18 de Diciembre de 2018

Yucatán

Retroceso hacia la informalidad en Yucatán

Hoy 64 de cada 100 trabajadores son ilegales, mientras que el año pasado eran 62; la Coparmex lo atribuye a la nueva miscelánea fiscal.

Hoy Yucatán está por arriba de la media nacional en cuanto a comercio ilegal. (Milenio Novedades)
Hoy Yucatán está por arriba de la media nacional en cuanto a comercio ilegal. (Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Retroceso hacia la informalidad en YucatánCompartir en Twiiter Retroceso hacia la informalidad en Yucatán


Jaime Tetzpa/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Al cierre del primer trimestre del año, Yucatán registra un incremento en la economía informal, ya que 64 de cada 100 trabajadores está en la ilegalidad, mientras que en el mismo período del año pasado, el índice era 62 por cada 100, declaró ayer Nicolás Madáhuar Bohem, dirigente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex). 

Detalló que estudios realizados por la Coparmex, con base en la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi, arrojaron que la población económicamente activa en Yucatán es de 983 mil 341 personas, de las cuales 349 mil 86 están en la economía formal, mientras que 634 mil 255, en la informal. Es decir, el 64.5 por ciento.

Subrayó que, de acuerdo con el Inegi, la media nacional es de 59 por ciento, mientras que en la entidad alcanzó el 64.5 por ciento. 

Agregó que, en ese sentido, la carga impositiva frenan la actividad económica de modo que las expectativas de crecimiento en términos reales no superan ni el uno por ciento en comparación con el año pasado. 

“Si hoy 64 de cada 100 personas trabajan en la economía informal el problema es grave porque el dinero da vueltas pero no genera riqueza”, recalcó.

Afectación por desaparición de Repecos

De acuerdo con Madáhuar Cámara, la miscelánea fiscal genera más informalidad en la economía debido a la desaparición del Régimen de Pequeños Contribuyentes (Repecos), pues si bien resultaba en alguna medida complicado, el comercio establecido cumplía cabalmente con el pago de sus impuestos.

“En cambio ahora, el pequeño comerciante que forma parte del Régimen de Incorporación Fiscal, se encuentra con que resulta caro, complejo y para cumplir con sus obligaciones tributarias tiene que invertir en la contratación de personal especializado, como es el caso de contadores públicos”, agregó.

Comentó que muchos microempresarios, que anteriormente generaban empleos, optaron por dejar lo que estaban haciendo porque ya no es negocio y traducido de otra forma, se convirtió en un incentivo para pasar a la informalidad.

Atribuyó esa situación al impacto de la miscelánea fiscal, que ocasionó un menor consumo de productos y servicios, debido a la pérdida del poder adquisitivo, mientras que el sector empresarial paga más impuestos.

Señaló que es palpable la caída en el consumo de productos y servicios porque la economía es débil, y al corte del mes de abril, muchas empresas han resentido un impacto severo en su facturación.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios