23 de Octubre de 2018

Yucatán

Por amor a su sobrina, donó uno de sus riñones

Los riñones de Genny Collí resultaron compatibles con los de María José, y no dudó en darle uno para que viviera.

La pequeña beneficiaria, que comenzó con diálisis a los siete años, se recuperó de manera satisfactoria. (SIPSE)
La pequeña beneficiaria, que comenzó con diálisis a los siete años, se recuperó de manera satisfactoria. (SIPSE)
Compartir en Facebook Por amor a su sobrina, donó uno de sus riñones Compartir en Twiiter Por amor a su sobrina, donó uno de sus riñones

Coral Díaz/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- María José nació con un problema renal: un solo riñón con malformación y a los 7 años comenzó con diálisis, un proceso muy difícil, por lo que sus padres comenzaron a ver la posibilidad de un trasplante renal.

Esta pequeña recibía tratamiento en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) del Seguro Social de Yucatán; sin embargo, en el Hospital O’Horán se cuenta con la especialidad de nefrología pediátrica, por lo que a través de este servicio, en coordinación con el IMSS, se comenzó a buscar el apoyo con el Centro Estatal de Trasplantes (Ceetry) para el trasplante.

Su madre, Paula Margarita Herrera Várguez, de primera instancia se ofreció a ser la donadora de María José, pero no resultó compatible y, sin dudarlo, la tía de esta pequeña también se realizó las pruebas y resultó compatible, por lo que no dudó en realizar este acto de vida, de amor hacia su sobrina.

“El  Dr. Martínez Ulloa (director del Ceetry) no quitó el dedo del renglón, nos dijo se trasplanta porque se trasplanta hasta que se logra, y es el primer trasplante pediátrico de riñón, que fue el 27 de octubre del año pasado, apenas hace unos meses”, refirió esta madre con un rostro feliz.

Mencionó que es sorprendente que la recuperación de su hija haya sido tan rápida. Se ha llevado a cabo todo el seguimiento necesario para verificar que todo esté bien, que no haya rechazo y la mejor noticia es que cumpliendo estos cuatro meses, María José podrá asistir de nuevo a la escuela y recuperar su vida de niña.

“Podrá ir de nuevo al parque, jugar con sus amiguitos, hacer una vida normal, todo lo que dejó de hacer, estamos muy contentos”, destacó.

“Sí duele los primeros días, pero vale la pena”, expresó Genny Collí Matos, la tía donadora de la pequeña, quien exhortó a la gente a que no dude en apoyar a su familiar cuando tenga una situación así, porque es una gran satisfacción ver la recuperación que puede tener un ser querido.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios