22 de Septiembre de 2018

Yucatán

Alma en pena de un policía en Kinchil

Un brujo advirtió al agente de que iba a morir, pero no hizo caso.

Los pobladores de Kinchil reportaron, poco después de la trágica muerte de un policía, reportaron ruidos similares al choque de un vehículo, pero nunca hubo otro accidente en la zona. (Jorge Moreno)
Los pobladores de Kinchil reportaron, poco después de la trágica muerte de un policía, reportaron ruidos similares al choque de un vehículo, pero nunca hubo otro accidente en la zona. (Jorge Moreno)
Compartir en Facebook Alma en pena de un policía en KinchilCompartir en Twiiter Alma en pena de un policía en Kinchil

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En el año 2007 ocurrió un suceso impactante y que hasta el día de hoy recuerda la gente del municipio de Kinchil: es una investigación que hice en aquel entonces, con el apoyo de quien en ese año era el comandante de la policía, Edilberto Poot y sus oficiales, pero vayamos por partes.

En aquel entonces viajé a este poblado, ubicado a casi una hora al poniente de Mérida, para realizar varias investigaciones. En eso un policía se me acercó y me comentó que semanas atrás había fallecido uno de sus compañeros de una forma trágica.

“Resulta que era su día de descanso y se fue junto con otra persona a la fiesta de Celestún; cuando retornaron del puerto, era más de la medianoche, fue al Palacio y sin permiso agarró su moto.

“Momentos después nos reportan a la base que había ocurrido un accidente cerca del cementerio: nuestro compañero se había estrellado con su moto en la pared exterior del camposanto y por desgracia ya no había nada que hacer, había fallecido de forma instantánea".

El comandante Edilberto Poot, presente durante la entrevista, agregó: “Estaba destinado que tuviera el accidente, pues desde que se estaba yendo a Celestún de fiesta, insistía en manejar el coche, pero el dueño se negó, y la noche en que regresaron no se quiso quedar con las ganas de manejar y fue con la moto en donde encontró a la muerte”.

A raíz del deceso del policía, varias personas que viven cerca del panteón o bien tienen que pasar por ahí todos los días (es el paso para ir a la comisaría de Tamchén) empezaron a reportar que veían una silueta de una persona, que incluso les llamaba o les pedía aventón y de pronto desaparecía.

También afirmaban que principalmente los sábados (día en que ocurrió el accidente) escuchaban como un estruendo en esa parte que les hacía pensar que se trataba de otro choque, pero que, al ir a verificar, no encontraban nada.

Hasta aquí podría parecer un caso relativamente común en el mundo de los fenómenos paranormales, es decir, tras una muerte trágica, la manifestación del alma en pena del difunto en el sitio en donde falleció.

Sin embargo lo sorprendente viene a continuación: el propio policía a quien entrevisté me explicó lo que ocurrió 15 días antes de la tragedia.

“Venía cada determinado tiempo un brujo o hechicero foráneo al pueblo, se ponía en la plaza principal y entre otras cosas se ponía a sacar la suerte a través de las cartas, yo estaba en el rondín junto con ese compañero y cuando nos acercamos pasó algo raro”.

Y explica: “El brujito le dijo a mi compañero que iba a morir en muy poco tiempo, en cuestión de días; yo lo escuché, nadie me lo contó; mi compañero no le dio importancia, pues era joven y cómo podría saber el brujo que eso iba a pasar, ya que justo al sábado siguiente, es decir una semana después, se murió en ese accidente en el panteón, fue increíble que se cumpliera lo que vio el hechicero en las cartas cuando le sacó la suerte”.

Cabe mencionar que en ocasiones los brujos que acuden a los pueblos y que leen las cartas podrían decirle a sus clientes cosas comunes o lógicas, pero lo sorprendente en este caso es que el que leyó las cartas sí tenía cierto don, ya que es muy difícil pensar en que fuera parte de la casualidad lo que ocurrió, pues no se explica nadie cómo pudo decirle a una persona joven (el policía tenía 30 y tantos años, y se veía saludable) que morirá en pocos días, cosa que a fin de cuentas pasó.

Además, de acuerdo con entrevistas que hice con personas cercanas a él, no tenía problemas familiares ni de depresión que hicieran suponer que eso lo hizo a propósito.

¿Usted que opina?

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios