12 de Diciembre de 2017

Opinión

Cuando tu don es la alegría

No hay mejor manera de enseñar que el ejemplo, y no hay mejor manera de vivir que hacerlo con amor.

Compartir en Facebook Cuando tu don es la alegríaCompartir en Twiiter Cuando tu don es la alegría

Hay personas que con unas palabras tocan tu espíritu. Así me pareció al oír una plática de Margarita Robleda que fue a dar a las señoras que trabajan tejiendo en el comedor de la ciénega en Chicxulub. Estas señoras viven una vida muy difícil, enfrentan la pobreza, la incultura, en ocasiones el alcoholismo de algún familiar, pero han decidido hacer algo por ellas y con disciplina se juntan una vez a la semana y se ayudan a hacer cosas tejidas que venden para ayudarse económicamente.

El cambio que hemos vista en ellas es increíble. Los primeros días no podían tejer ni formas simples, les costaba trabajo mantener limpio su tejido. Pero semana a semana han ido formando una comunidad de ayuda, han ido mejorando y con disciplina han logrado convertirse en artistas que tejen hermosos muñecos que venden. Un grupo de voluntarias va cada semana a explicar, a ayudar, a llevar material y a ayudarles con las ventas, voluntarias que vieron esto como un sueño en principio y hoy tras mucho trabajo es ya una realidad. Ellas tuvieron la visión de ver en aquellas mujeres un talento oculto que hoy ha visto la luz.

Pero mientras Margarita les hablaba de cómo mantener el optimismo, de cómo buscar lo bueno en cada uno de nosotros y en cada una de las cosas que nos pasan. Mientras les hablaba, conectaba con ellas y las hacía reír, al mismo tiempo que las hacía reflexionar. ¡Qué gran talento el de Margarita!, ella dijo en la plática que cuando buscó dentro de ella cuál era su don, ¿qué tenía ella para darle a los demás? descubrió que su talento, que lo que podía compartir, era su alegría.

¡Qué mejor manera de hablar y de motivar que la risa y que mejor manera de enseñar que a través del ejemplo!. Enseñar a sonreír sonriendo, cantando y en cada canción dejar una enseñanza. Enseñarles a estas mujeres que hace poco no tenían esperanza a creer en ellas mismas porque en sus manos está su destino, si así lo quieren y si así lo trabajan.

Enseñándoles también que todos somos comunidad. Ella les dijo: “Cualquier niño es nuestro niño” porque nuestra infancia, nuestra juventud, son el futuro del mundo, porque no debemos dejar desamparado a ningún niño ni a ningún joven, porque todos son nuestros. Porque para todos los jóvenes nosotros somos ejemplo y tenemos que empezar a vivir una vida llena de valores y llena de alegría para enseñarle a los que nos rodean que ese es el camino.

Vivir con alegría, y al hacerlo contagiar de ella a los que nos rodean, esta es la manera de cambiar al mundo, una sonrisa a la vez. El secreto es la fe y la confianza. El saber que Dios está en cada cosa que nos rodea y ver milagros a nuestro alrededor, saber reconocer en los momentos difíciles la enseñanza y el aprendizaje y recuperar nuestra alegría de vida buscando nuevas oportunidades.

No hay mejor manera de enseñar que el ejemplo, y no hay mejor manera de vivir que hacerlo con amor, con alegría. Hay pocas cosas de la vida que podemos controlar, pero lo que sí podemos controlar es la actitud con la que vivimos y qué mejor actitud que elegir la alegría, sonriendo y contagiando sonrisas.m

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios