Agencia
CIUDAD DE MÉXICO.- La violencia y el fútbol, dos temas que deberían ir por caminos diferentes, pero que constantemente se cruzan. La competencia, la disputa, son factores que se convierten en un barril de pólvora a punto de encender los ánimos en cualquier encuentro y que terminan prendiéndose con cualquier chispa. En el fútbol femenino es difícil recordar antecedentes, sin embargo, el sábado en un compromiso en Argentina terminó en una pelea que dejó a cuatro jugadoras hospitalizadas.

La fuerte confrontación se dio a final del partido entre Universitario y Libertad por un penal cobrado por el árbitro central, a favor de Universitario. La jugada terminó en gol y con una jugadora de Libertad y su técnico expulsados por protestar. La situación generó una discusión en la tribuna y la reacción de una jugadora de la U, que se acercó a lanzar unas frases a los que estaban afuera. Esas palabras encendieron los ánimos.

También te puede interesar: Messi se retira de la selección de Argentina... temporalmente

Las futbolistas de Libertad se fueron encima de la jugadora y comenzaron a lanzarse golpes a diestra y a siniestra. En total, unas 20 jugadoras terminaron enfrascadas en la pelea, con hinchas también tirando golpes desde el otro lado del alambrado. Por la batalla campal, cuatro jugadoras debieron ser asistidas y hospitalizadas con traumatismos múltiples y cortes en el rostro.

“Fueron 30 segundos en los que pasó de todo. Se nos vinieron encima las jugadoras del equipo rival. Fue un momento horrible. No tengo palabras para describir lo sucedido. Esto me pone mal porque es la primera vez en la que me sucede esto”, afirmó Florencia Ardiles, una de las jugadoras de Universitario que terminó hospitalizada por los golpes que recibió en el brazo y en las costillas.

“Vi que el técnico de Libertad fue expulsado, entonces desde afuera empieza a agredir a la hinchada de la U, que en su mayoría está conformada por padres de familia y posteriormente se acercó a una madre de una de las jugadoras de nuestro equipo, quien se acercó para decirle a su mamá que se alejara de él para evitar un altercado, ahí se le acercó la delantera de Libertad, que recientemente había sido expulsada y empezó a confrontarla. Ahí fue cuando corrí para auxiliar a mi compañera”, añadió Celeste Racca, defensora de Universitario.

El video está siendo analizado por la Liga Cordobesa de Fútbol para determinar lo sucedido dentro del campo de juego. Desde ambos lados repudiaron lo sucedido y se pusieron a disposición para colaborar. Se espera el informe del árbitro y se espera una resolución ejemplificadora del Tribunal de Disciplina.

Con información de El Espectador.