Jueves, 24 de Abril del 2014
NOTICIA DE ARCHIVO

Oficios: Albañil por un día

CANCÚN, Q.Roo.- Crónica de un periodista trabajando como "media cuchara".

Renán Moguel/SIPSE
CANCÚN, Q.Roo.- En un futuro inmediato cuando hable del hombre de acero, definitivamente no pensaré en un héroe ficticio como Superman. El personaje del que voy a hablar no vuela, no tiene visión láser y mucho menos superpoderes, las cualidades que lo hacen único es que trabaja entre materiales de construcción, bajo el intenso sol y, en ocasiones, arriesga su vida para terminar una obra: claro, hablamos del albañil.

El trabajo de albañil no es nada sencillo: durante las horas que estuve como "media cuchara", es decir ayudante o chalán del maestro albañil, en una obra en el fraccionamiento Cumbres, fue cansado y extenuante, ya que tuvimos que cargar, subir y estibar los bloques en un segundo piso de una construcción.

Además, también ayudamos a llenar cubetas con polvo, alzarlas y después tirarlas junto al cemento y la cal, para que el maestro albañil preparara la mezcla para pegar los bloques.

Al llegar a la obra, lo primero que tuve que hacer fue subir bloques de 15-20-40 (que pesan alrededor de 11 kilos cada uno) al segundo piso de la construcción, ya que el "maestro albañil" tenía que pegarlos para empezar a darle forma a las paredes de la casa.

Uno de los chalanes me dijo que los cargara de dos en dos "para que sea más rápido", bajo esa indicación, los bloques llegaron a mis hombros. En cada viaje el cansancio y el dolor empezaban a aparecer, la vuelta 15 marcó el inicio de una jornada muy dura. 

Mi rictus fatigado no pasó desapercibido a los alarifes quienes sugirieron subir los bloques con una cuerda, uno a uno, ya que era más sencillo. Ante tal propuesta que facilitaba el trabajo, accedí. Sin embargo, después de jalar  más de 70 bloques las ampollas aparecieron en mis manos y el dolor en la espalda empezaba a cobrar factura. No podía parar, el trabajo necesitaba ser terminado y el maestro albañil esperaba por el material. 

La afanosa y pesada tarea no tenía fin, a los bloques le siguió el acarreo de botes con polvo, esta vez el trabajo se dividió en dos, el chalán y yo nos turnamos en la encomienda. 

Una vez que el maestro albañil preparó la mezcla, me mostró cómo se debían unir los bloques para armar las paredes de la casa. El trabajo era preciso y el maestro albañil lo hacía con pericia. Cada bloque debía ser colocado con exactitud, una pequeña falla habría echado a perder todo el trabajo y el material utilizado. 

Al terminar la hilera de bloques de la pared que me encargaron, el maestro albañil, en tono de broma, me dijo que ya podía ir a trabajar con ellos en forma oficial desde el lunes, aunque la verdad difícilmente podré levantarme mañana después del cansancio que me dejó esta jornada.  

Normalmente el inicio de labores de cualquier obrero de la construcción comienza desde las 8 de la mañana y concluye, si bien les va, a las 5 de la tarde de lunes a viernes; los sábados, es un poco más relajado, ya que entran a las 9 y salen a las 2.

Son muy pocas las personas que aguantan este tipo de jornadas, ya que tienen que soportar los rayos del sol y el desgaste físico. Algunos solamente duran dos días y optan por irse a buscar otro tipo de trabajo, otros más terminan la obra por compromiso y se retiran, pocos son los que se dedican de lleno a esta actividad.

Trabajar como "media cuchara" en una construcción fue cansado. Descubrí que los verdaderos hombres de acero no son ficticios, sino que trabajan como albañiles y tienen cualidades que los hacen especiales.

Comentarios archivados


Por: juan tamayo

renan es loable lo que hiciste, si no, nadie hubiera hablado de ellos, invita a los diputados y politicos a hacerlo por un dia. yo lo trabaje 7 años, aunque al final nadie te lo reconoce.


Por: RICARDO LOPEZ CET

Los albañiles la mayoría por no decir todos, su aprendizaje es empírico, empiezan cargando materiales pesados, conociendo todo lo relacionado y cobrando por ello, no es de a gratis porque de algo han de vivir no siendo héroes ficticios como usted dice. Pasando esto, el albañil que ya recorrió estos caminos, deja a otros albañiles principiantes que hagan el trabajo pesado. El albañil como tal, no es carga de burro como lo quiere dar usted a entender.
Usted como periodista, ha de ser empírico, me imagino que igual que los albañiles o ¿estoy equivocado? No le estoy diciendo que usted no haya tomado un cursillo de periodismo, como lo toman muchos, por la manera que usted empezó la redacción de la mentada crónica, se ve que utiliza el lenguaje a lo tonto. Porque usted da ejemplos héroes, supermanes o, hombre de acero, que ni siquiera reflejan la realidad que vive un albañil. En los campos de batalla cuando se defiende a un país hasta la vida se pierde, porque las balas cruzan por donde quiera, porque a eso van y esto no sucede por accidentes, como suele suceder con los albañiles. Si quiere usted ser un héroe señor periodista para estos albañiles, defienda usted sus derechos laborales y todo lo relacionado con la falta de seguridad que no les brindan las constructoras, por eso sufren muchos accidentes y pierden la vida. Ya no digo un particular, porque en estos casos el albañil sólo quiere su paga y nada más no quiere contraer derechos y obligaciones y no escriba usted cosas que en nada ayuda a los albañiles que laboran en las constructoras.
Señor Renán Moguel de reportero a chalan de albañil, cuando no se esta acostumbrado es más pesado, en cambio el que lo hace del diario ni lo siente jejejeje le paso poner cuanto cobró por el día, el chalán y el maistro no regalan ni una hora de trabajo, todo lo cobran. El Chalán gana al día mínimo 200 pesos, el maistro gana minimo 367 pesos diarios, de gratis no trabajan, donde esta el héroe. Estamos hablando que un trabajador de la cuchara gana cobrando por salario semanal, el chalan percibe entre 1200 pesos y 1500 pesos a la semana y el maistro de 2200 pesos a 2500 pesos a la semana, ganan bien. Todos cobran semanalmente. El horario de trabajo es de 7 AM a las 5 PM con su respectivo descanso y comida que es proporcionada por el patrón. No pagan impuestos su sueldo es libre de pan y paja.
El maistro albañil que cobra al destajo, no tiene horario de salida, trae a su chalan. Cobran por metros cuadrados de bloqueadura, repello, piso, y metro lineal en castillos, columnas, travel. Por ejemplo en bloqueadura cobran el metro cuadrado de 50 pesos a 70 pesos, igual el repello que consiste en repello y mazilla, de acuerdo al sapo es la pedrada. Cuando están al destajo ganan más, llegan a cobrar de 5 mil o 6 mil o más a la semana, claro trabajan más del horario establecido. En el colado del techo, es donde más ganan. Al destajo tampoco pagan impuestos.
En una construcción entran y salen decenas de albañiles. No les gusta adquirir ningún compromiso, ha como puede estar una semana, puede estar un día y se largan. Muchos chalanes saltan a maistros sin tener la preparación adecuada, echando a perder aprenden, en construcciones particulares, como la gente no sabe de construcción le pasan la brocha.
La mayoría de los albañiles resultan borrachos e irresponsables dejan tirado el trabajo. No todos. Cuantos veces no hemos contratado los servicios de un albañil, empezando a levantar un muro ya están pidiendo dinero prestado, jefe présteme 150 pesos luego me lo descuenta, al día siguiente otro tanto, prácticamente al termino de la semana ya se les pago el trabajo realizado, como ven que van alcanzar poco dinero, comienzan a sacar cuentas chinas, para tratar de sacarle más dinero al usuario, luego no regresan.
Los albañiles que trabajan por su cuenta no quieren adquirir ninguna responsabilidad con la prestación de sus servicios con el patrón. No aceptan firmar ningún contrato de prestación de servicio, no aceptan seguro social, no firman nada, ni del dinero que reciben. Alegan que no saben leer ni escribir. Pero la realidad es que no quieren tener ninguna responsabilidad por cualquier falla en la construcción o compromiso por escrito con el patrón. Así es más fácil cobrar y dejar inconcluso el trabajo.
Hay de todo en la viña del señor, pero existen más albañiles irresponsables que no terminan el trabajo, a pesar que les paguen bien, que los que cumplen.



Por: Molotov

Cierto que es un trabajo muy duro y bien pagado la mayoría de las veces, pues el precio lo dan por el tipo de obra y tratan de tardar lo menos posible para que la ganancia sea mayor. El problema es que como se trabaja muy a la antiguita con métodos de subir los bloques en la espalda o con soga, pues al final necesitan "anestesiarse" con chevas y eso provoca que se les gaste el dinero y para aminorar el cansancio producido. No todos los albañiles son alcoholicos, pero a veces es por necesidad y luego se vuelve vicio. De todas maneras hay que admirar la resistencia, la tenacidad y el acabado final de las construcciones. Ellos son los hombre de acero no reconocidos, pero sin ellos, viviriamos en cuevas y chozas de paja todavía...Enhorabuena a los maestros de la cuchara!!


Por: Pancho Panteras

MIS MAS SINCEROS RESPETOS PARA TODOS LOS ALBAÑILES.

OJALA SU TRABAJO FUERA MEJOR PAGADO Y QUE NO EXISTIERA TANTOS ABUSOS CONTRA ELLOS.

OJALA Y TAMBIEN LAS AUTORIDADES SE SENCIBILIZARAN HE HICIERAN ALGO PARA EVITAR LA EXPLOTACION Y EL ABUSO DEL QUE SON VICTAMA TANTOS POBRES ALBAÑILES.


Por: Te falto lo mas importante...

Chingarte tu churro antes de empezar y a media jornada las caguamas solitas cargan cuanta ... quieras.

Periodistas ..., este es un trabajo para hombres, no para niñas.


Por: Roberto Caamal

jaja... interesante, deveras el trabajo de un hombre de acero es super dursimo y el solo hecho de pasar por una obra ya terminada y que se vea tan bonita admirando los detalles, la afinacion de las paredes la grandeza de la casa o el proyecto, te hace pensar en todo el trabajo que se realizo para lograr termiar ese proyecto y que se vea tam esplendido,,, y es por eso que puedo decir y estar tan orgulloso del oficio de mi padre. porque mi papa tambien es un HOMBRE DE ACERO, EL ES ALBAÑIL...