11 de Diciembre de 2017

Opinión

La niñez, garantía de futuro

Para un México con futuro, tenemos que hacer ofrecerles a las mujeres mucho más que el exterminio de sus hijos.s

Compartir en Facebook La niñez, garantía de futuroCompartir en Twiiter La niñez, garantía de futuro

30 de abril, Día del Niño; fecha que invita a una reflexión sobre el futuro, ya que gracias a los nacimientos de los cientos de miles de ellos una nación mantiene su existencia y puede hacer proyectos de largo plazo.

En constraste, algunos “festejan” el 24 de abril, fecha en la que en 2007 se despenalizó el aborto y que a la postre en estos 10 años según autoridades sanitarias en la Ciudad de México se han registrado más de 175 mil. Sin embargo, cálculos de investigaciones académicas estiman que han sido alrededor de 1.5 millones de bebés que no vieron la luz por esta causa.

Como una nueva estrategia, el futuro de los bebés mexicanos se ve amenazado con el arribo del barco de la muerte, el navío holandés de la ONG Women on Waves, cuya tripulación a bordo practica abortos en aguas internacionales sin importarles violar la soberanía de los países que visitan, haciendo sinergia con organizaciones afines que les facilitan la labor y que incluso la presumen.

Este mismo barco fue expulsado, en febrero, de costas guatemaltecas, precisamente porque la sociedad alzó la voz para que se respete la legalidad de su país.

La sociedad mexicana también se ha indignado con esta situación, pues el barco apostado frente a las costas de Zihuatanejo precisa del contubernio de autoridades mexicanas, quienes no podrían eludir saber que en dicho barco se viola la ley mexicana pues claramente han manifestado su intención, más aún, se prestan al juego que burla nuestra Constitución, pues aunque en aguas internacionales no tenga alcance nuestra ley, esta práctica equivale a un “no me importa lo que hagas con mis compatriotas, mátalos pero que yo no lo vea, es más, te facilito que lleguen a ti”, a esto se estaría prestando el gobierno de Guerrero.

Los promotores les dicen a las mujeres, entre otras cosas, que pueden hacer con su cuerpo lo que quieran, que esa decisión es parte de la liberación de la mujer, que además así se reducen las muertes de mujeres por abortos clandestinos y que el aborto les resuelve sus problemas.

Y no les dicen cuáles son las secuelas, ni les hablan de las muertes de mujeres en “abortos seguros”, ni les enseñan el ultrasonido del bebé para que escuchen su corazón o vean su frágil cuerpo, ni les dicen que el cuerpo del bebé en gestación no es suyo, sino que es otro cuerpo que también merece respeto y que la mujer no se libera de nada sino que adquiere una carga más pesada con el tiempo al comprender que el aborto la convirtió en madre de un bebé que falleció víctima de su decisión.

Considerando que según registros del Inegi la tasa de natalidad en México al 2015 ha ido bajando gradual y consistentemente año con año, debemos abrir bien los ojos para mirar que los mexicanos están evidenciando que tienen problemas para sobrellevar la maternidad, que necesitan acceso a mejores servicios de salud, pero también educación, mayores oportunidades de trabajo y mejores salarios.

Si queremos que México tenga futuro, tenemos que hacer mucho más que ofrecerles a las mujeres el exterminio de sus hijos para “resolver” sus problemas, que vivan madre e hijo, es nuestra mejor garantía.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios