15 de Agosto de 2018

Tecnología

¿Qué mosco le picó a Google?

Celebran el 180 aniversario del nacimiento del médico Carlos Juan Finlay Barrés, quien descubrió que un mosquito transmite la fiebre amarilla.

Google homenajea con un <i>doodle</i> al médico cubano Carlos Juan Finlay Barrés, en nuevo aniversario de su nacimiento. (Captura de Google)
Google homenajea con un doodle al médico cubano Carlos Juan Finlay Barrés, en nuevo aniversario de su nacimiento. (Captura de Google)
Compartir en Facebook ¿Qué <i>mosco le picó</i> a Google?Compartir en Twiiter ¿Qué <i>mosco le picó</i> a Google?

Agencias
BUENOS AIRES, Argentina.- Al nacer en Cuba, el 3 de diciembre de 1833, nadie imaginó que Carlos Juan Finlay Barrés se convertiría en "el hombre mosquito". Y menos aún que esa fecha sería recordada en toda América como el Día del Médico. Hoy, en un nuevo aniversario de su nacimiento, el buscador más popular de Internet, Google, se sumó a los homenajes, con un nuevo doodle , la animación de su logo.

Hijo de un médico inglés que residía en Cuba, Finlay nació en esa isla y luchó denodadamente para convencer a sus colegas sobre su descubrimiento: el mosquito es el vector de la fiebre amarilla.

En 1844, cuando sus padres lo enviaron a estudiar a Le Havre, en Francia. Sin embargo, una enfermedad repentina le obligó a volver a Cuba solamente dos años más tarde. Y nuevamente en 1848 regresó a Francia con el objetivo de terminar su educación. No paró ahí su recorrido, ya que también estuvo durante un tiempo en Londres, concretamente en el Liceo de Ruan. En 1851 volvió a Cuba, también debido a una enfermedad, en esta ocasión una fiebre tifoidea.

Carlos Juan Finlay no pudo ingresar en la Universidad de La Habana, como era su deseo, y no tuvo más remedio que viajar hasta Filadelfia para estudiar mediciina en el Jefferson Medical College.

El 10 de marzo de 1855 se doctoró y en 1857 pudo revalidar su título en la Universidad de La Habana, como tenía inicialmente previsto.

En 1856 viajó con su madre a Lima pero sin éxito profesional, lo mismo que le sucedió en el 64 en Matanzas. Un año más tarde contraía matrimonio en La Habana con Adela Shine, una chica nacida en Trinidad.

Finlay fue convocado por el ejército norteamericano durante la guerra por la independencia cubana, en la que actuaron tropas de los Estados Unidos y de España, las que tuvieron numerosas víctimas por causa de la fiebre amarilla. Pudo allí comprobar la certeza de sus afirmaciones y quedó demostrado que el vehículo de esa enfermedad es el mosquito.

Es considerado uno de los microbiólogos más importantes de la historia universal de la Medicina

En 1881 presentó ante la Academia de Ciencias de La Habana, su trabajo fundamental: "El mosquito hipotéticamente considerado como agente transmisor de la fiebre amarilla", el que describía los detalles, las características y los hábitos del insecto y anunciaba la trascendente experiencia del contagio en personas. Tras la lectura de Finlay hubo silencio total en el auditorio, y los académicos se retiraron uno a uno. hubo que esperar 19 años para que la IV Comisión Americana para el Estudio de la Fiebre Amarilla (integrada por Reed, Carroll, Agramonte y Lazear) se dispusiera a comprobar si la teoría de Finlay era cierta..

Pasaron veinte años entre los primeros descubrimientos del creativo médico y la confirmación de su teoría, en 1900, por la Comisión de Fiebre Amarilla que el Ejército de Estados Unidos envió a Cuba para estudiar la enfermedad que asolaba las Antillas y el Golfo de México.

La razón de semejante postergación residió en la incredulidad que despertaron los experimientos del médico cubano, que pacientemente aisló al "zancudo bobo de patas rayadas de blanco", como lo llamó el investigador francés Beauperthuy, y reprodujo experimentalmente la enfermedad mediante picaduras bajo control.

Finlay murió en 1915, y en 1955, la Confederación Médica Panamericana aconsejó celebrar el Día del Médico el 3 de diciembre de cada año, en honor a quien descubrió que detrás de miles de muertes causadas por la fiebre amarilla se agazapaba un culpable de apenas unos milímetros: el hoy famoso mosquito aedes aegypti. 

Gracias a su descubrimiento salvó millones de vida.

Con información de lanacion.com.ar

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios