12 de Diciembre de 2017

Opinión

La creación de la Tierra

La mitología mexica explica cómo Quetzalcóatl influyó, con el sacrificio de Tlaltecutli, en la creación de todo lo que existe.

Compartir en Facebook La creación de la TierraCompartir en Twiiter La creación de la Tierra

Enrique Florescano afirma sobre los dioses fundadores del mundo mexica que uno de los más importantes fue Quetzalcóatl, a quien se le considera el dios creador del cosmos, de los seres humanos y de la planta de maíz, de la agricultura y de la vida civilizada. Quetzalcóatl fue símbolo de la realeza y la legitimidad política, prototipo del gobernante sabio y fundador de otros reinos. Su símbolo, la Serpiente Emplumada, se evidencia en Teotihuacán, Xochicalco, Cacaxtla, Tula, Tenochtitlán y Chichén Itzá.

El mito de Quetzalcóatl fue vinculado a diversos aspectos de la sociedad mexica y se extendió por Mesoamérica. Como mito de origen, se narraba que antes de la creación de la Tierra, Quetzalcóatl y Tezcatlipoca, otra deidad de gran importancia, al ver que no existía más que las aguas primordiales tomaron la decisión de hacer la Tierra. Sobre dichas aguas reposaba una diosa terrible llamada Tlaltecutli, la cual tenía, por distintas partes de su cuerpo, ojos y bocas con las que mordía como bestia salvaje.

Quetzalcóatl y Tezcatlipoca se transformaron en serpientes y atacaron a Tlaltecutli. Entre ambos jalaron su cuerpo hasta que lograron partirla en dos. Con una mitad hicieron la Tierra y la otra la subieron al cielo. A pesar que Tlaltecutli había sido terrible, tendrían que compensarla por los daños que estos dos dioses le habían hecho. Las demás deidades se reunieron y ordenaron que de ella saliese todo aquello que habría de ser necesario para la vida del hombre. Decidieron que de sus cabellos surgieran los grandes árboles y la mayor parte de la vegetación y que de su piel brotaran las flores y yerbas menudas.

Resolvieron que los ojos se convirtieran en los pozos, las fuentes de agua y las pequeñas cuevas. Hicieron que de la boca surgieran los ríos y las grandes cavernas. De la nariz habrían de formarse los valles y montañas.

Es así como la mitología mexica explica cómo Quetzalcóatl influyó, con el sacrificio de Tlaltecutli, en la creación de todo lo que existe sobre la Tierra.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios