26 de Septiembre de 2018

Yucatán

Todos podemos donar vida

El Centro Estatal de Trasplantes exhorta a conocer más acerca de la donación de órganos.

La invitada, Gabriela Navarrete Machaín, con los conductores Jorge Barrera y Esperanza Nieto. (Jorge Acosta/Milenio Novedades)
La invitada, Gabriela Navarrete Machaín, con los conductores Jorge Barrera y Esperanza Nieto. (Jorge Acosta/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Todos podemos donar vidaCompartir en Twiiter Todos podemos donar vida

William Sierra/Milenio Novedades
MÉRIDA.- Es necesario que la ciudadanía tenga mayor consciencia de la importancia de la donación, pues nadie está exento de necesitar algún día esa ayuda, expresó la tanatóloga Gabriela Navarrete Machaín, coordinadora de la cultura de donación del Centro Estatal de Trasplantes de Yucatán, durante el programa radiofónico Salvemos una Vida, que se trasmite todos los viernes de 11:00 a 12:00 horas por AMOR, 100.1 de Grupo SIPSE

Ante los conductores Esperanza Nieto y Jorge Barrera, la invitada, quien promueve la campaña “Sin donantes no hay trasplantes”, recordó cómo se inició en esta noble labor, cuyo fin es salvar vidas. De hecho, con un solo donante se pueden salvar a 70 personas.

Gabriela Navarrete recordó que desde hace 17 años comenzó a promover la cultura del trasplante de órganos en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), siendo una de sus primeras experiencias como voluntaria cuando le pidieron que acudiera al área de terapia intensiva a ver a un joven que sufrió una caída de un tercer piso.

Ese día le pidió a Dios mucha fortaleza para tratar con esa situación, pues le tenía pavor al solo hecho de ver sangre; después de eso pudo entrar a todas las áreas con niños quemados o víctimas de accidentes graves, lo cual la dejó de impactar.

“No es que te acostumbres, sino que te vas preparando. Cuando te pones en el lugar de esa persona, no puedes acostumbrarte al sufrimiento”, indicó.

Esas visitas le dieron la oportunidad de estar con niños que padecen nefropatía, es decir, que están en tratamiento de diálisis, y ahí comenzó a comprender y entender el sufrimiento que padecen estas personitas a causa de insuficiencia renal.

Ahí conoció a otras voluntarias, entre ellas había una persona que recibió un trasplante de riñón, la señora Flora Santana, que la invitó a formar parte de un grupo de autoayuda, ofreciendo pláticas y otros apoyos como cursos de manualidades. “Estuve 12 años en el IMSS, donde tuve la oportunidad de ser la tesorera de las voluntarias”, comentó.

Junto con Flor Santana (qepd) decidieron hacer esta labor iniciando en una oficina en casa de ella y creando la asociación “Dona una esperanza”, integrada por varias personas, en su mayoría con un trasplante. Fueron visitando todos los hospitales de esta ciudad y también ofreciendo pláticas en universidades, preparatorias y empresas, con el apoyo de algunos médicos especialistas que los asesoraban. La labor era ir promoviendo la cultura de la donación. Cabe destacar que el 26 de septiembre se celebra el Día Nacional de Órganos y Tejidos.

Con el anhelo de contar con un Centro Estatal de Trasplantes (lo que es una realidad desde el 2014, cuyo teléfono es el 286-59-65), laboraban de 8:00 a 15:00 horas de lunes a viernes, en la calle 72, entre 39 y 41, en el interior del edificio de la SSP, siendo su director el Dr. Jorge Martínez Ulloa. Ahí mismo cuentan con un banco de córneas.

“Solo tenemos de córneas, pues les recuerdo que los órganos no se pueden refrigerar; en el caso del corazón, hígado, páncreas y riñones, no se puede”, señaló. La médula ósea, el hueso, la piel, sangre, sí se pueden refrigerar, aunque por un determinado tiempo.

La coordinadora de la cultura de donación del Centro Estatal de Trasplantes de Yucatán mencionó que para ser donador no hay un límite de edad, puede ser un bebé de dos años o un adulto mayor. También mencionó que el Centro se encarga de regular las donaciones y trasplantes, verificar que el protocolo se realice conforme a la ley, desde los permisos del hospital que realiza trasplantes o donaciones.

“Hay que informar a nuestros ciudadanos, que conozcan este tema, pues mucha gente requiere de un trasplante”, añadió.

"Cuando surge una donación, hay un movimiento importante en el hospital, con todo un equipo inmerso en su labor, actuando con prontitud"

La invitada manifestó que en las pláticas que imparte menciona que un solo donador puede salvarle la vida a ocho personas, en cuestión de órganos, y con la donación de hueso, a más de 60. “Nadie está exento de necesitar un órgano o tejido, estamos hablando de salvar vidas”, indicó tras reconocer que no es fácil inculcar la cultura de la donación.

“Cuando a alguien se le habla de donar los órganos, lo primero que contesta es que cuando resucite lo va a hacer incompleto. Hay que explicarle que, independientemente de la fe que profesemos, vamos a resucitar en esencia, en espíritu. Debemos ir cambiando esta mentalidad”, añadió.

La invitada insistió en que es necesario comenzar a pensar en nuestros semejantes, ponernos en lugar de los enfermos. Si alguien desea donar sus órganos, dijo, no es necesario hacerlo ante un notario, lo más importante es hacerles saber a los familiares ese deseo de ser donador, porque al fallecer, en los hospitales donde se realizan donaciones y trasplantes hay un coordinador especializado en ese tema, que se acerca a la familia para que firmen un documento oficial, especificando qué se desea donar.

Agregó que toda persona, a partir de los 18 años de edad, puede ser donante, siempre y cuando esté en óptimas condiciones de salud y que en verdad tenga deseos de hacerlo.

“Cuando un miembro de la familia necesite de un trasplante, por ejemplo, de riñón, cualquiera puede hacerlo, siempre y cuando sean compatibles, y tenga el deseo de hacerlo. A nadie se le puede obligar”, señaló. En vida, abundó, se puede donar un riñón, médula ósea o una porción del hígado, pues éste se regenera.

También enfatizó que son falsas las noticias que publican en internet sobre casos de personas encontradas en un baño o algún lugar público, luego de que a la fuerza les quitan algún órgano.

“Cuando surge una donación, hay un movimiento importante en el hospital, con todo un equipo inmerso en su labor, actuando con prontitud”, mencionó y subrayó que para que una persona sea donador tiene que haber fallecido o tener muerte cerebral.

Gabriela Navarrete puso a disposición los teléfonos 9991-21-83-44 y el 286-59-65 para los interesados en que se les impartan pláticas sobre la donación de órganos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios