19 de Agosto de 2018

Yucatán

Celular lo alertó: alguien le estaba robando en Oxxo

El trabajador hizo compras con el plástico, pero no contaba con que el dueño de la cuenta recibió alertas en su celular de los cargos.

Ahora al detenido se le sigue proceso penal, en el Juzgado Octavo, por el delito de falsificación de documento. (Archivo/SIPSE)
Ahora al detenido se le sigue proceso penal, en el Juzgado Octavo, por el delito de falsificación de documento. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Celular lo alertó: <i>alguien</i> le estaba robando en OxxoCompartir en Twiiter Celular lo alertó: <i>alguien</i> le estaba robando en Oxxo

Francisco Puerto/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El despachador de combustible Felipe Martín Castro Rosado fue detenido al descubrirse que había utilizado para su provecho personal una tarjeta de crédito que no entregó a un cliente y con la cual estuvo retirando dinero y comprando cosas.

Ahora al detenido se le sigue proceso penal, en el Juzgado Octavo, por el delito de falsificación de documento en general que denunció Óscar Ariel Merino Gómez, ya que estuvo firmando los bouchers sin ser el titular del plástico.

A la medianoche del viernes Merino Gómez se dirigió a bordo de su vehículo a cargar combustible en la “Gasolinera Maya”, en la calle 17 por 56-B de Itzimná, en la que le solicitó al ahora procesado que le llenara el tanque del vehículo; pagó 651.06 pesos una tarjeta de Banamex.

El quejoso supuestamente recibió todos sus documentos y se retiró del lugar. Una hora después, recibió un mensaje de alerta en su celular en el que el banco le indicaba que había efectuado un retiro de 700 pesos.

La víctima dedujo que no se había hecho el pago de la compra de combustible, por lo que no hizo caso al mensaje recibido. Sin embargo, al poco rato recibió otro mensaje de alerta del banco en el que se decía que había hecho un nuevo cargo a su tarjeta, por 81.70 pesos, en el Oxxo ubicado, curiosamente, en la misma gasolinera.

Entonces se dirigió al lugar, pero antes dio aviso a una patrulla de la SSP y al llegar a la gasolinera habló con el empleado, quien negó que se hubiera quedado con la tarjeta del quejoso.

Para su mala suerte, los policías le dijeron que en el Oxxo hay cámaras y era fácil saber quién había hecho el último cargo al plástico.

Al oír eso, confesó que fue él quien hizo los retiros, pues “encontró” sobre una bomba de combustible la mencionada tarjeta y se le hizo fácil usarla.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios