15 de Agosto de 2018

Yucatán

El policía que 'leyó' el libro maldito

El Necronomicón es un libro de saberes arcanos y magia ritual cuya lectura provoca la locura y la muerte.

Una de las tantas ediciones del libro del Necronomicón. (Jorge Moreno/SIPSE)
Una de las tantas ediciones del libro del Necronomicón. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook El policía que 'leyó' el <i>libro maldito</i>Compartir en Twiiter El policía que 'leyó' el <i>libro maldito</i>

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Hace unos días, un policía estatal me platicó que uno de sus compañeros leyó hace tiempo un “libro maldito” y que casi queda loco debido a que había hecho invocaciones demoniacas:

“Mi compañero siempre le ha gustado las ciencias ocultas, tenía en casa de sus papás varios libros medio raros, pero dice que uno en especial le había causado un trastorno que por casi una semana lo dejó mal”.

Al preguntarle el nombre del libro, no lo recordó de momento, pero tras mandar un mensaje vía celular a otro de sus compañeros que estaban enterados del caso, de inmediato le contestó: se trataba del libro “Necronomicón”.

El Necronomicón es un grimorio (libro mágico) ficticio ideado por el escritor estadounidense H. P. Lovecraft, uno de los maestros de la literatura de terror y ciencia ficción. Es mencionado por primera vez en el cuento The hound (El sabueso, 1922).

Se atribuye la autoría al “árabe loco” Abdul Alhazred, y el libro también es mencionado por otros autores del círculo lovecraftiano, como August Derleth o Clark Ashton Smith. Desde entonces, el libro ficticio ha inspirado la publicación de diversas obras de igual título.

El significado de la palabra “Necronomicón” (está escrito en griego) traducido al español sería: “el libro que contiene lo relativo a las leyes de los muertos".

Según H.P. Lovecraft, el Necronomicón es un libro de saberes arcanos y magia ritual cuya lectura provoca la locura y la muerte. Pueden hallarse en él fórmulas olvidadas que permiten contactar con unas entidades sobrenaturales de un inmenso poder y despertarlas de su letargo para que se apoderen del mundo, que ya una vez fue suyo.

El Necronomicón ha dado pie a grandes confusiones; hay sitios de internet que pretenden develar sus misterios

También cuenta que hacia el año 950 fue traducido al griego por Theodorus Philetas y adoptó el título actual griego: Necronomicón. Tuvo una rápida difusión entre los filósofos y hombres de ciencia de la baja Edad Media.

Sin embargo, los horrendos sucesos que se producían en torno al libro hicieron que la Iglesia Católica lo condenara en el año 1050.

En 1228, Olaus Wormius tradujo el libro al latín, en la que es la versión más famosa, pues (siempre según la ficción lovecraftiana) aún quedan algunos ejemplares de ella, mientras que los originales árabe y griego se creen perdidos.

Sobre el carácter ficticio del libro, Lovecraft escribió lo siguiente: “Ahora bien, sobre los libros terribles y prohibidos, me fuerzan a decir que la mayoría de ellos son puramente imaginarios. Nunca existió ningún Abdul Alhazred o el Necronomicón, porque inventé estos nombres yo mismo”. 

Tanto éxito tuvo el libro que muchos creen efectivamente en su existencia de tal libro y se han dado casos de sujetos estafados al comprar los supuestos "originales" del Necronomicón.

Sin lugar a dudas, este libro tiene la fama de dar pie a las más grandes confusiones. Se pueden encontrar páginas en internet que pretenden develar sus misterios y hasta lugares donde se ofrece a la venta. Es frecuente que se cometan estafas al salir a la venta réplicas de "ejemplares del Necronomicón".

Hasta este momento, seguramente usted, amigo lector, estará pensando que el policía que “leyó” el Necronomicón solo “cuenteó” al policía que entrevisté, sin embargo déjeme decirle que muy probable que sí le haya ocurrido todo lo que mencionó, ¿cómo es posible?

Resulta que desde hace varios años, personas dedicadas a la brujería e incluso integrantes de al menos dos sectas satánicas han escrito libros con sus hechizos y conjuros, y aprovechando la confusión, los han publicado bajo el nombre de “Necronomicón”, y entonces, personas a quienes les gustan las ciencias ocultas al verlo suponen que es el de Lovercraft y al leerlo y hacer los conjuros no imaginan el peligro en el cual se están metiendo.

De hecho, he visto algunos ejemplares de estos en ferias de libros, bazares de cosas antiguas y en una ocasión incluso en una librería y he confirmado que sí hay rituales satánicos y oscuros en sus páginas.

Por lo tanto, es muy posible que lo que leyó el policía sí le haya ocasionado el trauma que menciona.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios