19 de Enero de 2018

Yucatán

El cementerio de Xoclán y sus historias de espanto

Un trabajador afirma haber visto a una 'persona' que se esfumó a unos metros de distancia de su presencia.

El cementerio de Xoclán es uno de los más grandes del Sureste. (Jorge Moreno/SIPSE)
El cementerio de Xoclán es uno de los más grandes del Sureste. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook El cementerio de Xoclán y sus historias de espantoCompartir en Twiiter El cementerio de Xoclán y sus historias de espanto

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- El panteón de Xoclan, ubicado al poniente de la ciudad de Mérida, es uno de los más grandes de todo el Sureste del país, abarca más de 4 cuadras a la redonda, tiene más de 20 mil tumbas y se dice que fue construido sobre un asentamiento maya y parte de un cementerio ancestral.

De hecho, vecinos de las colonias circunvecinas con frecuencia han asegurado escuchar ruidos extraños (como lamentos, casquidos de caballos) y ver "seres espectrales" vestidos como los antiguos mayas, atravesando las calles y paredes de este camposanto.

Sin embargo, no existen pruebas en video, fotos o audios que avalen estas afirmaciones, todo queda en relatos; no dudamos que algunos de ellos sean verdaderos, pero otros podrían tratarse de la sugestión propia que implica el vivir muy cerca de un cementerio.

Durante mi visita, algunas personas me narraron sus experiencias, e incluso, un empleado del lugar asegura que adentro se han descubierto objetos de magia negra, muñecos de vudú así como a personas vestidas de blanco con capuchas haciendo rituales: 

"Los tenemos que sacar, es nuestro trabajo, pues no se pueden meter a altas horas de la noche y menos a hacer esas cosas", comentó el trabajador.

Pero eso no significa que no tenga miedo a lo 'inexplicable': 

"Hay quienes dicen que hay que tenerle mas miedo a los vivos que a los muertos, yo así pensaba, pero un una ocasión me topé con algo que me hizo quedar pálido de la impresión, pues cuando ya habíamos cerrado, vi a una persona sospechosa en el ala norte y la seguí; a cierta distancia le dije que tenía que irse pero no me hizo caso...

"Con cierta molestia le pedí de nuevo que se vaya y cuando yo me estaba acercando, esta persona desapareció, yo pensé que se guardó detrás de una tumba, pues quité mi vista por unos instantes, pero luego de pronto apareció de nuevo y me dio mucho miedo, pues se esfumó casi en mis narices, yo estaba a menos de tres metros de distancia".

"Ya me iba a ir corriendo, pero de pronto como que sentí la necesidad de ver la tumba en donde estaba parado, afoqué con mi lámpara y vi que la fecha de nacimiento era la misma que ese día pero 43 años atrás, osea que ese ente había venido del más allá en su aniversario de cumpleaños".

"En otra ocasión, un ex compañero y yo vimos ocho velas puestas en una posición extraña junto a las tumbas, digo extraña porque estaban a media altura; ya estaba oscuro, empezamos a caminar en dirección de las velas y no llegábamos, parecía que se estaban alejando, cuando llegamos a un muro, de pronto ya no había rastro de las velas, mi amigo dice que a lo mejor era una procesión del más allá lo que vimos y que bueno que no nos llevaron", comenta mientras ríe con cierto nerviosismo.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios