escritores contemporáneo más recurrentes y recurridos: Julio Cortázar.

Para celebrarlo, el popular buscador Google utilizó una frase célebre del escritor -"Andábamos sin buscarnos, pero sabiendo que andábamos para encontrarnos"- para inmortalizarlo en el tradicional 'doodle'.

La cita textual es de la obra más conocida del escritor: Rayuela, de donde también se extra la ilustración del 'doodle'.

Julio Florencio Cortázar nació el 26 de agosto de 1914 en Bruselas, Bélgica, cuando su padre fue encomendado a la embajada de Argentina en ese país, a La otra orilla (1945) del mundo, como explica el Instituto Cervantes.

Tras pasar la Primera Guerra Mundial refugiado en Suiza, dio La vuelta al día en ochenta mundos (1967) y regresó a Argentina natal de sus padres y tras aprobar El examen (1986) se convirtió en profesor en 1932, aunque a lo largo de su vida también estudió Filosofía y Letras.

Al principio de su historia como escritor, una de Las armas secretas (1959) que usó Cortázar fue, entre otras, publicar sus primeras obras con el seudónimo de Julio Denis.

Los problemas políticos y Todos los fuegos el fuego (1966) que vivía lo llevaron a salir de su país, principalmente a París.

En su exilio se convirtió en traductor de la Unesco. Sus trabajos con los libros de Edgar Allan Poe influyeron en su obra, como en Bestiario (1951), explica el Instituto Cervantes. En los años 1950 también publicó Final del juego (1959).

La década de 1960 fue quizás la más prolífica de este autor argentino, pues además de haber ideado un 62, modelo para amar (1968), algunas Historias de cronopios y famas (1962), y pasar horas frente a Todos los fuegos el fuego (1966) creó una de sus obras más destacadas: Rayuela.

Esa vasta obra de 1963 se ha convertido en una de las referentes de una época de exuberancia de la literatura de América Latina, y fue el principio de Los premios (1960) para Cortázar a nivel internacional.

Su “andadura política” por el mundo lo lleva a involucrarse en las convulciones sociales latinoamericanas, recuerda el Instituto Cervantes. Apoyó a políticos como el presidente chileno Salvador Allende y al líder de la Revolución Cubana, Fidel Castro, mientras su Argentina vivía Años de alambradas culturales (1984) por los problemas políticos.

La obra que refleja su pensamiento político de ese entonces es El libro de Manuel (1973), un acercamiento a los debates ideológicos de América Latina en la segunda mitad del Siglo XX.

El surrealismo, la claridad en la expresión de las emociones y hasta los debates filosóficos sobresalen en la obra de Cortázar, quien “destaca por sus misceláneas o del género almanaque, donde mezcla narrativa, crónica, poesía y ensayo”, explica el Instituto Cervantes.

De su obra, la poesía tuvo un lugar importante, como en Pameos y meopas (1971) y contenidos en muchas de sus obras, como Un tal Lucas (1979) lo sabe. Pero también destacan sus obras de relatos como Queremos tanto a Glenda (1980) y cuando escribió sobre Los autonautas de la cosmopista (1983).

A pesar de que hoy es uno de los autores más reconocidos, en su vida no hubo grandes premios. Casi todos han sido de manera póstuma.

Las Deshoras (1982) en la vida de Cortázar llegaron en París, donde seguía escribiendo a pesar de sus problemas de salud. Poco antes de fallecer publicó Salvo el crepúsculo (1984), e incluso hubo unos Papeles inesperados que se publicaron 25 años después de su muerte, en 2009.

El Final del juego (1956) llegó para Julio Cortázar el 12 de febrero de 1984.

(Información tomada de mexicocnn.com)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios