22 de Septiembre de 2018

Opinión

'Espolones' dañan playas yucatecas

Estas estructuras son un riesgo considerable para las familias que disfrutan de las playas.

Compartir en Facebook 'Espolones' dañan playas yucatecasCompartir en Twiiter 'Espolones' dañan playas yucatecas

A pesar de ser estructuras prohibidas por la autoridad ambiental, que dañan el paisaje y modifican la línea de costa, los “espolones costeros” están volviendo a aparecer en la playa.

La zona costera de nuestros país es un espacio regulado por una normatividad ambiental federal dentro de la Ley General de Bienes Nacionales y administrada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). La administración, uso y/o disfrute de la franja conocida como zona federal marítimo terrestre y terrenos ganados al mar (Zofemat) es muy compleja, ya que cada estado tiene sus propias complicaciones al momento de aplicar la ley y eso hace que la zona federal en muchos casos se convierta en un buen negocio para quienes aprovechan estos espacios y crean diversas actividades de explotación comercial.

En Yucatán han sido varios los intentos de regular la zona federal, varios también los programas para recuperar el área arenosa de la costa y evitar que el agua entre tierra adentro y dañe las propiedades que ahí se ubican. De manera histórica y, según los especialistas en el tema, la construcción de la llamada “Isla Cervera” generó un efecto de retención y desvío de sedimento (arena), agudizó el proceso de erosión costera, y como en la mayor parte de los 360 kilómetros de playas que tiene Yucatán hay construcciones de vivienda particular de todos los precios posibles, con el daño a esas propiedades, lejos de ser un disfrute tener casa frente al mar, se vuelve una pesadilla para los propietarios.

La cultura social del yucateco tiene como factor de entretenimiento y disfrute ir a la playa, y gran cantidad de personas tiene una propiedad en la zona, la cual usa en las temporadas de Semana Santa y de verano, incluso hay quienes las dan en renta.

El problema hoy día es que han aparecido nuevas estructuras de espolones (hechas de palo y rellenas de piedra) violando todas las normas ambientales, y los constructores de dichas estructuras aseguran estar protegidos por la Semarnat, lo que pone en desventaja a la Profepa a la hora de la inspección y aplicación de la ley. Los espolones deben valorarse y evitar que nuestra playa, además de verse fea, sea un riesgo para las familias cuando estén en su agradable baño de mar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios