23 de Mayo de 2018

Yucatán

Se ponen de moda los bazares independientes en Mérida

Pretenden ser un escaparate para adoptar una mejor calidad de vida, fomentar el cuidado del medio ambiente e impulsar la economía local.

La ropa tiene gran demanda en los bazares que se organizan en Mérida. (Milenio Novedades)
La ropa tiene gran demanda en los bazares que se organizan en Mérida. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Se ponen de moda los bazares independientes en MéridaCompartir en Twiiter Se ponen de moda los bazares independientes en Mérida

Alicia Carrasco/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- Cada día cobran mayor auge en Mérida los espacios conocidos como bazares independientes, algunos tienen lugares establecidos en predios particulares y otros se efectúan en diversas zonas de la ciudad.

En ambas modalidades pretenden ser un escaparate para adoptar una mejor calidad de vida, fomentar conciencia de la importancia del medio ambiente e impulsar la economía local.

Estos espacios itinerantes de diseño, arte, de productores orgánicos y de trueque se convirtieron en puntos de encuentro para conocer nuevas tendencias, apoyar el emprendimiento, la producción local o incluso para contribuir a causas altruistas, abriendo las puertas de manera establecida, semanal, mensual y en algunos casos anual. 

Clarisa Jiménez Bañuelos, directora del Jardín Botánico Regional “Roger Orellana” del Centro de Investigación Científica de Yucatán (CICY), institución que recientemente se unió a este movimiento con el primer bazar de plantas y productos artesanales, indicó que “el trueque y el ofrecer lo que hay en otras regiones fue parte de nuestra cultura. Sin embargo, se adoptaron temáticas que vienen de otros países y que procuran un desarrollo para la vida, el medio ambiente y la economía del Estado”. 

Agregó que la proliferación de estos bazares en el último año se debe a que las personas toman conciencia de la importancia de consumir productos locales y orgánicos, con lo que se favorece a la salud y se disminuye el impacto ambiental.

“Por ejemplo, si consumimos verduras de otros estados se genera un gran impacto por la gasolina que se usa en el traslado; además, los precios son más elevados. Con estas propuestas buscamos ser más conscientes y amigables con el ambiente”, aseguró.

Comentó que afortunadamente la gente empieza a reducir su consumo de energía y agua; además, la población yucateca siempre vivió en contacto con su ambiente, lo conoce y lo respeta, lo que favorece su conservación.

En este sentido, los bazares de más arraigo son los de productos orgánicos y de trueque, que fomentan la disminución del consumismo, reutilizando artículos; se apuesta a un consumo responsable.

No obstante, hay otros que impulsan proyectos de emprendedores y a pequeñas empresas yucatecas. 

¿Qué ofrecen?
  • En los bazares se encuentran desde productos artesanales, como jabones, diseños originales de ropa, calzado, joyería, inmobiliario, trabajo de ilustradores y artistas, hasta productos alimenticios como carnes, verduras, frutas, conservas, cremas, condimentos, semillas y composta, entre otros.
  • Arte, alimentos orgánicos, diseño y trueque son los temas principales de los bazares en la capital yucateca.
  • En ocasiones un porcentaje de lo recaudado es destinado para apoyar causas altruistas. 
  • Este mes se realizarán bazares los días 13 (Colectivo Bazar), 14 (Nuh Bazar) y 20 (Bazar Mid); el cambio de fechas y locaciones quedan a disposición de los organizadores.
  • Al año en Mérida se realizan más de 20 bazares itinerantes.
Venta del Cicy
  • El vivero de plantas nativas del Centro de Investigación Científica de Yucatán  (CICY) tiene venta de lunes a viernes, de 8:00 a 15:00 horas; también se ofrecen visitas guiadas al jardín con previa cita al 9428330.

Atraen a compradores con productos sin químicos 

Carne, lácteos, frutas, verduras, alimentos preparados, panes y bebidas son algunos alimentos libre de conservadores y sustancias químicas que son ofrecidos en bazares orgánicos que operan en diversas zonas de la ciudad, que se convierte en una tendencia que fomenta el “comercio justo, la producción local y la salud”.

La preocupación por llevar un mejor estilo de vida y prevenir las enfermedades lleva a las personas a inclinarse por la búsqueda de mejores alimentos, se alejan de supermercados y apoyan la producción local, que repercute en una mejor economía del Estado.

De esta manera, movimientos como Slow Food hoy en día se vuelven populares y se realizan no sólo en la ciudad sino también en diversas comunidades, apuestan por la producción local y la integración de otras culturas, que promueven una gran variedad de alimentos y conservas producidas en el Estado.

Monique Duval, fundadora de Slow Food Yucatán, comentó que las bases de este movimiento mundial se originan en ser lo contrario a lo conocido como “fast food” o comida rápida, y pretende ser un espacio de convivencia y armonía a la hora de hacer las compras.

Con movimientos como éste y el acudir a bazares de productos orgánicos se apoya a la economía del Estado, la conservación del medio ambiente y una mejor alimentación de las personas, señalan organizadores de estos bazares.

En Mérida, cada sábado productores locales y extranjeros se reúnen en un centro comercial de la Avenida Reforma con Av. Colón, de 9:00 a 13:00 horas. 

Algunos de los productos que se encuentran son venado orgánico, col, mostaza, sal cosechada en Progreso, aceite de coco prensado a mano y alimentos ahumados como quesos, salmón y carnes. 

Usan redes
  • Los bazares se dan a conocer por medio de las redes sociales, actualizando sus páginas, donde informan de los días que se presentan, las convocatorias y los productos que ofrecerán.
  • De manera establecida, Monique ofrece todo tipo de productos artesanales y orgánicos, desde su local ubicado en la calle 79 num. 191-A entre 36 y 38, Montes de Amé, y atiende en un horario de 9 a 17 horas de lunes a sábado. Ahí se pueden encontrar desde desayunos y comidas hasta productos básicos como huevo, verduras y mantequilla.

Los emprendedores 'copian' el proyecto

Mientras tanto, el modelo de los bazares para la venta de alimentos orgánicos se popularizan para el impulso del arte, proyectos de emprendimiento y pequeñas empresas y logran la colocación de marcas yucatecas independientes, creación de empleos y el incremento de la economía del Estado.

Ante el impulso de la cultura del emprendimiento, universitarios y profesionistas buscan la oportunidad de dar a conocer sus productos, proyectos y servicios de la manera más económica, lo que da como resultado bazares itinerantes de diversas temáticas.

En estos espacios se reúnen principalmente grupos de jóvenes de artes plásticas, ya sea al mes, al semestre o incluso al año, lo que propicia el interés del público y que se generen relaciones laborales.

Carolina Leyva Peralta, fundadora del “Mercadito Bazar”, indicó que hace dos años, cuando inició el proyecto como un espacio para vender productos de diseño en todas sus áreas, la respuesta fue tan buena que se volvió un evento que se realiza de dos a tres veces al año.

“Comenzamos con una participación de 20 marcas, pero en esta última edición tuvimos 250 solicitudes, aunque sólo aceptamos 100, que es el cupo de este mercado”, explicó.

Jabones artesanales, diseños originales de ropa, calzado, joyería, inmobiliario, trabajo de ilustradores y artistas se pueden encontrar en este tipo de mercados itinerantes que se instalan en casonas de la ciudad y otros espacios privados, con entrada libre al público.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios