19 de Noviembre de 2018

Yucatán

Tragedia en estacionamiento de plaza comercial de Mérida

Una mujer que salía del estacionamiento de Plaza Las Américas no se dio cuenta que había un hombre atrás de su vehículo.

Una mujer atropelló en reversa a un 'viene viene' en el estacionamiento de Plaza Las Américas. El hombre falleció. (Aldo Pallota/SIPSE)
Una mujer atropelló en reversa a un 'viene viene' en el estacionamiento de Plaza Las Américas. El hombre falleció. (Aldo Pallota/SIPSE)
Compartir en Facebook Tragedia en estacionamiento de plaza comercial de MéridaCompartir en Twiiter Tragedia en estacionamiento de plaza comercial de Mérida

Celia Franco/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Un 'viene viene' de estacionamiento (también conocidos como franeleros) falleció accidentalmente al ser atropellado por una mujer en Plaza Las Américas, .ubicada en el poniente de la ciudad.

La dama sufrió un shock (ataque nervioso) del que tardó en recuperarse. 

Los hechos sucedieron de la siguiente manera.

Irma F. S. se fue a pasear a “Plaza Las Américas”, y una vez que terminó lo que tenía que hacer, caminó hacia su carro y se dispuso a irse del centro comercial. Según ella, nunca vio al 'viene viene'.

Al echar reversa y dejar el casillero en el que estaba estacionada, sintió que aplastó algo pero no le dio importancia. De inmediato los gritos de las personas que estaban a su alrededor le pedían que se detuviera, pero esto solo aturdió más a la señora, quien terminó de salir del casillero.

La sorpresa vino después, cuando los testigos se acercaron corriendo a pedirle que se bajara de su vehículo porque acababa de atropellar al hombre. Entre tantos gritos, Irma no lograba entender lo que le decían. 

Pero cuando se bajó de su carro y vio a Manuel de Jesús C., de 50 años de edad, inconsciente, tendido en el piso, se desvaneció. Alguien avisó a los elementos de seguridad de la plaza, quienes de inmediato llamaron a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

Uno de los compañeros del atropellado avisó a su hijo, que al ver tendido y sin vida a su padre, se acostó sobre su cuerpo pidiéndole que abriera los ojos, que se levantara. 

Doña Irma solo atinó a sacar su teléfono celular y se comunicó con sus familiares.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios