11 de Diciembre de 2017

Opinión

Más petróleo: ¿felicidad o desgracia?

Nuestra nación debe aprovechar la interdependencia global sin sacrificar nuestra independencia nacional.

Compartir en Facebook Más petróleo: ¿felicidad o desgracia?Compartir en Twiiter Más petróleo: ¿felicidad o desgracia?

No sabríamos decir con certeza si el descubrimiento de nuevos mantos petroleros en nuestro país es una felicidad o una desgracia.- Andrés Serra Rojas

Hace unos días un medio de comunicación nacional nos informaba del descubrimiento de nuevos mantos petroleros en aguas de nuestro país. El volumen de esta reserva petrolera está en fase de investigación, pero se considera por los expertos que su potencial es más elevado que las primeras estimaciones en torno al yacimiento.

Descubrir petróleo en los territorios de muchos países del mundo seguro genera felicidad en sus habitantes y en sus propios gobernantes, ya que, se supone, las naciones en tales circunstancias son más ricas, porque el petróleo es sinónimo de riqueza, autosuficiencia energética y capacidad económica. En México no se sabe bien a bien.

En muchos países del orbe quisieran tener el potencial petrolero que tenemos en México. La república mexicana es de los pocos lugares que, sin contemplar el crecimiento y desarrollo citadino, instaló una refinería a pocos kilómetros del zócalo de la ciudad capital, la “18 de Marzo” en Azcapotzalco, hoy día cerrada y desmantelada. ¿Cuántos países sueñan con tener refinerías para el tratamiento de su petróleo?

No conozco gobernador campechano que no le exija a la Federación mayores reintegros por la extracción del crudo de la Sonda de Campeche, que termina por generar riqueza al país.

La industria petrolera mexicana está llena de mitos. Debemos dejarlos y tener a la mano los datos reales, los elementos duros sobre el petróleo. Los pasivos se comen a los activos de nuestra petrolera mexicana. Nuestra nación debe aprovechar la interdependencia global sin sacrificar nuestra independencia nacional.

El robo vía “ordeña” a los ductos de la empresa es brutal, según datos conservadores están alrededor de 20 mil millones de pesos al año. Casi un presupuesto anual de alguna entidad federativa.

Hacemos votos porque la reforma energética en México sea un éxito para los mexicanos. Ese debe ser el destino final de todo lo que se haga. El principal compromiso del Estado nacional, en el primer cuarto del siglo XXI, debe ser el aspecto social, sin el cual todo lo demás es lo de menos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios