¿Verá Yahoo el final del arco iris?

Yahoo comenzó el 2008 estando en el ojo del huracán. A principios de año, Microsoft aceptó estar buscando su compra y comenzó el primer capítulo de una novela de amor y desamor entre Jerry Yang y Steve Ballmer.

Yang rechazó la oferta de 33 dólares por acción de Microsoft argumentando que era poco dinero, Ballmer dijo que no daría ni un centavo más por la empresa y dio marcha atrás, cosa que molestó mucho a los accionistas de Yahoo, entre ellos el siempre polémico Mark Cuban, quienes pedían la cabeza de Yang. Para esas fechas las acciones de Yahoo cayeron hasta 10 dólares cada una.

Posterior a esto, Google entró al quite ofreciendo una alianza con Yahoo, esto creo que molestó mucho a Microsoft, pero tiempo después, Google terminó esta corta relación y Yahoo (en concreto Yang) corrió desesperado a los brazos de Microsoft buscando ayuda y consuelo, pero era demasiado tarde, Microsoft estaba bastante decepcionado y los accionista de Yahoo aún más.

A mediados de año, Ballmer contraatacó enviando una carta a la mesa de accionistas, básicamente pidiendo la cabeza de Yang como condición para volver a intentarlo. (¿O Yang o yo?)

En octubre las malas noticias seguían, la empresa anunció el despido de 3,500 trabajadores, la crisis financiera estaba haciendo mella en Yahoo y un mes después Yang anunció su salida de la empresa, aunque no quedó muy claro si lo estaban despidiendo o renunció al darse cuenta que no era indispensable.

Esta semana un nuevo capítulo en esta novela se acaba de escribir: Carol Bartz, una veterana ejecutiva, fue nombrada Presidenta y Directora general de Yahoo con un sueldazo, 19 millones de dólares y acciones en su primer año, el curriculum de Bartz incluye empresas como Sun Microsistems y Autodesk.

Probablemente en las próximas semanas volvamos a escuchar más cosas de Yahoo, probablemente se recuperen de un año para el olvido, a lo mejor, Ballmer decide aplicar el refrán de: “en donde fuego hubo, cenizas quedan”, sólo es cosa de esperar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *