21 de Septiembre de 2018

Yucatán

Café y pipas, de 'hobby' a negocio

La combinación de sus raíces con su pasión por emprender, llevaron a Jaim Gritzwesky Camhi a fundar un concepto diferente de cafetería.

Jaim Gritzwesky Camhi es gresado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán. (Luis Pérez/SIPSE)
Jaim Gritzwesky Camhi es gresado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán. (Luis Pérez/SIPSE)
Compartir en Facebook Café y pipas, de 'hobby' a negocioCompartir en Twiiter Café y pipas, de 'hobby' a negocio

Cecilia Ricárdez/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- La combinación de sus raíces con su pasión por emprender, ofrecer negocios con valor agregado y desarrollar nuevas habilidades llevaron al joven de descendencia judía Jaim Gritzwesky Camhi a fundar un concepto de cafetería, basada en café, postres y alimentos turcos. 

Egresado de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Autónoma de Yucatán, el joven logró abrir un espacio en el que se sincretizaran (unieran) varias culturas, además de convertirlo, una vez a la semana, en el club de emprendedores y de fotografía, para lograr un vínculo sólido con los intregrantes.

Su negocio, ubicado en plaza Cantaritos, en Francisco de Montejo, lo bautizó con el nombre Tov Café, derivado de la expresión en hebreo “Mazel tov”, que significa: buena suerte. 

¿Por qué iniciar un negocio de este giro?
Desde el primer semestre de la carrera he trabajado. Hace tres años y medio, en un viaje, conocí a un vendedor de hookas (pipas para fumar, especialmente tabaco o sustituto del mismo en distintos sabores o plantas sin nicotina) y me ofreció ser distribuidor, ahí comencé abasteciendo a restaurantes, bares, antros y hacía activaciones. 

Jaim Gritzwesky Camhi vio una oportunidad al ver que en Mérida casi no se maneja el café turco

En ese momento lo veía como un hobby, pero luego de una clase en la Facultad de Contaduría y Administración de la Uady me dispuse a tomar el negocio con seriedad. 

Luego tuve una oficina de bienes raíces, lo dejé y ahí mismo abrí un salón de hooka, paralelamente lancé una marca de café turco con todas las pruebas necesarias y sumándole diferentes sabores como valor agregado y se vendía bien. 

En ese tiempo me llegó la notificación de un crédito pre autorizado y lo tomé, siempre tuve el sueño de tener una cafetería y ésta era la oportunidad, así conjunté la experiencia previa. 

¿Cuál consideras la ventaja competitiva de tu proyecto?
La atención, me encanta que la gente se sienta a gusto y se vaya complacida, les damos la libertad de mover los muebles a su gusto para que estén cómodos y ofrecemos espacios como el rincón cultural para que tomen algún libro, revista o juego para disfrutar mientras están en la cafetería, incluso pueden tocar la guitarra que colocamos en ese espacio para aquellos músicos que quieren hacer una noche bohemia espontánea.

¿Cómo elegiste la orientación del menú? 
Vengo de familia judía y el café y dulces turcos son parte de mi vida, además detecté que en Mérida casi no se maneja el café turco, entonces ahí encontré una oportunidad. 

El menú completo lo decido, incluso yo lo preparo y todo lo aprendí primero a través de información en internet, por consejos de mi abuela y de asesorarme con profesionales y amigos chefs, siempre he sido autodidacta y me apoyo también de 'San Google'; me gusta mucho leer, aprender, equivocarme. 

Actualmente toda nuestra oferta de cafés, son con base a café turco.   

¿Qué estrategias desarrollas para posicionar tu negocio frente a la competencia?
Promoción en redes sociales, interacción y la atención a través de los grupos que fundé a partir de una afición propia, de allí surgió el club de fotografía y el de EmpreRed para fomentar el emprededurismo, hablar de negocios y desarrollar ideas para llevarlas a la realidad, actualmente estamos afinando un proyecto que pronto daremos a conocer. 

Con los amantes de la fotografía, estamos armando salidas para tomar imágenes, conocer nuevos lugares y vivir una experiencia en grupo interesante. 

Tenemos cuentas en Facebook, Twitter, Pinterest, Instagram y tengo un Blog llamado “Emprendedor ejecutivo y sus casos de la vida real”.

¿Cuál es la importancia de estar en el marco de la ley desde que nace un negocio?
Es importante, da tranquilidad porque está todo en orden, además te obliga a estar atento de todo como ahora con la reforma hacendaria y financiera porque todo cambia y los que estábamos en un esquema ya estamos en automático en otro. 

Todos esos aspectos hay que tomarlos en cuenta en el negocio para que no te agarren desprevenido.

¿Qué retos enfrentas como empresario?
El más difícil hasta el momento es la solvencia económica porque hay temporadas diferentes, el estrés es fuerte que hasta se me bajan las defensas.

En un inicio no tenía empleados y tenía que hacer todo, pero poco a poco aprendí a delegar y el tema económico sigue siendo un reto.

¿El factor joven, cómo ha influido en tu negocio?
Ha sido positivo porque a pesar de mi edad tengo varios años en el tema, aprendí a negociar y me gusta emprender, no tengo miedo, si tengo la oportunidad y se necesita iniciar algún proyecto me apunto.

¿En tu creciente carrera empresarial, qué lecciones has aprendido hasta el momento?
A no tener miedo y aprender en el proceso. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios