13 de Diciembre de 2018

Opinión

Amar con los ojos del corazón

El poder de la pluma

Compartir en Facebook Amar con los ojos del corazónCompartir en Twiiter Amar con los ojos del corazón

Sin duda que en nuestra sociedad existen historias que nos enchinan la piel de solo escucharlas, que pocas veces nos damos cuenta por el ritmo diario que dicta una acelerada sociedad y que poco nos permite disfrutar de esos pequeños detalles que la vida nos regala, historias sorprendentes que nos invitan a reflexionar, cuestionarnos si el camino que estamos llevando es el correcto. En alguna ocasión atrajo mucho mi atención una pareja que tomada de la mano caminaba por el centro de la ciudad, a paso lento pero constante; lo que más atrajo mi atención es que él es invidente y ella padece una discapacidad visual y por asombroso que parezca ellos son independientes.

Sus nombres son Ricardo y Reina, él de 69 años y ella de 59; al platicar con ellos pude saber que se conocieron en la escuela de invidentes y de ahí se sembró la semilla que años más tarde se convertiría en una sólida relación, en donde uno sería el apoyo del otro de ahí en adelante, algo que pocas veces se logra ver en una pareja, ya que a pesar de todas las barreras físicas y sociales, ellos dos han demostrado que todo se puede y que no se necesita de mucho dinero para lograrlo, solo las ganas y voluntad para que ocurra, ya que desde hace mucho tiempo ellos dejaron de pensar en lo que los demás dirán y se preocuparon por sus deseos y metas, como viajar, algo que esperan pronto lograr.

Me despido con una frase que en aquella ocasión Ricardo me compartió y desde ese entonces no deja de retumbar en mi mente, por lo que se las dejo de tarea: “No existen parejas perfectas, solo parejas que se aman”, ya que, a pesar de que sus ojos no pueden mirar a su amada, la puede ver con los ojos del corazón, y no quiere despegarse de ella jamás. Es ahí en donde comprendí que el físico, el dinero o el estatus social solamente son palabras. Una pareja con amor es como ellos, en las buenas y en las malas, en la salud y en la enfermedad y no se van al primer golpeteo del viento.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios