17 de Octubre de 2018

Yucatán

Convento de Izamal fue construido por indígenas 'hipnotizados'

La magia de la famosa leyenda de 'El flautista de Hamelin' pudo haber sido utilizada en tierras mayas.

El convento de San Antonio de Padua, el cual pudo haber sido construido por indígenas hipnotizados para trabajar gratis, según una versión. (Archivo/ Milenio Novedades)
El convento de San Antonio de Padua, el cual pudo haber sido construido por indígenas hipnotizados para trabajar gratis, según una versión. (Archivo/ Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Convento de Izamal fue construido por indígenas 'hipnotizados' Compartir en Twiiter Convento de Izamal fue construido por indígenas 'hipnotizados'

Jorge Moreno/ SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- ¿Qué relación podría haber entre Izamal y la ciudad alemana de Hamelin? Ni más ni menos que la famosa leyenda de “El flautista”, la cual no deja de ser sorprendente.

Primero es bueno conocer sobre “El flautista de Hamelin”, que se puede consultar en muchos libros. 

El flautista de Hamelin es una leyenda de Alemania, escrita por los Hermanos Grimm, cuyo título original traducido al español es “El cazador de ratas de Hamelin”, que cuenta la historia de una misteriosa desgracia acaecida en la ciudad de Hamelin, Alemania, el 26 de junio de 1284.

En ese tiempo, la ciudad de Hamelin estaba infestada de ratas. Un buen día apareció un desconocido que ofreció sus servicios a los habitantes del pueblo. A cambio de una recompensa, él les libraría de todas las ratas, a lo que los aldeanos se comprometieron.

Entonces, el desconocido flautista empezó a tocar, y todas las ratas salieron de sus agujeros y empezaron a caminar hacia donde la música sonaba. Una vez que todas las ratas estuvieron reunidas en torno al flautista, éste empezó a caminar y todas las ratas le siguieron al son de la música. El flautista se dirigió hacia el río Weser y las ratas, que iban tras él, perecieron ahogadas.

Cumplida su misión, el hombre volvió al pueblo a reclamar su recompensa, pero los aldeanos se negaron a pagarle. El cazador de ratas, muy enfadado, abandonaría el pueblo para volver poco después en busca de venganza.

Mientras los habitantes del pueblo estaban en la iglesia, el hombre volvió a tocar con la flauta su extraña música. Esta vez fueron los niños, los que le siguieron al compás de la música, y abandonando el pueblo los llevó hasta una cueva. Nunca más se les volvió a ver. 

En otras versiones, el flautista devuelve a los niños una vez que los aldeanos le pagan lo que le habían prometido.

El musicsh

En el siglo XIII era conocida una magia en lo que hoy es Alemania y los Países Bajos, conocida como “musicsh”, la cual consistía en una especie de “hipnosis” a través de la música de viento (flautas principalmente), misma con la que se hechizó a los ratones y los niños de Hamelin.

Antiguos escritos mencionan que esta magia se popularizó un siglo después en Francia, Portugal y España, y que fue adoptada por parte de la tripulación de Cristóbal Colon en su viaje a América.

La magia fue utilizada incluso en la antigua Tenochtitlan y se le cambió el nombre a “Pariri” y “guaje” ya que incluso la realizaban a través de chiflidos.

Tiempo después, los sacerdotes franciscanos promovieron una ley para prohibir esa magia y muchas otras, aunque sus detractores aseguran que por un tiempo ellos mismos la usaron a su conveniencia.

Esto también se dice que ocurrió ni más ni menos que en Izamal, Yucatán, ya que antiguos textos señalan que para la construcción del convento de San Antonio de Padua (en el siglo XVI) se usaron a decenas de indígenas, quienes fueron “hipnotizados” para trabajar gratis en la construcción del mismo”.

En la obra los franciscanos se turnaban para tocar una flauta trabajada con esta magia. Se afirma que era tal el poder de esa música que podían trabajar por 18 horas sin parar, aunque después terminaban casi muertos.

Se dice que esta flauta podría permanecer celosamente resguardada en ese convento, aunque hay quienes afirman que fue destruida. Otros creen que está enterrada en algún sitio de Izamal o en Mérida junto con la partitura especial y la invocación para activarla. ¿Se imaginarían lo que ocurriría si la flaura apareciera de nuevo?

A continuanción un video sobre la investigación:

 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios