26 de Septiembre de 2018

Yucatán

Grado de estudios y edad 'matan los celos' en las parejas

Los celos provienen de la percepción de una amenaza para la relación. Un buen tip es intentar averiguar si esta amenaza es real o imaginaria.

Los celos se convierten en un problema cuando son intensos, frecuentes y duran mucho tiempo, originados por una situación creada o exagerada por la imaginación. (Milenio Novedades)
Los celos se convierten en un problema cuando son intensos, frecuentes y duran mucho tiempo, originados por una situación creada o exagerada por la imaginación. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Grado de estudios y edad 'matan los celos' en las parejasCompartir en Twiiter Grado de estudios y edad 'matan los celos' en las parejas

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- “Las personas más capaces de controlar los celos son las que tienen mayor grado de estudios, por lo que la profesionalización podría ser una cura para afrontar esta conducta, que genera muchos conflictos en una pareja”, indicó Verónica Rodríguez Cruz, psicóloga de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

A través del estudio: “Una cura contra los celos: sexo y trayectoria escolar” se abrió la hipótesis sobre si existe una relación directa entre la escolaridad y estas reacciones, además que si hay alguna diferencia entre hombres y mujeres al momento de afrontarlas.

Para esta investigación se trabajó con personas de 18 años en adelante que tuvieran un noviazgo mínimo de un año.

Rodríguez Cruz explicó que tomando en cuenta  las definiciones acerca de estos impulsos se puede mencionar que son sentimientos displacenteros que expresan temor a la pérdida de la pareja a través de experiencias imaginarias o reales, que tiene que ver con una tercera persona.

Indicó que al llegar a la adultez, los humanos buscan mayor intimidad y compromiso. Por lo tanto, los estados de ánimo negativos, como enojo y temor, entre otros, son más duraderos en adolescentes que en adultos: “una persona que superó la pubertad tiene la capacidad de contenerse en un episodio de celos”, comentó.

Cuando la convicción y convencimiento en la infidelidad de la pareja es irrefutable, la vivencia celotípica puede ser completamente delirante

En el análisis se pudo observar que cuando existe un mayor grado de escolaridad hay menos enojo, temor, suspicacia y desconfianza, lo que también tiene que ver con la edad.

“Podemos decir que el nivel de estudio sí influye en la presencia de este mal en la pareja”, refirió. 

Por su parte, Yanning Calderón Pérez, investigadora de los celos y la infidelidad, mencionó que los hombres regularmente expresan este impulso en forma de ira o agresión y cuando hay una amenaza de tipo sexual sienten mucho enojo.

“La mujeres nos ponemos tristes o depresivas, pues responde más nuestra parte emotiva”, indicó. 

“Los celos van ligados a la infidelidad, la cual se puede definir como un contrato o acuerdo implícito o explicito, en donde algún miembro mantiene una relación con otra persona”, agregó. 

“Esta tendencia se relaciona más con los hombres; éstos “engañan” para reafirmar su virilidad y su satisfacción sexual”, recalcó. 

En las mujeres aumenta, sobre todo en sociedades occidentales con mente abierta, pero en general suelen ser menos infieles.

Problema

Los celos se convierten en un problema cuando son intensos, frecuentes, duran mucho tiempo, están originados por una situación creada o exagerada por la imaginación, afectan física y emocionalmente o repercuten en la conducta.

Pueden surgir cuando una persona percibe que su relación está siendo amenazada. Su percepción puede ser: real, cuando ve a la pareja besándose con otra persona o producto de una suposición, malentendido o a la imaginación.

Esto es común cuando cualquiera de las dos partes platica amablemente con alguien, llega tarde o se le descubre una nota de un restaurante. 

También existen los celos normales, que son los que alguien siente ante la amenaza real de perder una relación que valora; los otros son considerados como patológios o anormales, que provienen de una situación fantasiosa y están relacionados con un conflicto interno no resuelto de la persona que los siente. 

Cuando esto sucede, la reacción de la persona que los manifiesta tiende a ser exagerada e inadecuada.

Investigaciones
  • Distintas investigaciones acerca de los celos detectaron que en las mujeres existe una tendencia más expresiva y conductual ante este tipo de situaciones.
  • En general, los hombres muestran indiferencia ante los celos, pero en cierto momento podrían expresarse con ira.

El poder, la Historia personal

Existen diferentes elementos que influyen en la manera de percibir y evaluar una actitud celotípica:

  • La influencia de la cultura en la que se educa y se vive.
  • No es lo mismo ser latino que ser inglés.
  • Las experiencias que se adquieren durante la niñez, sobre todo aquellas que fueron dolorosas. Por ejemplo, si existe un abandono o infiderencia por parte de las personas, posiblemente los celopáticos viven con el miedo de perder el amor de la persona con la que se relaciona, por lo que fácilmente se pueden sentir este tipo de conductas erráticas, aun sin dar motivo. 
  • Las relaciones que se suman a la experiencia, así como el nivel de confianza o desconfianza que resultaron de las mismas. Si en alguna relación anterior las personas sufrieron infidelidad, la probabilidad de que surjan celos es muy alta.
  • El nivel de autoestima.
  • Mientras más insegura y más devaluada esté la persona, mayor es la probabilidad de que piense que su pareja va a buscar a otra persona que sea mejor. 
  • Las creencias personales sobre las relaciones, los demás y uno mismo. Por ejemplo, si se piensa que todos los hombres son infieles o que todas las mujeres son unas coquetas, es muy probable que los celos aparezcan.
Consejos para superar los celos
  1. Frenarlos. Los celos son parte natural y casi inevitable de una relación romántica. El secreto está en asegurarse de que apenas constituyen una parte muy pequeña de los sentimientos. Tener una pelea resulta agotador y no mejorará en absoluto las posibilidades de éxito de la relación; de hecho, puede ser todo lo contrario.
  2. Ser racional. Los celos normalmente provienen de la percepción de una amenaza para la relación. Un buen tip es intentar averiguar si esta amenaza es real o imaginaria, recordando siempre que una mente celosa es propensa a magnificar con rapidez pequeñas cosas, dando lugar a una respuesta totalmente desproporcionada.
  3. Trabajar la autoestima. Los celos y sentimientos de ansiedad y sospecha que los acompañan están muy relacionados con la inseguridad, por lo que tomar medidas para aumentar la estima puede ayudar a protegerse de los celos. Sencillas medidas como no tener pensamientos negativos sobre sí mismo, centrarse en los puntos fuertes y pasar tiempo con amigos que hagan sentir bien.
  4. Reafirmar la relación. Tener una pareja celosa puede ser agotador, pero hay que ser pacientes debido a que, a menudo, la reacción adecuada puede acabar con los posibles celos. Además, es tarea de ambos promover la confianza.

Comunicación, vital para enfriar conflictos

“El conflicto es natural e inevitable en las relaciones de pareja; sin embargo, la forma en la que se maneje puede terminar o agravar el problema, por lo que la comunicación es fundamental para resolverlo”, indicó la psicóloga Luz María Cruz Martínez.

La especialista presentó la ponencia “Manejo del conflicto en relaciones premaritales”, basada en la investigación sobre “Estilos de comunicación como predictores del manejo de conflicto en el noviazgo”, de María Sughey López Parra, docente de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Mencionó  que los resultados indican que los estilos negativos de emitir un menaje predicen el manejo del “conflicto evitante”, mientras que los positivos como negativos influyen en el “ambivalente y chantajista”.

“Es un proceso cíclico, sino se resuelve simplemente se vuelve latente”, dicen expertas

Destacó que su dinámica va cambiando: entre más tiempo pase sin resolverse es más probable que tienda a ir incrementando la intensidad y las consecuencias negativas también.

“Es un proceso cíclico, si no se resuelve simplemente se vuelve latente, por lo tanto la discrepancia de opiniones tiene consecuencias negativas o positivas”, apuntó.

“El manejo del conflicto va a depender de quienes estén involucrados, aunque las causas sean externas, pues la dinámica está afectando a la pareja. Si estamos discutiendo porque nuestros papás, en el caso de los adolescentes, no nos dejan vernos tan seguido, pero involucro a mi mamá a la resolución del conflicto, sigo sin arreglarlo y afectando a mi relación”, subrayó. 

Cruz Martínez refirió que el conflicto tiene dos partes: la estructural, de donde viene y el causal: interno o externo. Asimismo, está relacionado con el contexto y edad de las parejas.

Compromiso
  • El manejo de conflicto o la negociación tiene que ver con el grado de compromiso que van a tener las personas.
  • Por ejemplo, cuando las parejas tienen más de un año de estar juntas, se desarrollará un mayor deseo por resolver cualquier circunstancia.

Comparten sexos visión negativa 

“El significado de los celos tanto para hombres y mujeres tiene el mismo enfoque negativo: enojo, miedo, coraje o tristeza”, indicó Jaqueline Mota Palma de la Universidad Autónoma del Estado de México, quien emprendió un investigación exhaustiva acerca del tema.

“Llegamos a la conclusión de que estos impulsos son definidos en general como emociones negativas. Las personas normalmente atribuyen a su pareja la causa de su sufrimiento. Algunas de las actitudes que pueden dar celos son los abrazos y coqueteos a otro hombre o mujer”, puntualizó.

Señaló que se presentan en cada etapa de la vida con tendencias que no benefician a nadie, pero surgen en diversas situaciones, sobre todo ante una situación de amenaza de pérdida de relación, la cual se considera valiosa.

Explicó que en el estudio se trabajó sobre el significado de los celos para universitarios, para lo cual se les indicó frases de estímulo para completar como “los celos son”, así como “las situaciones que me provocan celos…”, con el objetivo de identificar qué situaciones los desencadenan.

“En la primera oración se pudieron encontrar muchas coincidencias: en un 80 por ciento de los casos, hombres y mujeres tienden a definirlos como emociones negativas tales como enojo, miedo, coraje o tristeza”, refirió.

Poco asertivo
  • Ante una reacción de celos entre la pareja, las respuestas de los universitarios van encaminadas a un tipo de castigo como no hablarle.
  • Asimismo, terminar la relación. Muy pocas fueron asertivas como platicar sobre ello.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios