25 de Septiembre de 2018

Opinión

"Mictlan, el inframundo de los mexicas"

El Mictlan fue la región del universo mítico mexica que estaba abajo de la tierra.

Compartir en Facebook "Mictlan, el inframundo de los mexicas"Compartir en Twiiter "Mictlan, el inframundo de los mexicas"

Según César Macazaga Ordoño, el Mictlan fue la región del universo mítico mexica que estaba abajo de la tierra. Su definición más simple es “el lugar de los muertos”, pero la comprensión total de su significado es compleja. De acuerdo con las fuentes disponibles, en ese lugar vivían los dioses de la muerte, Mictlantecuhtli y Mictecaciáhuatl, marido y mujer, quienes reinaban en este sitio al que los muertos tenían que llegar.

Sin embargo, en el México antiguo, la muerte no era un estado de existencia definitivo; se concebía como el tránsito del alma, ya desprovista de su cuerpo, al Inframundo a través de nueve niveles subterráneos. Estar muerto era como una escala temporal en el eterno proceso de regeneración, que propiciaba el surgimiento de la vida.

En el trayecto al Mictlan, las almas tenían que enfrentarse a peligros y penalidades. El camino estaba constituido por lugares oscuros, ríos subterráneos que era necesario cruzar y paisajes desolados. Los muertos eran enterrados con cuantos objetos podrían serles útiles en el viaje.
El Mictlan también se concebía como el sitio donde nacieron las generaciones pasadas y al morir regresaban a su lugar de origen. La concepción mesoamericana del Inframundo se vinculó estrechamente con las nociones de la vida después de la muerte, ya que ambas formaron parte de una oposición dinámica y complementaria.

Además de los seres humanos, el sagrado maíz pasaba por un proceso similar, pues los granos morían en el seno de la tierra para resurgir como esplendorosas plantas. En el inframundo se daba el proceso de reproducción del vegetal y por consecuencia se repetía el prodigio de la eterna renovación de la vida. Fue muy importante el culto y respeto a los ancestros, pues éstos podían enviar enfermedades como castigos y desempeñarse como intermediarios entre los dioses y los seres vivos.

Las concepciones de la vida y de la muerte en el mundo prehispánico formaban parte de un mismo proceso sagrado que originaba el renacimiento de los humanos y la regeneración de las plantas. El Mictlan era el escenario de dicho proceso.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios