21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Basta de impunidad: Gasera vs. Comuna

Hoy, como si nada hubiera sucedido, la gasolinera continúa plácidamente funcionando sin un solo permiso.

Vecinos siguen en desacuerdo con el funcionamiento de la gasolinera ubicada en la avenida José Díaz Bolio de la colonia México. (Archivo/SIPSE)
Vecinos siguen en desacuerdo con el funcionamiento de la gasolinera ubicada en la avenida José Díaz Bolio de la colonia México. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Basta de impunidad: Gasera vs. ComunaCompartir en Twiiter Basta de impunidad: Gasera vs. Comuna

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Hace algunas semanas iniciamos la serie “Mérida en el pasado y presente”, pero debido a un acontecimiento que urge notificarles, haremos un breve  paréntesis. 

En agosto del año pasado, publicamos que luego de un  proceso judicial, el Tribunal Colegiado de Circuito del Poder Judicial de la Federación, en calidad de irreversible, confirmó de nueva cuenta el amparo que obtuvieron vecinos que están en desacuerdo con la apertura de la gasolinera ubicada en la avenida José Díaz Bolio de la colonia México, y con ello, se obligó al Tribunal de Justicia Fiscal y Administrativa de Yucatán (Tjfay) a que realice nuevo procedimiento, pero no sin antes  invalidar las licencias que permiten que esta estación de servicio continúe operando.

En su momento, el  entonces director de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Mérida, Federico Sauri Molina, declaró que esta gasolinera no poseía licencias de funcionamiento, pero no habían podido clausurarla porque no obtuvieron el respaldo de la fuerza pública que otorga el Gobierno del Estado. 

Al respecto, externé que  el argumento me parecía una “vacilada”,  pues visiblemente de lo que se trataba  era de ganar tiempo para pasarle la granada a Mauricio Vila. ¿Por qué? ¿Será corrupción?

Hace unos días, se intentó clausurar la ilegal gasolinera, pero nuevamente lo impidieron sus trabajadores y de forma violenta, a grado que una empleada amenazó con quemar a los trabajadores del ayuntamiento con la bomba despachadora de gasolina. 

Luego, con la desfachatez de Alcapone, arrancaron los sellos de clausura que se colocaron, y hoy, como si nada hubiera sucedido,  la gasolinera continúa plácidamente funcionando sin un solo permiso, y no nos explicamos porqué Pemex continúasuministrándole combustible, a pesar que se le ha enviado a sus oficinas centrales  todo el proceso judicial. ¿Corrupción?

No son pepitas

Ante tal escenario, vecinos de varios rumbos se reunieron para puntualizar las acciones que tomarán para  impedir que en Mérida se imponga la “ley de la selva”, ya que esto es lo que representa la violenta amenaza hecha a empleados del ayuntamiento que solo cumplían con el trabajo de adherir los sellos de clausura de un negocio que no vende pepitas y cacahuates: expende combustible. 

Acentuaron que los hechos implican varios delitos que permanecen impunes, y que ante tan destacada arbitrariedad, deja de ser un tema que sólo le compete a una colonia; es  un asunto que le atañe a toda la sociedad, por lo que ya iniciaron un movimiento (al que me adhiero) que llegará hasta las últimas consecuencias. 

Sin duda, resulta evidente que han habido descomunales inconsistencias por parte de  las autoridades, y que la falta de acción de la policía se ha vuelto sospechosa. 

Curiosamente, se ha observado que las patrullas de la policía del estado se reabastecen de combustible en al menos una sucursal  de la compañía Megasur, (propiedad de Mario Medina Peniche) y dueña de esta ilegal gasolinera.

Algo que extrañamente nadie nos ha podido explicar, es que como es posible que una  gasolinera funcione de manera ilegal  por tanto tiempo, y ahora hasta se denel lujo de arrancar los sellos de clausura.Hay varios delitos de por medio, pero cuando ocurre una ruptura de sellos y el establecimiento continúa operando seincurre en flagrancia, y la autoridad tiene la obligación de proceder sin mayor trámite. 

Y todos nos preguntamos  por qué  tan excesivo y prepotente ostentación de impunidad. ¿Alguien los protege?  ¡Ojo!, el ayuntamiento posee un cuerpo policiaco del que debe apoyarse y los ciudadanos lo respaldaremos.Tiene toda la facultad legal para hacerlo. 

Aberración jurídica

Finalmente, como dato curioso, el magistrado Diego Barbosa (quien le ordenó al ayuntamiento que otorgase los permisos a la gasolinera de la colonia México),  ha sentenciado de manera favorable a muchas GASOLINERAS, y algo realmente difícil de entender sin ser suspicaz, es porqué emitió en diciembre una SUSPENSIÓN CAUTELAR para que ninguna autoridad pueda impedirle vender combustible, misma que ya le fue rebatida íntegramentepor un juez federal dejando sin efecto lo que muchos abogados clasifican de aberración jurídica. 

Estimado lector, pregúntese,¿aplica el “piensa mal y acertarás”? Algo que me resulta realmente incongruente, es por qué declaró  el magistrado que la gasolinera no es ilegal, entonces:¿cómo  puede ser legal un establecimiento que opera sin alguna licencia? A mi parecer, está enviando el pésimo  mensaje de “pásense las leyes por donde quieran y vivan en la ilegalidad”. 

Por su parte, la propietaria de la gasolinera, es la misma que en Progreso hace unos meses  utilizó encapuchados y armados con riflespara amedrentar a los vecinos. Pregunto ¿por qué las autoridades no han procedido? 

Mi correo es [email protected] y twitter @sergiogrosejan.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios