24 de Septiembre de 2018

Yucatán

Preside Arzobispo de Yucatán primera ordenación sacerdotal (galería)

La espiritualidad del diaconado significa servir a los que más necesitan la Palabra de Dios, declaró Monseñor Gustavo Rodríguez Vega.

Ordenación sacerdotal de  Daniel Ortiz Torres y Freddy Tzuc Canché. El evento fue presidido por el Arzobispo Gustavo Rodríguez en la Catedral de Mérida. (César González/SIPSE)
Ordenación sacerdotal de Daniel Ortiz Torres y Freddy Tzuc Canché. El evento fue presidido por el Arzobispo Gustavo Rodríguez en la Catedral de Mérida. (César González/SIPSE)
Compartir en Facebook Preside Arzobispo de Yucatán primera ordenación sacerdotal (galería)Compartir en Twiiter Preside Arzobispo de Yucatán primera ordenación sacerdotal (galería)

Jorge Euán/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Al presidir anoche en la Catedral la misa de ordenación del diaconado a dos seminaristas, el Arzobispo de Yucatán, Mons. Gustavo Rodríguez Vega, señaló que estos nuevos ministros son ahoraenviados del Señor a servir a la Iglesia mediante el ministerio de la palabra, del altar y de la caridad por los más necesitados, en especial del pueblo maya.

En concelebración con el presbiterio de Yucatán, religiosas, familiares y amigos de los ordenados y de decenas de fieles, Mons. Rodríguez Vega impuso las manos a Daniel Ortiz Torres y a Freddy Tzuc Canché, con lo cual el Prelado realizó su primera ordenación sacerdotal como Arzobispo de Yucatán.

“Les exhorto a vivir la espiritualidad del diaconado que significa servir a los que más necesitan la Palabra de Dios; hay que ver a Cristo en los pobres como fue la misión de los discípulos”, indicó.

Comentó que todo diácono debe estar siempre dispuesto a ser un misionero para llevar la Buena Nueva de Jesucristo a todas las familias, las cuales deben estar presentes en la vida de la Iglesia.

Pidió a los nuevos diáconos atender con solicitud a los enfermos y nunca negarse a visitarlos, “ya que la presencia de Dios se hace realidad a través de los sacerdotes, los cuales tienen la misión de administrarles los sacramentos”.

Mons. Rodríguez Vega indicó que con el orden del diaconado los elegidos del Señor se consagran al servicio y a la edificación de la Iglesia mediante la colaboración con los presbíteros y el obispo.

Año de la Misericordia

Finalmente, pidió a los fieles unirse en oración por las intenciones del Papa Francisco en este Año Jubilar de la Misericordia.

“Pido a todos los feligreses de la Arquidiócesis, en el inicio del Año de la Misericordia, a vivir con gratitud y reflejar con nuestras acciones el rostro de Dios y a los nuevos diáconos a ser verdaderos mensajeros del Evangelio, bajo el amparo siempre maternal de Nuestra Señora de Guadalupe”, manifestó.

Finalmente, el Arzobispo pidió a los nuevos diáconos ser fieles ministros del Evangelio y generosos administradores de los sacramentos para el bien del Pueblo de Dios.

El diácono Daniel Ortiz Torres nació el 28 de diciembre de 1979 y es originario de la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, en Chuburná. Actualmente realiza trabajo pastora en la parroquia de la Inmaculada Concepción, en Chocholá.  Estudió en Roma, Italia, la especialidad de Teología Litúrgica.

El diácono Freddy Tzuc Canché nació el 26 de junio de 1987 y es originario de la parroquia del Santo Cristo de la Ampollas, en Kinchil. Actualmente, atiende el movimiento diocesano de Pastoral Vocacional y colabora en la rectoría de la Sagrada Familia.

Misa por San Juan Diego

Por la mañana, los arzobispos de Yucatán, Mons. Gustavo Rodríguez Vega, y el Emérito, Mons. Emilio Carlos BerlieBelaunzarán, concelebraron en Catedral la misa por la fiesta de San Juan Diego. 

A la liturgia eucarística asistieron fieles y sacerdotes de la Pastoral Maya, quienes se unieron a la acción de gracias y pidieron a Dios, que por intercesión de la Madre de Dios, bendiga a los pueblos mayas de Yucatán. 

Luego de las lecturas y el canto del salmo, ambos en lengua maya, Mons. Rodríguez Vega exhortó a los fieles a ver en Juan Diego un ejemplo de humildad y de servicio a los demás, pero sobre todo imitar su ejemplo, como aquel que anuncia la verdad en Jesucristo, por encargo de la Virgen de Guadalupe. 

Recordó que Juan Diego murió en 1548, a la edad de 74 años. Fue beatificado en abril de 1990 y canonizado el 31 de julio de 2002 por Juan Pablo II, quien viajó a Ciudad de México para presidir la ceremonia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios