23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Alma en pena de un niño asesinado espanta en tienda de ropa

Víctima de la locura de su padre en los 70, el pequeño 'Carlitos' se manifiesta en lo que fue su casa y ahora alberga un comercio.

Nayeli, empleada de "Novedades Dianely", asegura que en la bodega es donde han visto con más frecuencia al “niño fantasma”. (Jorge Moreno/SIPSE)
Nayeli, empleada de "Novedades Dianely", asegura que en la bodega es donde han visto con más frecuencia al “niño fantasma”. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Alma en pena de un niño asesinado espanta en tienda de ropaCompartir en Twiiter Alma en pena de un niño asesinado espanta en tienda de ropa

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Cada casa, cada edificio, cada negocio tiene una historia que contar. Mientras uno camina por el Centro de la ciudad ve las fachadas de los diferentes comercios. Nos llaman la atención los anuncios, las mercancías, las ofertas, pero casi nunca imaginamos lo que ocurre en el interior de los mismos ni a los inquilinos del “más allá" que ahí habitan.

Hace un tiempo nos contactó Nayeli, empleada de la tienda de ropa “Novedades Dianely", la cual se ubica en el Centro de la ciudad, a un costado del mercado “San Benito", debido a que en el interior de este lugar habían visto, en muchas ocasiones, el alma en pena de un niño al que llaman “Carlitos".

Tras hacer una cita, acudimos a el lugar, el cual es muy grande, pues es una casona antigua (de techos altos y mampostería) que ahora funciona como comercio. En los primeros dos cuartos está la zona de exhibición y venta al público y luego, varias habitaciones habilitadas como bodega, donde mayormente ocurren los fenómenos paranormales.

“Yo entré a trabajar en septiembre y, al segundo día, me mandaron a la parte de atrás de la bodega, a entallar ropa, y de repente escuché que me empezaban a 'pistear’, pero yo sabía que no había nadie ahí en ese momento", dijo Nayeli.

Y agregó: “Por curiosidad fui a ver de dónde me estaban 'pisteando’ y vi que alguien pasó corriendo, pero no había nadie. Regresé por miedo y escuché los pasos de alguien que caminaba; yo no podía gritar del miedo y como vieron los demás empleados que ya había tardado me fueron a buscar y les dije lo que me había ocurrido, fue así como me contaron la historia de lo que ocurrió ahí hace varios años".

El niño fue asesinado

Resulta que, cuando este lugar era una casa, un pequeño niño murió en la parte de atrás, en el último cuarto. Fue asesinado por sus propios padres, ahorcado y desde ese entonces se ha manifestado en el mismo lugar en donde vivió y murió. Este niño se llamó “Carlitos" según comentó la dueña de la tienda, doña Wendy.

Otras situaciones inexplicables que ahí han ocurrido son que las luces se prenden y apagan solas, se oye que dan golpes en el baño cuando salen y no han descubierto a nadie; escuchan pasos y leves susurros tanto en la bodega como en el techo, de pronto te hablan como si estuviera alguien muy cerca de ti, pero al voltear no hay nadie y los juguetes que los hijos de la dueña llevan a veces a la bodega, de pronto aparecen desordenados.

“En una ocasión fuimos, una compañera y yo, a la parte de atrás a buscar cartones, ya que estaba lloviendo muy fuerte, pero cuando ella se inclinó a agarrarlos, sintió que había alguien junto a ella y que le tocaba el hombro. Intentó pararse pero no pudo; yo también tuve esa sensación, traté de ayudarla pero no pudo levantarse, era como si alguien invisible se lo impidiera.

“Hasta el momento, muchos de nosotros nos hemos acostumbrado a vivir con esto que está pasando en la tienda, pero ha habido empleados que no tardan, que renuncian por el miedo que tiene al ver o sentir la presencia de Carlitos.

“Así le pasó a un empleado que no creía en las apariciones, decía que no era nada, pero al día siguiente, cuando entró al baño, vio los piecesitos del niño y sintió que le golpeaban despacio con la mano, al mismo tiempo que la luz empezaba a falsear, fue tal su impresión que pocos días después renunció.

Experiencia macabra

“Los clientes mayoristas que tienen que entrar a la bodega para escoger la ropa también han visto el fantasma de Carlitos y varios prefieren que les lleven la mercancía a la parte de delante de la tienda para ya no tener una experiencia 'macabra’.

Doña Wendy, la dueña de la tienda, está interesada en averiguar en qué fecha murió este niño para poner velas o un altar y tratar de que ya no siga su alma en pena; éste también es nuestro objetivo y en los próximos días estaremos realizando una investigación de campo en busca de obtener evidencias y sobre todo, respuestas a las muchas interrogantes que han surgido en este caso.

Según pudimos averiguar con veteranos empleados de negocios de los alrededores, en los años setenta hubo un sonado crimen protagonizado por un padre de familia que “enloqueció" y asesinó a su pequeño hijo de seis años; y aunque no confirmaron el lugar exacto, todo parece indicar que se trata de la misma casona que ahora funge como comercio. Estamos investigando el dato, el cual sería clave

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios