20 de Septiembre de 2018

Yucatán

Un médico yucateco fuera de serie

José Ricardo Sauri y Sauri fue considerado el padre de la alta cirugía moderna en Yucatán.

José Ricardo Sauri y Sauri realizó exitosamente muchas cirugías que no se habían intentado en Yucatán. (@sergiogrosjean)
José Ricardo Sauri y Sauri realizó exitosamente muchas cirugías que no se habían intentado en Yucatán. (@sergiogrosjean)
Compartir en Facebook Un médico yucateco fuera de serieCompartir en Twiiter Un médico yucateco fuera de serie

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Existen personajes a lo largo de nuestra historia  que han aportado a la sociedad un invaluable servicio, y  que por alguna olvidadiza razón nunca se les ha rendido un justo, por no decir justiciero homenaje, que a diferencia de perversos o controversiales individuos a quienes se les ha reconocido imponiendo un busto, o  acuñado su nombre en  centros deportivos, edificios etc., y ya ni citar alguno que otro alcalde o alcaldesa que ellos mismos, en funciones, mandan a imponer alguna calle a su nombre o, fabricar  pisos, techos o bancas  con su sello personal. 

Pero hablemos de lo bueno,  de lo digno, y de lo que hay que recordar, tal y como sería uno de estos fantásticos personajes en la historia de Yucatán de quien muy pocos han escuchado hablar, a pesar  de haber sido un  hombre que realizó una obra  admirada y que  logró derramar el beneficio de su encandilada caridad en tan gran escala; famoso en su época por sus geniales habilidades y por los notables éxitos que alcanzó, ese fue el médico José Ricardo Sauri y Sauri, quien  vio por primera vez la luz en Tizimín, Yucatán en el año de 1844,  y murió en 1930 en Mérida. 

Este personaje, a quien por cierto, se le consideró desde hace más de un siglo como el padre de la alta cirugía moderna en nuestro estado, fue un hombre excepcional, ya que realizó muchas  operaciones que nunca se habían siquiera intentado en Yucatán, pero lo más  interesante del asunto, es que fueron intervenciones de diversa índole, como por ejemplo:  la primera persona que comenzó a operar asépticamente en Yucatán fue él, y la paciente fue Candelaria Pinelo Pérez, a la que intervino por histerectomía abdominal. 

La lista de operaciones con éxito por primera  vez es extensa, como por ejemplo la de uretrotomía, la histerectomía vaginal con curación, la laparotomías, la operación de keilotomía por hernia umbilical estrangulada, la operación de keilotomía  por hernia inguinal o crural; de trépano en el cráneo y con curación, de Pterigion, de ovariotomía y con curación, de enuclenación ocular de un lado con curación, la primera operación de catarata senil con anestesia de cocaína  y con buen éxito, la primera de coroidítis serosa (glaucoma); la primera vez que reestableció el color de la córnea con tinta china  después de una operación de iridectomía (pupila artificial) y con éxito en Yucatán estuvo en sus manos. 

También, en uno de sus múltiples viajes a Europa trajo  la primera jeringa de “pravaz” para inyecciones hipodérmicas  en Yucatán, usándola al llegar en su madre que padecía un extremo dolor en el rostro. De la misma forma, la primera anestesia general por cloruro de etilo y con buen éxito la realizó este galeno, y así mismo, fue  el primer médico cirujano que recetó en idioma castellano, sin abreviaturas y utilizando el sistema métrico decimal.

De acuerdo a la crónica del también  destacado  médico Juan Miró, quien vivió en la misma época del galeno José Ricardo  Sauri y Sauri,  la primera casa de salud particular, no sólo en Yucatán, sino  en México, la instauró este último en la calle 53 #365, inaugurada en uno de los primeros días de febrero de 1894,  cortado el listón  un poco antes de la primera operación antiséptica. Esta casa de salud, cerró el 1 de mayo de 1900. 

El Dr. Sauri  se graduó  en medicina y cirugía en la facultad de parís en 1868, además de estudiar en Bellevue, NY. En 1878  fue nombrado catedrático de la escuela de medicina, cirugía y farmacia del estado de Yucatán. Él estuvo en la conformación de la primera agrupación de médicos y  farmacéuticos del estado de Yucatán, y uno de los que desde la primera hora prestó su cooperación para darle vida a la hija querida de sus ilusiones (como dijo en su momento un colega suyo el Dr. Carrancá y Trujillo),  fundando la primera revista médica que se llamó “La Emulación”.

Algo elemental que me gustaría citar y que es admirable, sobre todo en estos tiempos difíciles,  es que cuando el cirujano llegó a vivir a Mérida luego de realizar sus estudios, comenzó a servir consultas en su casa y de manera gratuita, y eso  fue algo que nunca olvidó,  pues a lo largo de su larga y fructífera  vida hizo exactamente lo mismo: ayudar a los necesitados, sean ricos, o pobres que no pudieran pagar. Por fortuna, tengo la suerte  de conocer a varios médicos que imitan su ejemplo, y eso es digno de todo nuestro respeto y agradecimiento ¡Felicidades a estos grandes seres humanos! 

Mi correo es [email protected] y twitter @sergiogrosjean

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios