14 de Noviembre de 2018

Yucatán

Comparten el mensaje del sacrificio de Jesucristo

Evoca el Arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlie, el amor del Hijo de Dios por la humanidad.

Alis García, Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzarán y Esperanza Nieto en el programa Salvemos Una Vida. (Milenio Novedades)
Alis García, Mons. Emilio Carlos Berlie Belaunzarán y Esperanza Nieto en el programa Salvemos Una Vida. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Comparten el mensaje del sacrificio de JesucristoCompartir en Twiiter Comparten el mensaje del sacrificio de Jesucristo

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Una vez más la emisión del programa radiofónico “Salvemos Una Vida” se transmitió en Viernes Santo, a través de Amor 100.1, en un día especial que se armonizó con la presencia del Arzobispo de Yucatán, Emilio Carlos Berlie Belaunzarán, quien brindó al auditorio el mensaje del gran amor del Hijo de Dios, que llegó a la tierra y murió para salvar a la humanidad.

Acompañado de las conductoras de esta emisión, Alis García y Esperanza Nieto, Monseñor indicó que el jueves, viernes y sábado es conocido como el triduo sacro, es decir, lo más sagrado de todo el año litúrgico, y que representa una de las cúspides más grandes de la fe para la Iglesia Católica.

“Es el jueves cuando Cristo establece la Eucaristía; el Viernes Santo por todo lo que significa su pasión y muerte, y, el sábado, que por la noche celebramos la resurrección de Jesucristo nuestro Señor”, apuntó.

De esta manera, comenzó a platicar sobre el Jueves Santo y recordó la importancia del desprendimiento, y a manera de experiencia personal comentó que cuando se iba a Roma, dejando a sus papás, a su hermana y a toda su familia, aunque sabía que se iba a una experiencia de mucho beneficio, no dejaba de ser doloroso.

“Siempre hay ese deseo de decir: te dejo mi foto, te dejo este llavero, te dejo este rosario, te dejo algo, para que cuando lo veas, cuando lo toques, cuando lo sientas en tu pecho te acuerdes de mí, es algo connatural al ser humano”, mencionó.

Explicó que lo mismo le sucedió a Jesucristo, que sabe que Él, una vez que ha tomado su decisión de la encarnación, tiene que cumplir fielmente la voluntad del Padre, una voluntad que en la última etapa es muy difícil.

Berlie Belauzarán señaló que lo primero en la vida humana es que las personas acepten la vida como Dios la dispone

Entonces, antes de despedirse en esa cena pascual (el paso del Ángel) tan significativa para los judíos, aún ahora porque es el momento donde celebran la liberación de la esclavitud de Egipto y por lo tanto el camino hacia la libertad, se instaura la Eucaristía, ese pan y vino que se transforman milagrosamente en el cuerpo y en la sangre de Cristo.

De esta manera, dijo que el Jueves Santo es un momento bellísimo, porque además había sido precedido de un gesto extraordinario de humildad que Pedro no quería ni aceptar, porque decía que cómo siendo su maestro le iba a lavar los pies como si fuera un esclavo y Él, el Señor.

“En el fondo hay una gran pedagogía, primero de la humildad de Cristo, porque quiere decir que el que quiera ser mayor tiene que ser servidor y lavar los pies que era un oficio de siervos a sus patrones, pero al mismo tiempo nos indica algo muy importante, que para acercarnos a la Eucaristía nosotros tenemos que tener una actitud benitencial de humildad, de arrepentimiento, de perdón”, apuntó.

Entrando al Viernes Santo, Berlie Belauzarán señaló que lo primero en la vida humana es que las personas acepten la vida como Dios la dispone.

“Por lo tanto, nuestra experiencia humana, como la de todos los demás, no está exenta de dolor, ni de la crítica, ni de la enfermedad, por lo que lo primero que hay que aceptar es nuestra vida, aceptarse gozosamente, con decisión, con entereza y esta es una primera lección que obtenemos de la pasión de Cristo”, refirió.

Agregó que Cristo tenía miedo al sufrimiento y, sin embargo, lo acepta serenamente, porque es la voluntad de su Padre y no pierde su ecuanimidad a pesar de que termina clavado en la cruz.

“Esta es otra grande lección: la aceptación del dolor humildemente, también del perdón cuando le pide perdón al Señor por lo que hemos hecho; por eso el Viernes Santo es un día de reconciliación, donde hay que saber dar el perdón, otorgar el perdón y pedir el perdón a la luz de la cruz de Jesús”, puntualizó.

El Arzobispo de Yucatán, comentó que la fe se tiene que traducir en confianza para que tenga la entereza de emprender las cosas, aunque le cuesten trabajo o le parezcan difíciles.

Manifestó que el Papa Francisco está dando un gran ejemplo de esto y ha sido recibido con un gran entusiasmo por los mil 200 millones de católicos que hay en el mundo.

Berlie Belauzarán comentó que conoce de forma cercana al Papa Francisco, recordó que tienen sólo tres años de diferencia en edades, y que habían convivido en la Comisión para América Latina que el Santo Padre.

“Me encanta subrayar lo que ha hecho con esa sencillez, siempre sonriente, y acudió a la cárcel para jóvenes en Roma, lavándole los pies a 12 chicos sentenciados para simbolizar a Cristo y a los discípulos”, destacó.

En el caso del Sábado de Gloria, Monseñor dijo que el Cristianismo es la única religión en esta tierra que se atreve a desafiar la muerte, en la persona de Jesucristo, porque vieron resucitar a Jesús.

“En primer lugar la resurrección de Cristo fue fehaciente, no fue un fenómeno de alucinación, porque resucitó en su mismo cuerpo, con sus mismas llagas, con sus mismas cualidades físicas y come con ellos para darles a entender que no fue ni un fantasma, ni una alucinación”, subrayó.

 Esta es la grande victoria del Cristianismo y por eso se insiste en que se tiene que vivir con alegría, porque dificultades van a tener siempre, problemas van a existir siempre, pero que importante es la actitud con la cual se enfrenta la vida.

De esta manera, Alis García agradeció la presencia del Arzobispo que compartió en este día el mensaje de Jesucristo para que todos afronten la vida con alegría.

Monseñor mencionó que “Salvemos Una Vida” es un programa de esperanza, de confianza, de horizontes, donde se le dice a la gente que hay por qué luchar, porque vivir y porque ir adelante en la vida, con la confianza puesta en el Señor.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios