18 de Septiembre de 2018

Yucatán

Apariciones milagrosas en Yucatán

Cada año, a partir de la segunda quincena de noviembre, se intensifican las 'apariciones milagrosas' en víspera de su día de fiesta, el 12 de diciembre.

"Aparición" de la “Virgen de Guadalupe” en un árbol de la comisaría umanense de Oxcum hace unos días. (Jorge Moreno/SIPSE)
"Aparición" de la “Virgen de Guadalupe” en un árbol de la comisaría umanense de Oxcum hace unos días. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook Apariciones milagrosas en YucatánCompartir en Twiiter Apariciones milagrosas en Yucatán

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La semana pasada me reportaron en la comisaría umanense de Oxcum la “aparición” de la Virgen de Guadalupe en un árbol ubicado en una casa particular, siendo este el primer reporte de la “temporada de apariciones” guadalupanas en Yucatán.

Año tras año, a partir de la segunda quincena de noviembre se intensifican estas apariciones milagrosas, teniendo su punto culminante los primeros días de diciembre, en la víspera de la celebración del 12 de ese mismo mes.

En los últimos 10 años, me han reportado casi 200 apariciones guadalupanas, plasmadas en árboles, paredes, ventanas, pisos, sillas, tinacos, láminas y todo tipo de objetos y superficies en casas particulares, sitios públicos o en negocios de Mérida y otros 48 municipios de Yucatán.

Debo reconocer que al observar algunas de estas apariciones se necesita de mucha imaginación para lograr detectar la silueta de la Virgen por lo que se podría calificar de simple sugestión; pero en otros casos, el parecido es impresionante.

De hecho, resulta curioso que cuando me reportan una silueta de un fantasma plasmada en una pared o en una foto, muchas personas son escépticas, pero cuando la gente escucha que “apareció la Virgen” en equis sitio, desde antes de ir a corroborarlo ya están comprando veladoras, preparando flores y llevando rosarios para venerar a la Morenita, aunque esto en gran medida se debe al fervor religioso de las personas.

Este día hablaré en términos generales de las apariciones de la Virgen, y en las siguientes semanas, de aquí al 12 de diciembre, presentaré al menos dos veces por semana en esta sección casos concretos de las manifestaciones, así como fotografías y testimonios de los que vivieron en carne propia estos sucesos; de esta forma, usted amigo lector, podrá juzgar cada imagen.

Fenómeno global

Cabe destacar que estas apariciones no sólo se dan en Yucatán, ya que en otros estados del país e incluso en Estados Unidos y en naciones donde se venera a la Virgen, también se han reportado casos, aunque en muchas ocasiones se presta al fraude, ya que las imáeges hasta son subastadas, como ocurrió hace varios años en una ciudad del vecino país del norte, donde una imagen de la Virgen que apareció en el marco de un cuadro fue vendida en varios miles de dólares.

¿Pero dónde inician las famosas apariciones guadalupanas?

De acuerdo con la tradición católica, la mañana del sábado 9 de diciembre de 1531 ocurrió la primera aparición de la Virgen a Juan Diego en los alrededores de la antigua Tenochtitlan.
Este tenía 53 años cuando tuvo la aparición milagrosa que daría inicio a la adoración de la Virgen de Guadalupe en México. 

La historia fue así: Juan Diego vivía con su mujer y su tío Juan Bernardino en Tulpetac, lugar donde no había iglesias, por lo cual tenían que ir a misa hasta Santa Cruz de Tlatelolco.

El sábado 9 de diciembre de 1531, Juan Diego se encaminaba hacia ahí y al pasar por el cerro del Tepeyac oyó un canto que no era de esta tierra. Se detuvo a gozar de él y cuando miró haia arriba vio un sol resplandeciente y en medio a una señora en actitud de oración (1a aparición), él fue a saludarla y ella le dijo que era su deseo que le contruyeran un templo en ese llano y le encomendó también que le comunicara ese deseo al señor obispo.

El obsipo Juan de Zumárraga no tomó en serio a Juan Diego y le pidió que volviese otra vez al lugar a ver si sus ojos no lo habían traicionado. Regresó desconsolado Juan Diego y la Santísima Virgen se le apareció otra vez (2a aparición) para decirle que volviera el domingo a ver al señor obispo. 

Así lo hizo Juan Diego, pero el obispo le pidió una señal comprobatoria de la voluntad de la Virgen. La señora se le apareció de nuevo (3a aparición) y le pidió que volviera al día siguiente.

La prueba pedida

El lunes, día de la cita, se enfermó el tío Juan Bernardino y hasta el martes pudo salir Juan Diego que se dirigió a la ciudad a buscar a un sacerdote para que le administrara los últimos sacramentos. Iba por ahí, ese día 12 de diciembre, cuando al pasar de nuevo por el Tepeyac se le volvió a parecer la Virgen (4a aparición) y le preguntó qué le pasaba. Él le contó lo de la enfermedad de su tío y ella le dijo que no se preocupara porque su tío ya estaba sano, después le pidió que subiera al cerro a recoger unas flores.

Fue Juan Diego y en efecto encontró muy bellas rosas de las que no era temporada y que nunca se habían dado allí. Ya con ellas en su ayate, la Santísima Virgen dijo que las llevara donde el señor obispo pero que no desplegase su ayate ni lo mostrara a nadie más. Así lo hizo Juan Diego.

Después de conseguir entrar en el obispado, le dijo a Zumárraga, el obispo, que ahí le llevaba la prueba que le había pedido. En ese momento soltó su ayate y apareció en él pintada "como por los ángeles", la imagen de la Virgen de Guadalupe.

Poco tiempo después, inició la construcción del primer templo dedicado a la Virgen Morena, en el barrio hoy conocido como La Villa. Por su parte, Juan Diego ha sido elevado a santo por la Iglesia católica (en 2002).

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios