19 de Septiembre de 2018

Yucatán

Cambios de temperatura golpean salud de los yucatecos

El cuerpo no tiene el tiempo suficiente para adaptarse al clima que ha registrado en la entidad.

Los niños resienten más los cambios bruscos de temperatura. (José Acosta/SIPSE)
Los niños resienten más los cambios bruscos de temperatura. (José Acosta/SIPSE)
Compartir en Facebook Cambios de temperatura golpean salud de los yucatecos Compartir en Twiiter Cambios de temperatura golpean salud de los yucatecos

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El director estatal de Nutrición, José Enrique Baqueiro Cárdenas, indicó que el cambio de temperatura llegó demasiado rápido para los yucatecos, lo que no permitió una adaptación paulatina del organismo, lo cual genera diversas afectaciones.

“De temperaturas de 25 a 35 grados pasamos a 37 a 40 grados de golpe, y esto no pasaba antes, por lo que el cuerpo tenía tiempo para irse acoplando (sic) y al no ser así afecta de forma considerable a la población, sobre todo para grupos vulnerables como los niños y adultos mayores”, precisó.

El funcionario estatal explicó que otro sector afectado son las personas con obesidad, sobrepeso o diabetes, a las cuales le molestarán más el calor por el esfuerzo que se hace al caminar o al tener que realizar actividades expuestas a altas temperaturas.

“Si para una persona con peso normal o ligeramente por arriba es difícil soportar temperaturas de 40 grados, para el paciente obeso la deshidratación es más rápida, el mismo peso hace que haya un mayor esfuerzo, trabaja más la frecuencia cardiaca”, apuntó.

En el paciente diabético hay que tener mucho cuidado con la hidratación, porque en caso de deshidratarse se elevan los niveles de azúcar en la sangre, ya que se vuelve más espesa.

En este sentido, el especialista dijo que el paciente diabético debe comer productos frescos, no alimentos en la calle, para evitar infecciones gastrointestinales y una posterior deshidratación.

“El paciente diabético es más propenso a infecciones”, apuntó.

Consideró que el calor no favorece a un paciente obeso o diabético, ya que deben tomar líquidos, entre un litro a litro y medio, cuando se trate de un paciente con daño renal, o dos litros a quien no tenga esta afección.

Baqueiro Cárdenas dijo que se debe evitar tomar refrescos azucarados porque en un momento dado no saciará la sed, ni siquiera los productos para hidratarse, lo recomendable es el agua. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios