12 de Diciembre de 2018

Opinión

Nuestra “obra maestra”

Lo que nos rodea, es consecuencia de lo que imaginamos, pensamos y decimos…

Compartir en Facebook Nuestra “obra maestra”Compartir en Twiiter Nuestra “obra maestra”

Lo que nos rodea, es consecuencia de lo que imaginamos, pensamos y decimos…

Al transcurrir la vida, puede ser que hayamos aprendido a pensar negativamente, por lo que nuestras creencias y fe están en lo que NO deseamos.

Se cambia la forma de pensar practicando afirmaciones y visualizaciones positivas. La “visualización creativa” está en crear una imagen de lo que queremos lograr. Para esto, hay que imaginar vívidamente nuestra realidad presente, transformada en lo que necesitamos y/o queremos. También las “buenas afirmaciones” son pensamientos positivos que repetimos para que se graben en la consciencia ideas creativas que se volverán acciones positivas y productivas.

Existen la ley de la “oferta” y de la “atracción”. La “oferta de la abundancia” en el universo es ilimitada y da paso a la “ley de la atracción” que es “causa-efecto”, porque nuestros pensamientos y sentimientos son la “causa” del “efecto” que se da en nuestra vida. Si sembramos naranjas, no podemos cosechar manzanas, así actúa la naturaleza. Lo mismo ocurre en nuestra vida.

Lo que nos llega, lo hemos atraído previamente con nuestra mente. Es efecto de pensar, sentir, hablar y actuar, ya que con la palabra le damos voz a nuestros pensamientos. Cuando hablamos de manera negativa y/o catastrófica con expresiones como: “es horrible”, “no tiene remedio…”, “no hay nada qué hacer”, “esto no va a cambiar”, etc., que es hablar como perdedores, no es extraño que el universo nos devuelva lo mismo.

Por eso, para algunas personas la vida es extraordinaria, muy buena y para otras, la vida es sufrimiento, lucha, calamidad, un valle de lágrimas…, etc.

La gran diferencia está en la mente. Así es de exacto. Así es de preciso. Tenemos libre albedrío para elegir cómo pensar en cada momento y situación.

Sólo nosotros podemos construir, previamente, en nuestra mente, la vida que deseamos.

Y tú ¿en qué lugar te sitúas?, ¿entre los perdedores o entre los ganadores?, ¿diseñas tu “obra maestra”? o ¿esperas a que tu destino lo rijan las estrellas?

¡Ánimo! hay que aprender a vivir.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios