18 de Septiembre de 2018

Tecnología

Fibra óptica, el futuro para la detección de sismos

El sismógrafo detectó el temblor que afectó México el pasado 8 de septiembre

La fibra óptica es más sensible a las vibraciones, lo que ayudaría a la detección de sismos.
La fibra óptica es más sensible a las vibraciones, lo que ayudaría a la detección de sismos.
Compartir en Facebook Fibra óptica, el futuro para la detección de sismosCompartir en Twiiter Fibra óptica, el futuro para la detección de sismos

Agencia 
ESTADOS UNIDOS.- Una investigación publicada en el ‘SEG Technical Program Expanded Abstracts 2017‘, propone la evaluación de terremotos a través de una técnica llamada medición acústica distribuida aplicada en redes de fibra óptica, las mismas que se utilizan para las conexiones de Internet.

Investigadores de la Universidad de Stanford, Estados Unidos, explicaron que los cables de fibra son muy sensibles a las vibraciones, lo que pudiera funcionar como un eventual sismógrafo, considerando que cuando un cable está inerte su señal es estable y no varía. 

El profesor y geofísico Biondo Biondi, lleva más de un año desarrollando este sistema, según el sitio oficial de Stanford. En la universidad fue instalado un circuito de prueba de esta tecnología, de 4,8 kilómetros de extensión para registrar perturbaciones y vibraciones en la Tierra. El truco radica en separar las vibraciones procedentes de otras fuentes, como el tráfico y las perturbaciones ambientales.

También te puede interesar: Chayanne 'prende' Instagram con esta foto

Las pruebas se han hecho por un año (desde septiembre de 2016) bajo tierra del campus en la Universidad, con un total de 4,8 kilómetros de fibra óptica. En estos 12 meses ha tenido un rendimiento eficaz para la interpretación de movimientos telúricos. El sistema de detección también es capaz de diferenciar entre los dos tipos de ondas sísmicas: Las ondas P y las ondas S. Las ondas P viajan más rápido, pero las ondas S causan más daño.

El nombre de la instalación es ‘Fiber Optic Seismic Observatory‘ y ya ha podido registrar más de 800 eventos en este tiempo que lleva operando. Desde pequeños y locales sismos, hasta incluso el devastador 8,2 que afectó a México el pasado 8 de septiembre a más de 3.200 kilómetros de Stanford.

Si bien los primeros resultados del estudio demuestran que este sistema puede ser bastante útil, los investigadores de la universidad insisten que los tradicionales y actuales sismógrafos siguen siendo más sensibles para el monitoreo de terremotos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios