23 de Septiembre de 2018

Yucatán

Ovnis propician accidentes en carreteras de Yucatán

Un automovilista y un motociclista narran experiencias con luces brillantes que aparecen y desaparecen en su trayectoria.

Hay ovnis que por su potente luz han ocasionado accidentes carreteros en Yucatán. Uno de ellos ocurrió hace cinco años en la vía Tizimín-Calotmul. (elpopular.pe/Foto de contexto)
Hay ovnis que por su potente luz han ocasionado accidentes carreteros en Yucatán. Uno de ellos ocurrió hace cinco años en la vía Tizimín-Calotmul. (elpopular.pe/Foto de contexto)
Compartir en Facebook Ovnis propician accidentes en carreteras de YucatánCompartir en Twiiter Ovnis propician accidentes en carreteras de Yucatán

Jorge Moreno/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Por extraño que pudiera parecer, un automovilista yucateco afirma haberse salido de la carretera Tizimín-Calotmul al ver frente a él un Ovni con una luz muy potente que le cegó e hizo que diera un “volantazo”.

Esto ocurrió hace cinco años y apenas hace unos días pudo contar públicamente esa inverosímil situación el señor Héctor Garrido Poot, oriundo de la ciudad de Mérida. Esto fue lo que relató:

“En ese entonces viajaba una vez a la semana al oriente del estado a vender productos de limpieza; aquella ocasión recuerdo bien que era un martes cerca de las nueve de la noche, me dirigía a Calotmul cuando de pronto vi a lo lejos frente a mí una luz potente, pensé que era un tráiler, sin embargo, en un instante ya estaba frente a mí y fue tanta la luz que tuve que dar un volantazo; lo único que recuerdo es que conforme se acercaba se elevaba, no emitía ningún ruido”, dijo.

“Por fortuna no me fui a una hondonada ni le pasó nada a mi vehículo, pues conducía despacio. Tardé semanas en decirlo porque sabía que nadie me creería; de hecho eso ocurrió, ni mi esposa ni mis familiares me creyeron, fue hasta ahora que decidí hablar públicamente aunque sé que quizá nadie me creerá”, finalizó.

Caso similar

Cabe mencionar que este no es el único caso al respecto, en el año 2013 publicamos un hecho similar que le ocurrió a un motociclista en la carretera Tixkokob-Tixpéual en el año 2012. A continuación, su narración:

“Me animé a escribir lo que estoy a punto de relatar debido a que leí en el periódico De Peso otras experiencias parecidas de un avistamiento ovni. Recuerdo bien esa experiencia como si fuera ayer; incluso a veces pienso que algún día me podría suceder de nuevo.

“Comencé a laborar hace como dos años y medio en una empresa como gestor de cobranza; mi horario era de 9 am a 9 pm. Recuerdo que era un miércoles; ese día se me había hecho tarde para ir a cobrar y debía regresar a Mérida antes de las nueve de la noche, ya que me encontraba en Tixkokob.

“Manejaba a toda prisa mi moto, recuerdo que puse mis audífonos para hacer menos pesado el viaje. Me estaba retirando de Tixkokob y justo antes de entrar a Tixpéual, de pronto vi detrás de mí un resplandor; pensé que se trataba de un tráiler o un mototaxi, ya que estos últimos acostumbran utilizar luces altas para evitar ser atropellados.

“Miré por mi retrovisor, pero el resplandor de la luz era tan fuerte que no permitía ver nada, además traía mis audífonos por lo que tampoco oía nada. Me orillé lo más que pude al acotamiento para que pasara, pero grande fue mi sorpresa al ver que en vez de rebasarme desapareció. Vi de nuevo en mi retrovisor y ya no había nada.

“Cuando puse la mirada enfrente me di cuenta de que estaba yo a punto de pasar las vías del tren que están a las afueras de Tixpéual, y vi que sobre las vías estaba de nuevo esa luz, lo primero que se me vino a la mente fue que era el tren que estaba pasando, por lo que mi reacción fue frenar de golpe, lo que hizo que la moto derrapara.

“Obviamente terminé todo raspado, enseguida me levanté y me percaté de que la luz de nueva cuenta no estaba;  lejos de pensar en que era un ovni creí que lo que pasó que que el tren iba rápido y qué bueno que frené porque si no, me hubiera aplastado. Me quité el casco y los audífonos y fui a recoger mi moto, la cual estaba del otro lado de la carretera, pero cuando me paré en medio de las vías me di cuenta de que esa luz estaba ahí estática, sin moverse, como si me estuviera observando. No sé cuánto tiempo me quedé congelado sin poder reaccionar y sin moverme, sólo recuerdo que corrí hacia mi moto y la arranqué como pude, ya que había tirado mucha gasolina y estaba muy destruida, aceleré y no paré sino hasta llegar a Mérida.

“Cuando llegué a mi casa eran las diez de la noche y grande fue mi sorpresa al ver mi brazo lleno de sangre y mis pantalones rotos por el derrapón. Mi mamá me preguntó qué me había pasado y le conté, pero no me creyó. La moto fue declarada pérdida total, cuando me preguntaron cómo había pasado, les dije y todo mundo se rió de mí, decían que de seguro choqué estando borracho y que por eso había inventado semejante historia, se burlaron tanto que mejor decidí callar.

"Actualmente ya no trabajo ahí, renuncié a los seis meses de lo ocurrido pero me pidieron no hablar de nada de eso con ningún medio, hoy casi un año después decido contarlo porque estoy seguro de que hay mucha gente que como yo no se atreve a decir nada por temor a ser tachados de borrachos o locos”.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios