15 de Noviembre de 2018

Opinión

Como los ves, te verás

Revisando sobre la seguridad social, la tercera edad y pensiones, se me vino a la mente reciente postal, que evocó visita a cercano parque el fin de semana.

Compartir en Facebook Como los ves, te verásCompartir en Twiiter Como los ves, te verás

Revisando sobre la seguridad social, la tercera edad y pensiones, se me vino a la mente reciente postal, que evocó visita a cercano parque el fin de semana. La imagen de dos adultos mayores tomados del brazo, con paso lento caminaban y, al llegar hasta el  robusto almendro, se detuvieron y unieron sus labios. Inolvidable estampa.

Pero más allá de esta postal, que rescatamos cual garbanzo de a libra, me asalta la memoria dolorosa realidad de estos jóvenes de la tercera edad. Según cifras oficiales, en México existen 13 millones de personas con más de 60 años, de los cuales 8 de cada 10 viven algún grado de pobreza monetaria o alimentaria. En Yucatán poco más de 200 mil alcanzan peculiar perfil.

Según Coneval (Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social) existen más de 53 millones de pobres. Solo el 20% de los mayores de 60 años pueden solventar gastos, el 80% restante vive en situación de pobreza. Los varones trabajan aun después de la edad promedio de jubilación, pues las pensiones son “evidentemente” insuficientes. Tres de cada cuatro masculinos entre los 60 y 64 años aún laboran y un 25% de quienes logran alcanzar los 80 años permanecen activos, con empleos cercanos al salario mínimo, pero sin prestaciones, seguridad social, sueldo base o aguinaldo.

A pesar de que el artículo 5º de la Ley de los Derechos de las Personas Adultas Mayores (60 ó más años) deben recibir “protección por parte de la comunidad, la familia y la sociedad, así como de las instituciones federales, estatales y municipales”, sabemos que el 16% sufre algún grado de maltrato, dentro o fuera del seno familiar. Por otro lado, 1.6 millones viven solos, siendo la mayoría mujeres (63%). Por si fuera poco, los acechan y agobian patologías crónico-degenerativas que limitan su calidad de vida, incluidas enfermedades cardiovasculares, cerebrales y metabólicas.

Amable lector, te invito a echar una mirada a tu centro laboral, y te toparás con irreverentes granujas que agreden verbalmente a quienes se encuentran cercanos a su retiro, calificando su desempeño como de menor productividad que cuando tenían 30 años. Como los ves te veras, “si es que llegas”, increparía.

Es impostergable que, desde hoy, empecemos a pugnar por mejores y reales políticas públicas para adultos mayores; mañana que nosotros seamos de esa población, no podremos quejarnos por la ausencia de programas sociales. Recuerda que en 2030 habrá más adultos mayores que jóvenes menores de 15 años. ¡Despierta!, si no te has dado cuenta, vas que vuelas a esa dolorosa realidad.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios