Agencia
SINALOA.- Las precipitaciones pluviales que se presentaron el pasado miércoles no fueron suficientes para la zona centro, por lo que urge aplicar la técnica de estimulación de lluvias, consideró el presidente del Comité Estatal de Sanidad Vegetal del Estado de Sinaloa (Cesavesin), Miguel Manuel Palazuelos Arenas. 

El dirigente del organismo agrícola enfatizó que serán los técnicos del Cesavesin quienes apliquen el químico a las nubes, para echar a andar el programa de estimulación de lluvias, publicó el portal Debate. 

También te puede interesar: Arrestan a implicado en asesinato de estudiantes de cine

Cabe señalar que esta no es la primera vez que se recurre a este tipo de técnicas, debido a que la entidad ha pasado por severas crisis de lluvia.   

Este proceso consiste en hacer llover de manera artificial, mediante el depósito dentro de la nube ya formada y en crecimiento, de elementos químicos llamados nucleantes. 

A esto también se le llama “sembrar”, pero no para producir nubes, sino para facilitar la formación de gotas de lluvia dentro de ella y propiciar la precipitación. 

Actualmente, existen varios métodos, uno de ellos es el dinámico, ya que después de tratado el sistema nuboso presenta un marcado incremento en su desarrollo vertical.  

Este se auxilia de un avión, el cual se eleva hasta tener el registro de una temperatura de menos cuatro grados centígrados; ahí se estabiliza para buscar algún cúmulo con desarrollo vertical, al cual se penetra, para disparar dentro de él un cartucho de yoduro de plata, que puede ser entre 10 o 20. 

El disparo se efectúa dentro de la corriente ascendente, que se encarga de esparcirlo en toda la nube, posteriormente se generan millones de cristales de hielo que coadyuvan a la precipitación.

El otro es conocido como el método estático, solo aumenta la eficiencia de la nube (eficiencia para producir gotas de lluvia) sin alterar su desarrollo. 

Este se lleva a cabo con dos tipos de operación, uno por medio de quemadores fijos en tierra; el otro, con auxilio de un avión, desde donde se “queman bengalas”, las cuales contienen 70 gramos de yoduro de plata. Para aplicar el proceso de estimulación de lluvias se requiere que en algunos casos las nubes sean calientes y frías.  

Las nubes frías son las que contienen agua y aunque se encuentren a un nivel donde la temperatura es menor a cero grados centígrados el agua no se congela, pero está “superenfriada”, y por lo tanto a la nube se le llama fría o superenfriada; mientras que las nubes calientes no presentan etapas de hielo, por lo que para que el yoduro aplique la temperatura debe ser menos dos grados centígrados.