18 de Septiembre de 2018

Yucatán

El Ilustrador: Gasolineras en la Catedral y colonia México

Al parecer habría 'mano nengra' entre la mal cimentada negativa del ayuntamiento a la gasolinera de Mario Peniche y el laudo a favor del Tribunal.

Hasta la catedral de Mérida tuvo su estación de servicio, cono da fe a foto de don Manuel Zavala. (Sergio Grosjean/SIPSE)
Hasta la catedral de Mérida tuvo su estación de servicio, cono da fe a foto de don Manuel Zavala. (Sergio Grosjean/SIPSE)
Compartir en Facebook El Ilustrador: Gasolineras en la Catedral y colonia México Compartir en Twiiter El Ilustrador: Gasolineras en la Catedral y colonia México

Sergio Grosjean/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Aunque increíble nos parezca, hace alrededor de un siglo hubo a las puertas de la catedral una gasolinera -tal y como lo demuestra la foto que nos obsequió nuestro amigo Manuel Zavala-, y ahora, aunque también nos sorprenda, instauran una gasolinera en plena zona residencial de la colonia México.

El lunes pasado comentamos este último caso, y explicamos que el mismo alcalde expuso que el ayuntamiento negó el permiso para su erección, pero el artífice de tal obra, Mario Medina Peníche, simplemente recurrió al Tribunal de Justicia Electoral y Administración, y en un abrir y cerrar de ojos obtuvo el fallo a su favor.

Como recordaremos, hasta hace algunos años que se encontraba en funciones el magistrado Vicente Tun Velázquez, eran evidentes las artimañas aplicadas a favor de los empresarios gasolineros, ¡y pregúntenme quién era el ganón! pues hoy ya goza de una maravillosa jubilación y con miles de escudos en la bolsa rascándose el “tuch”. 

Pero por lo que veo, la situación es una tradición que no ha cambiado mucho, pues según nos informó gente versada en el tema, la fórmula es simple: el interesado le presenta su proyecto al ayuntamiento y este niega el permiso sin fundamentos sólidos, por lo que el empresario recurre al Tribunal de Justicia Electoral y Administrativa para lograr su objetivo. Así de simple. 

Por obviedad, todo parece indicar que esto no es gratis, y aunque no podemos comprobarlo -de la misma forma que tampoco podemos comprobar que las credenciales de elector se rentan en las elecciones-, es “vox populi” que la tajada se divide entre ambos, es decir; uno entrega la negativa mal integrada y el otro gustoso la otorga. Y si “Pitágoras no se equivoca” hay más de uno beneficiado. Nos hablan de algunos millones por cada gasolinera.

La corrupción siempre ha existido y difícil excluirla de la idiosincrasia del mexicano, pero ya tales grados de desfachatez son peligrosos pues nos llevan a extremos, y si no me creen observen al vecino estado de Quintana Roo, donde así comenzaron y ahora los malhechores cobran derecho de piso a cambio de tu vida. En el norte del país así dieron sus primeros pasos y ahora vean cómo andan los pobres.

Record Guinnes en construcción 

Pero regresando a la ciudad de Mérida, ante tales irregularidades en la obtención de los permisos de esa nefasta gasolinera, y a sabiendas que los vecinos se han organizando, el propietario ha obtenido sin duda un nuevo record Guiness pues ha logrado erigir su negocio a una velocidad nunca vista, a tal grado, que decenas de obreros trabajan las 24 horas todos los días incluso jueves y viernes Santo. 

Muchos de nuestros amables lectores pueden decir que exagero, pero les pregunto: si a ustedes les implantaran un edificio de ese tipo a espaldas de su hogar, que sin duda les cortará la circulación de aire debido al enorme muro que lo circunda ¿les gustaría? ¿Se les antojaría escuchar las 24 horas de cada día de su vida el incesante ruido de camiones, motos, coches y tráfico que llega de otros rumbos a cargar gasolina? Y que me dicen de los contaminantes que expiden esas máquinas.

También, ¿se les apetecería oír el incesante rugido de los enormes camiones que descargan combustible hasta en las madrugadas? A esto, le podemos agregar el problema vial que se generará, y esto es sin considerar que en un futuro podrían haber fugas de gasolina que concluirán en el manto freático, y cuando lo reportes, posiblemente protección civil en vez de buscar las causas, te saldrá con una vacilada como en el caso de la iglesia de monjas, donde a pesar que apesta terriblemente a hidrocarburos, aseguran que es una bacteria; obviamente sin decir de que bacteria se trata ni con que método obtuvieron tal muestra.  

En fin, ojalá y Renán Barrera Concha revise el asunto así como la conducta y maniobra de su personal; accione y no decepcione, ya que el ayuntamiento hasta ahora tiene fórmulas para impedir semejante atropello. 

Mi correo es [email protected] y twitter @sergiogrosjean.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios