18 de Octubre de 2018

Yucatán

El 'troll' que no se quería ir

Cuando se percataron de que el mítico ser escandinavo era la causa de varios problemas en la casa, trataron de deshacerse de él, con muy poca suerte.

Un troll idéntico a este fue el que tenía don Buenaventura en casa de sus papás. (Jorge Moreno/SIPSE)
Un troll idéntico a este fue el que tenía don Buenaventura en casa de sus papás. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook El 'troll' que no se quería irCompartir en Twiiter El 'troll' que no se quería ir

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- Reanudamos nuestros temas acostumbrados en esta sección de “Enigmas” y toca turno a las “Historias para no dormir” de los lectores, así que damos pie a la carta que nos mandó el señor Buenaventura Martínez Zubieta, de la ciudad de Mérida.

“Quiero comentar que soy asiduo lector de esta sección y animado por mi esposa les envío mi historia paranormal, la cual proviene de la ciudad de Villahermosa, Tabasco, de donde soy originario, aunque radico en Mérida desde hace más de 25 años, pues aquí conocí a la que ahora es mi esposa y me quedé en la ciudad blanca.

“Cuando yo estaba en Tabasco, mi hermano mayor tenía 19 años de edad, me llevaba dos. Un día llegó a la casa con un duende o troll, que supuestamente se había encontrado en la calle, estaba muy bonito, parecía casi nuevo y aunque a mis hermanitas y a mis papás les daba miedo, no le dieron mucha importancia.

“Lo que nos empezó a llamar la atención fue que, con el paso de los días, mi hermano ya casi no salía de la casa (practicaba el ciclismo acrobático y como estábamos de vacaciones casi todo el día se las pasaba en el parque con sus amigos), por el contrario, cuando pasaba cerca de la puerta de su cuarto escuchaba que hablaba con alguien, pero era raro porque no teníamos teléfono en la casa y aún no existían los celulares.

"Un día entré a su cuarto para que me devolviera una playera que le había prestado y mientras la buscaba en su armario me acerqué al duende y lo quise tocar sólo por curiosidad, pero mi hermano me vio y gritó como energúmeno y me dijo que no lo tocara, jamás lo había visto así de alterado y le dije que no iba a hacerle nada malo.

“La situación empeoró hasta que mis papás, al ver que su comportamiento ante el duende era como si venerara a un santo (le prendía veladoras, le ponía comida, agua, licor, etc.), decidieron tirarlo, así sin más, pues mi papá era de pocas palabras y de acciones tomar.

“Increíblemente, el mismo día en que tiraron el duende (envuelto en papel períodico) en el bote de la basura que estaba en la calle, éste apareció de nuevo en el cuarto de mi hermano, lo que era imposible pues él ni se encontraba ahí.

Directo al monte

“Mi papá de nuevo agarró al duende y se lo llevó a un parque que estaba junto a un monte, dijo que lo iba a dejar ahí, pero decidió alejarse más para tirarlo monte adentro.

“Cuando regresó, tenía una cara de susto que jamás habíamos visto, pero no nos quiso decir nada; extrañamente mi hermano reaccionó indiferente cuando entró a su cuarto y no vio al duende, quedó un poco retraído, pero ni siquiera preguntó por él.

“Pasaron los años, yo vine a trabajar y a radicar a Mérida y el asunto quedó medio olvidado, hasta que hace más o menos ocho años, en un programa de televisión vi el caso de un duende que se movió sólo, de hecho le llamaban ‘troll’, me llamó la atención porque era idéntico al de mi hermano y así me enteré que éstos, si están trabajados, pueden ser malos.

“Poco después de eso hablé con mi papá, le recordé de aquel duende que tenía mi hermano y fue así que me confesó todo, pues me dijo que cuando lo fue a tirar logró ver cómo movía sus ojos, lo hizo en tres ocasiones y cuando estaba a punto de tirarlo al monte sintió que se le aferraban las manos del duende a su brazo, como si no quisiera que lo dejaran ahí.

“Yo conozco bien a mi papá y sé que es verdad lo que me dijo, jamás inventaría algo así y además, como fue militar, está acostumbrado a ver cosas raras sin sugestionarse. Bueno, eso es todo en cuanto a mi historia paranormal, espero que sea del agrado de los lectores”.

Cierre del Museo

Por otra parte, les recuerdo que faltan pocos días para que cierre el Museo Paranormal de Mérida, donde podrán observar 90 objetos paranormales auténticos así como la historia de cada uno de ellos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios