17 de Julio de 2018

Yucatán

Nuevo Arzobispo renueva la curia del Estado

Mons. Gustavo Rodríguez Vega preside celebración eucarística en el Seminario Menor.

Mons. Rodríguez Vega saludó a los fieles después de la misa de acción de gracias por sus 35 años de vida sacerdotal. (Milenio Novedades)
Mons. Rodríguez Vega saludó a los fieles después de la misa de acción de gracias por sus 35 años de vida sacerdotal. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Nuevo Arzobispo renueva la curia del EstadoCompartir en Twiiter Nuevo Arzobispo renueva la curia del Estado

Wílberth Chi/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- En el marco de la celebración eucarística de acción de gracias por sus XXXV años de vida sacerdotal, el Arzobispo de Yucatán, Mons. Gustavo Rodríguez Vega, hizo oficial el anuncio de sus primeros nombramientos en la Arquidiócesis.

El prelado hizo un llamado al presbiterio a ejercer la virtud de la discreción y dijo que algunos de estos cambios fueron “a solicitud de los mismos sacerdotes, que querían que comenzaran por la curia, además ellos ya llevaban un buen número de años al frente de sus responsabilidades”.

“Dice nuestro señor en su Evangelio que a vino nuevo odres nuevos, queremos comenzar este ministerio mío con el consejo de nuevos colaboradores”, dijo.

Por su parte, el Pbro. Fernando Sacramento Ávila, quien tras 23 años deja el cargo de Vicario Episcopal de Pastoral en manos de Antonio Escalante Pantoja, indicó que “ha sido un trabajo largo, desde Don Manuel Castro al término del sínodo en Yucatán en 1993”.

Por su parte el recién nombrado Vicario General de la Arquidiócesis, José Candelario Jiménez, se le preguntó al respecto de su nombramiento, tras 14 años de ministerio sacerdotal. “Me siento sorprendido, no me lo esperaba, no tenía en mente ni siquiera un cambio, estaba muy a gusto en la promoción de las vocaciones, los cambios de Dios nos sacuden, pues sí, es una gran responsabilidad”.

Los cambios anunciados forman parte de la Curia Arquidiocesana y son los siguientes: Vicario General de la Arquidiócesis, José Candelario Jiménez Jiménez; Vicario General de Pastoral, Antonio Escalante Pantoja; Vicario del Clero, Pedro Mena Díaz; Vicario de la Vida Consagrada, Óscar Viñas Olvera; Ecónomo, Jorge Carlos Menéndez Moguel, y Canciller Secretario, Alejandro de J. Álvarez Gallegos.

Agradece a Dios 35 años de sacerdocio

Por otro lado, El Arzobispo de Yucatán Mons. Gustavo Rodríguez Vega concelebró junto a una veintena de sacerdotes su XXXV aniversario de ordenación sacerdotal y su XIV aniversario de ordenación episcopal.

En el marco de la fiesta litúrgica de la Asunción de la Virgen María, la ceremonia de acción de gracias se efectuó en la capilla del Seminario Menor “San Felipe de Jesús”. Mons. Rodríguez Vega, quien presidió la celebración, invitó al presbiterio a “dar gracias a Dios por este don maravilloso que no merecemos y sabemos todos que llevamos grandes tesoros en vasos de barro y por lo tanto siempre hay que pedir perdón y siempre hay que dar gracias”.

En la ceremonia, en la cual se recordó también el trabajo realizado por el arzobispo emérito Emilio Carlos Berlie, el prelado estuvo acompañado del entonces vicario general de la Arquidiócesis Mons. Joaquín Vázquez Ávila y de Pedro Echeverría López, rector del Seminario Conciliar.

En sus primeros 20 días al frente de la Arquidiócesis de Yucatán, Mons. Rodríguez Vega ha cambiado el formato de las acostumbradas celebraciones episcopales ofreciendo uno más espontáneo, más sencillo. 

En su homilía, el prelado recordó que le preguntaron sobre cómo celebraría su aniversario episcopal a lo cual dijo “no había pensado cómo hacerlo, pero inmediatamente, contesté sin pensarlo, que lo iba a hacer en una misa en el seminario, en familia, pensando en los seminaristas, en los sacerdotes, tengo que pedir una disculpa pública al padre Pedro no me dio tiempo de hablar antes con él para pedirle permiso, ni siquiera tenía en cuenta que el Seminario Mayor estaba de vacaciones”.

“Quise que sea en el Seminario, puesto que no hay que olvidar que es el corazón de la Arquidiócesis; el seminario me ha marcado mucho, porque la mayor parte de estos 35 años de vida sacerdotal los he desempeñado en el Seminario, como el de Monterrey, donde tuve el indigno honor de ser el rector”, indicó.

Gustavo Rodríguez Vega cambió el formato de las acostumbradas celebraciones episcopales ofreciendo uno más espontáneo y sencillo 

“Los sacerdotes debemos continuar siempre íntimamente relacionados con el Seminario, es nuestro corazón y siempre renovar nuestro primer amor”, afirmó.

“Tantos profesionistas que dicen con orgullo mi alma máter ¿Cómo no vamos a tener nosotros orgullo y amor por nuestro Seminario? Y saber que ahí es donde nosotros podemos recuperar nuestra esencia, nuestras intenciones primeras, nuestras inquietudes primeras, vivir enamorados del Señor como desde la primera vez”, dijo

Habló del por qué fue ordenado el 15 de agosto de 1980 y recordó que en un principio, cuando lo enviaron a un curso de tres trimestres, y al creer que éste concluiría a fin de año, planearon su ordenación para el 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción. 

Sin embargo, el Arzobispo de Monterrey, Mons. José de Jesús Tirado, le solicitó que se quede en el Seminario para dar clases de Teología, así que el curso no se prolongó hasta fin de año como estaba previsto. De esa forma se programó su ordenación para el 15 de agosto.

“Me quedé dando clases de Teología de las materias que yo no recibí, tuve que aplicarme mucho a estudiar lo que impartía para darme a entender”, comentó.

“En Monterrey había sido la tradición que las ordenaciones sean el 29 de junio y un periódico llamó a ese día, “el día del sacerdote”, después varió la fecha y la variación más grande fue la mía”, mencionó.

“Recordó la fiesta mariana, pues “la vida de María tiene que estar en el camino sacerdotal, con su vida entera nos presenta la esencia del sacerdocio es estar unidos a Cristo, es la ofrenda de nuestra propia persona, la alegría de vivir la vocación sacerdotal, cuando nos falta alegría es que algo estamos haciendo mal, un santo triste es un triste santo, la característica de un sacerdote debe ser la alegría, recordemos que María ofreció a su hijo como sumo sacerdote”.

Durante la presentación de ofrendas, Mons. Rodríguez Vega recordó a su predecesor Manuel Castro Ruiz (q.e.p.d.), además que durante la consagración se mencionó al obispo auxiliar Rafael Palma Capetillo.

Al finalizar la celebración, se le preguntó si estima gestionar el regreso de Mons. Palma Capetillo a tierras yucatecas, a lo que el prelado dijo ha hablado telefónicamente con él y “está dispuesto a apoyarme en esta encomienda estoy en proceso de analizarlo”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios