Martes, 6 de Diciembre del 2016
Salud

Estos son los 10 trastornos de sueño más aterradores

ENVÍA
  • Compartir por whatsapp
No poder dormir es uno de los trastornos de sueño más sencillos de tratar, en comparación con otros que ponen en riesgo a quienes los padecen. (Swagger.com)

No poder dormir es uno de los trastornos de sueño más sencillos de tratar, en comparación con otros que ponen en riesgo a quienes los padecen. (Swagger.com)

Agencia
CANCÚN, Q. Roo.- ¿No duermes bien? Si tus problemas se reducen a mala noche por bailar mucho en el Coco Bongo, o por un examen que presentarás al día siguiente, ¡agradece que no tienes uno de estos trastornos del sueño!

El sueño se divide en dos elementos que se repiten: ciclos de sueño profundos, seguidos de sueños REM (movimientos rápidos de los párpados) y sueños NROM (sin movimientos rápidos de párpados) a lo largo de la noche. Este ocurre durante un periodo en el que nuestro cuerpo se relaja y repone para un nuevo día, aunque no siempre es tan efectivo. Cuando las barreras entre los estados mencionados se confunden, los resultados pueden ser incluso aterradores, informa el portal web swagger.com.

También te puede interesar: ¿Sueñas varias veces lo mismo? Esto es lo que significa

Síndrome de la cabeza explosiva

Este desorden ocurre durante las etapas de sueño profundo, cuando una persona despierta por un sonido fuerte y agudo, como platillos o explosivos. Lo que ocurre es que la persona experimenta el sonido como si proviniera desde dentro de su cráneo. Aunque no duele y no es peligroso, es sumamente molesto, pero de eso no pasa. Los médicos no asocian su ocurrencia con ninguna enfermedad seria.


Sonámbulos

         Imagen: miscuriosidades.com

Hasta el 15% de los adultos ocasionalmente se levantan de la cama y deambulan por la casa mientras duermen. El número de niños que lo hacen es aún mayor. Los parientes cercanos de sonámbulos son 10 veces más proclives a caminar durante la noche que el resto de la población.

Un estudio publicado en 2003 en la revista Molecular Psychiatry, encontró que el 19% de los adultos sonámbulos se lastiman durante sus paseos. 

Parálisis de sueño

Durante el REM, el sueño se altera y los músculos  del cuerpo se inmovilizan. El mecanismo nos previene de actuar en consecuencia a nuestros sueños y lastimarnos. Sin embargo, la parálisis persiste aún después de que la persona despierta.

Peor aún, la parálisis de sueño a veces coincide con las alucinaciones antes mencionadas. De acuerdo a un estudio publicado en el Journal of Sleep Research en 1999, el 75% de los estudiantes universitarios que experimentaron parálisis de sueño, reportaron alucinaciones simultáneas. Estas generalmente implican la presencia de una figura demoniaca, o la sensación de asfixia. Se trata de lo que en México llamamos “que se te sube el muerto”. 

Trastorno de conducta en REM

Justo el opuesto del desorden anterior, es decir, demasiada movilidad. A veces, el cerebro no envía las señales correctas de mantenerse quieto durante el REM, por lo que las personas representan sus sueños. Entonces gritan, pegan y patean, o incluso se salen de la cama y corretean por la habitación. Si las despiertas es posible que recuerden el sueño, pero no haberse movido. Debido a la violencia de estos episodios, es normal que acaben en daños físicos.

Desorden alimenticio nocturno

         Imagen: clarin.com

Las personas con desórdenes alimenticios nocturnos suelen comer descontroladamente durante la noche y despertar al día siguiente sin recuerdo alguno de lo ocurrido. La ingesta va de comida cruda a barras de mantequilla, pero también se corre el riesgo de encender aparatos eléctricos o prender la estufa.

Alucinaciones oníricas

Soñar cosas extrañas es normal, pero ver cosas raras antes de dormir no tanto. Las alucinaciones hipnagógicas ocurren durante la transición entre la vigilia y el sueño, cuando tu cabeza toca la almohada. También a la inversa, entre el sueño y el despertar. Las personas escuchan voces, sienten y ven personas u objetos extraños e insectos que caminan por las paredes.

Sexsomnio

Parecido al insomnio, pero con un toque de sexo. Se describió por primera vez en 1996 con un estudio de siete individuos, que mostraron comportamientos variados, desde gemidos fuertes, masturbación violenta e incluso violación o abuso sexual a otras personas. Existe registro de cinco casos controversiales en los que hombres agresores argumentan haber estado dormidos durante el suceso.

nsomnio

        Imagen: neztsleep.com

Es la inhabilidad de conciliar el sueño o dormir, lo que provoca irritabilidad y falta de concentración durante el día. La falta de sueño prolongada puede ser peligrosa y se asocia con la obesidad, la presión alta y los ataques cardiacos. Afortunadamente es uno de los desórdenes de sueño más fáciles de tratar y no tienen nada qué ver con un problema psicológico grave. En realidad, el problema es fisiológico.

Terrores nocturnos

A diferencia de las pesadillas que ocurren durante el sueño REM, los terrores nocturnos ocurren durante NROM, al principio de la noche. Son más comunes entre los niños. La persona que los experimenta grita, golpea y dan vueltas de un lado al otro sin parar y el problema, es que no pueden despertarse ni ser reconfortados. En algunos casos, se mezclan con el sonambulismo, así que no nada más gritan y golpean, sino que también caminan. La mayoría no recuerda nada al día siguiente.

DEJA UN COMENTARIO:

Tu E-Mail no será mostrado.
Lee nuestras políticas de comentarios,
políticas de privacidad y términos y condiciones.