24 de Septiembre de 2018

Opinión

Levitación

Entre frases al aire que no han sido requeridas, me he descubierto repensando la realidad que nos rodea.

Compartir en Facebook LevitaciónCompartir en Twiiter Levitación

Entre frases al aire que no han sido requeridas, me he descubierto repensando la realidad que nos rodea. No me refiero a aquellos sucesos que nos tocan como personas o como humanos; sino a todas y cada una de las veces en las que dejamos que “nuestra mente vuele”. Son ciertas las palabras de nuestros mayores cuando afirman que tenemos el don de “papalotear”.

Invito a imaginar; a ser conscientes de que quizá de un hilo penden todos nuestros pensamientos inciertos y que se elevan alegremente y sin control. ¿Esto también debe ser considerado como realidad? Es decir, la capacidad que tenemos para irnos lejos de nuestra cotidianidad y pensamientos cerrados; el pensar en lo improbable y disparatado en donde “el hubiera” sí existe.

La historia que nos toca esta semana viene con dos elementos que resultan atractivos para cualquier individuo que goce del entretenimiento ajeno: la realidad y la fantasía. “Levitación” (1958), del autor estadounidense Joseph P. Brennan, cuenta la historia de un circo de baja calidad que iba de pueblo en pueblo mostrando ahora su nuevo atractivo: un hipnotizador.
El público en turno pareció accesible cuando el hipnotizador solicitó un voluntario para llevar al cabo el acto; la misma audiencia reprobó la etiqueta cirquera porque un espectador aventó una bolsa de palomitas hacia el voluntario y las carcajadas reinaron ante la paciencia del hipnotizador quien, lleno de furia, buscó la manera de controlarse y seguir. Solicitó un nuevo voluntario, específicamente a quien había burlado la solemnidad del acto.

A los minutos de comenzar, el hipnotizador ordenó al voluntario que comenzara a elevarse; y sucedió, la levitación era inminente. Lo que no se esperaba nadie, era la muerte instantánea del hipnotizador; naturalmente, no alcanzó a dar la orden de retorno.

Invito a considerar en qué momento de esas dos realidades vivimos: elevados o en la tierra. Cierto es que la liberación viene de muchas formas; lo ideal sería aceptar ambos mundos como posibles y estar siempre a la espera de una orden para elevarnos cuando el alma lo necesite, y bajar cuando se requiera.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios