11 de Diciembre de 2017

Opinión

Se puede comenzar a cambiar

No podemos vivir creyendo que el mundo está mal, que la juventud está equivocada.

Compartir en Facebook Se puede comenzar a cambiarCompartir en Twiiter Se puede comenzar a cambiar

Dice Alejandro Jodorowsky que “no se puede cambiar al mundo pero se puede comenzar a cambiarlo, se puede comenzar a hacer conciencia”. He escuchando a personas como él que hablan de manera profunda de que podemos comenzar a cambiar nuestros valores, nuestra mente, nuestras creencias.

Hay que hacer una evolución, no una revolución, dice él que esto se refiere a cambiar la mente, a crecer. Hay que poner atención a la parte emocional, tener fe en el ser humano, en su talento, en su corazón. Busca dentro de ti y encuentra tu talento, cada persona tiene una parte especial que es única, que inspira. Debemos encontrar en nuestro corazón lo que hay de nosotros especial y que sirve no sólo a nuestra vida sino y también a la de los demás, a la comunidad. En nuestro crecimiento no podemos olvidar a la comunidad, porque somos parte de ella y de ella tenemos mucho que aprender y mucho para dar.

Nada es nuestro, todo es prestado, sólo somos parte del universo, no lo creamos, sólo nos queda vivirlo, aprovecharlo, disfrutarlo. Ver en todo lo que nos rodea a Dios y en cada cosa que sucede el milagro de la vida. Aprovechar los momentos que pasan viviendo en el presente, dejándonos guiar por el corazón.

El que no se da cuenta de esto vive en una jaula mental, vive preocupado por el pasado y angustiado por el futuro, pensando que la mente lo es todo, que el intelecto es lo importante, que el dinero marca el éxito, que las posesiones dicen quién eres o cuán grande eres. Viven pensando que pueden controlar las cosas, cuando en realidad hay muy pocas cosas sobre las que tenemos control, lo único que podemos controlar son nuestras reacciones frente a las cosas que nos suceden, nuestra aceptación, nuestro punto de vista, nuestra amor y compasión.

Nada de lo material es importante, son herramientas, se pueden disfrutar, son deseables y ayudan a que el presente sea más fácil. Pero cuando vives el presente disfrutas lo que tienes, aprovechas lo que te toca, aprendes de las experiencias y agradeces cada minuto que puedes vivir y cada momento. Hay que vivir con amor consciente, con ese amor que sólo se preocupa por amar y por aceptar y no por ser amado o por ser aceptado. Sólo tienes que ser, seguir tu corazón, porque sabes que sólo puede ser quien eres y puedes tratar de mejorar y dar a los demás lo que tienes.

El cambio no es total, no se da de un día para otro y esto aplica a tratar de cambiar al mundo, a nuestra comunidad o a tratar de cambiarnos a nosotros mismos. Todo cambio requiere tiempo, constancia, paciencia y sobre todo determinación.

No podemos vivir creyendo que el mundo está mal, que la juventud está equivocada, que la naturaleza necesita ayuda y seguir haciendo las mismas cosas esperando obtener resultados diferentes. Debemos comenzar a cambiar las cosas poco a poco, una cosa a la vez. Tenemos que olvidar el miedo a la locura que en el fondo es el miedo a vernos a nosotros mismos, hay que atrevernos a ver en nuestro interior, aceptándonos y amándonos profundamente, atreviéndonos a seguir nuestros instintos.

Y en esa locura de vivir el presente y de aceptarnos tenemos que aprender a perdonar, a dejar ir el pasado que no cumplió con nuestras expectativas, a dejar ir el dolor que nos frena y nos atormenta. Perdonar no es olvidar, sólo es dejar ir el dolor que nos produce un recuerdo. Si no perdonamos, ese dolor nos acompañará siempre y estaremos dándole el control de nuestra vida y de nuestras reacciones a alguien que no somos nosotros mismos. De las experiencias hay que aprender, recordarlas, pero no dejar que sigan lastimándonos por años estropeando nuestro presente. Perdonemos a quien nos hizo un mal, porque ya está en nuestro pasado, no podemos cambiarlo, pero sí dejar ir el dolor.

Hagamos un cambio a la vez, dando pasos firmes, sin expectativas y viviendo el presente, gozando del milagro de vivir plenamente.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios