16 de Noviembre de 2018

Yucatán

'Con Stamina queremos reducir la posibilidad de fracaso'

Cada año el ingeniero químico industrial Elías Franco lanza una convocatoria, capta proyectos, premia y vincula con inversionistas.

Elías Franco Manzanilla, ingeniero químico industrial de profesión, un emprendedor e innovador. (José Acosta/Milenio Novedades)
Elías Franco Manzanilla, ingeniero químico industrial de profesión, un emprendedor e innovador. (José Acosta/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook 'Con Stamina queremos reducir la posibilidad de fracaso'Compartir en Twiiter 'Con Stamina queremos reducir la posibilidad de fracaso'

Cecilia Ricardez/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Elías Franco Manzanilla, ingeniero químico industrial de profesión, encontró en la innovación su pasión por emprender sin limitarse a un sector y buscar proyectos de alto impacto, que no solo generen valor económico sino desarrollo en la sociedad.

De esta manera adquirió experiencia en servicios de alimento, en el sector inmobiliario, hasta la función pública, para después construir un camino hacia Stamina Business Acelerator, una aceleradora que fundó a partir de detectar la necesidad de crear una generación de emprendedores con ideas de negocio fortalecidas para competir desde nivel local hasta global, con el fin de crear a los empresarios del mañana que beneficiarán diferentes sectores de la sociedad.

Con este enfoque cada año lanza una convocatoria para captar proyectos, premiar el mejor y vincular con inversionistas a los que tengan más potencial. En las dos ediciones ha realizado el trabajo en coordinación con la Universidad Autónoma de Yucatán. 

¿Por qué apostar en un proyecto de aceleración?

Mis grandes pasiones siempre han sido los negocios y la política, y en esos dos ámbitos me he movido. En el 2012 cuando terminé mi rol como funcionario público, mi reflexión fue y ahora qué voy hacer, siempre me caractericé por ahorrar bastante, y por invertir, especialmente en el tema inmobiliario desde hace 10 años y me ha ido bien, no obstante mi pasión del tema de tecnología, innovación y emprendimiento siempre estuvieron presentes, y también tienen que ver con mi formación, tengo una maestría en innovación por el Tecnológico de Monterrey, entonces lo que siguió a mi etapa en la función pública, fue abrir el baúl de las ideas y evalué cuál era la mejor para el momento que se vivía en México.

Entonces detecté que había un hueco enorme de lo que había aprendido y lo que las incubadoras estaban haciendo. Yo nunca quise abordar el emprendimiento desde lo tradicional, mi enfoque fue siempre por el tema tecnológico e innovación, allí fue donde encontré un área de oportunidad, especialmente en el tema de aceleración. 

Comencé a trabajar en una metodología, en tanto me fui a trabajar a Jalisco y posteriormente por cuestiones personales regresé y comencé a consolidad mi idea, incluso la reformé porque inició como un diplomado de innovación y fue evolucionando para ofrecer un servicio completo, un modelo en el que conjugaran los mejores actores y herramientas. En este panorama se crea Stamina desde enfoque de inseminación es vez de incubación, en el que se trabaja con el emprendedor desde el por qué quiere emprender, por qué dedicar los próximos 10 años de labor a su idea, si realmente va a generar valor, si crecerá más que otras industrias, etc. 

¿Cómo fue el proceso de emprender Stamina?

Luego de consolidar la metodología, comenzamos el acercamiento con la Universidad Autónoma de Yucatán,  y encontramos afinidad con el rector José de Jesús Williams, quien tiene una visión amplia del emprendimiento y con ellos lanzamos la primera convocatoria de aceleración de negocios  con éxito y esta semana lanzamos la segunda completamente reestructurada en la que además de incluir a los estudiantes y maestros, se abre la posibilidad de participación  de los egresados.Yo soy universitario, ingeniero químico industrial de la Uady. 

Con nuestro modelo, resolvemos una carencia que encontramos en incubadoras, donde los instructores que orientaban nunca han emprendido, esto con el fin de crear una generación de emprendedores de alto impacto, y un negocio con este enfoque es el que no sólo genera valor económico sino valor a la sociedad en diferentes sectores tema de pobreza, ecológico, salud, vivienda, etc.

Stamina es un acto que se suma a lo que ya existe, complementa lo que hay, para dar un mapa de oportunidades a los emprendedores y con acciones concretas y calendarizadas para que aprovechen realmente el año.

La metodología está aprobada por el Instituto Nacional del Emprendedor, porque queremos impactar en el desarrollo del estado, para crear empleos e incursionar en la industria de los role model (modelos de éxito) para que en vez de admirar exponentes de otros países, tengan como modelos a personas de aquí que han logrado el éxito.

¿Cómo fondeaste tu idea?

En el tema de Stamina, pude  solventarla por el producto de mi trabajo en las inversiones en el sector inmobiliario y fue con dinero propio.

Antes tuve experiencia en otros negocios en los que fallé, hay que decirlo, fui de los primeros en manejar el concepto de foodtruck con ventas de baguettes, en ese, hice todo lo que no tenía que hacer. No cumplí con el dicho de: “el que tenga tienda que la atienda…” no estuve en el negocio, me afectó el tema de la licencia porque no existía una figura legal en el Ayuntamiento para este tipo de comercio y era difícil operar, tuve problemas con el recurso humano, con la sociedad, hubo mucha inversión, no investigué antes y me aventé a probar, sin pensar en lo que había aprendido, y aún duró dos años hasta que nos cansó el negocio.

El punto es que aprendí con esto, porque perdí dinero, tiempo y socio, en su momento pensé que era la mejor idea del mundo y luego me enfoqué más al sector inmobiliario, pero con la formación que me dejó la experiencia. Entonces con Stamina quereremos reducir la posibilidad de fracaso, en especial en las startups tecnológicas. 

Para sus convocatorias cuentan con el apoyo de la Fundación para Exponenciar la Innovación en México (FEINNOVA). 

¿Cómo fue tu introducción al mercado yucateco?

No fue fácil, yo vendía mi proyecto como algo distinto y provocó un apetito por probar lo nuevo. Donde especificaba que no hablaríamos de administración,  porque no se puede si aún no se tiene un negocio que administrar, lo importante es desarrollarlo, Stamina es una aceleradora en fase de concepto y prototipo, ayudamos a que nazca fuerte el negocio.

Es una agencia de innovación dedicada al entrenamiento, consultoría, aceleración y fondeo de empresas e ideas innovadoras

¿Cuál consideras que es tu valor diferenciador?

Rompemos con las fórmulas tradicionales, no es que seamos competencias, sino ofrecemos algo diferente, tenemos otro nicho de mercado. Los objetivos son: generar nuevas empresas que compitan con valor diferencial, que destaquen en sectores económicos a través de la innovación y la tecnología, entrenar emprendedores con visión global y fomentar el emprendimiento serial.

¿Cuáles son los siguientes pasos de Stamina?

Estamos trabajando en nuestro propio modelo para escalar, además de Mérida, abriremos otra oficina en Nayarit, entraremos en unos meses. El año pasado viajamos a Silicon Valley para generar aliados y tirar puentes, para vincular los proyectos de aquí, que tengan todo el potencial para crecer.

¿Qué consejos puedes compartir con los emprendedores?

El emprendedor no debe de ver al emprendimiento como una opción B, sino como una opción de vida. Hay riesgos, la competencia es cada vez mayor, pero ahí viene lo interesante: innovar, si lo haces te diferencias.  También es importante elegir un buen socio, ahí la clave es la comunicación, no debe haber espacio para la suposición. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios