23 de Septiembre de 2018

Yucatán

La niña del 'Stella Maris' hela la sangre

Don Reynaldo Chalé es tan solo una de las personas que aseguran haber visto en esa escuela el fantasma de una menor.

Este es don Reynaldo Chalé, entrevistado en 2006. Al trabajar en la escuela Stella Maris se encontró con una niña fantasma, según él. (Fotos: Jorge Moreno/Milenio Novedades)
Este es don Reynaldo Chalé, entrevistado en 2006. Al trabajar en la escuela Stella Maris se encontró con una niña fantasma, según él. (Fotos: Jorge Moreno/Milenio Novedades)
Compartir en Facebook La niña del 'Stella Maris' hela la sangreCompartir en Twiiter La niña del 'Stella Maris' hela la sangre

Jorge Moreno/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- En días pasados, durante una investigación, se me acercó una persona para platicarme un caso paranormal de un sitio en donde ya había estado anteriormente: la escuela de educación básica para adultos que se ubica en el puerto de Progreso y que se le conoce como “Stella Maris”.

Se trata de don Reynaldo Chalé, quien afirma que en el año 2004 trabajó por espacio de tres meses en ese sitio y aunque al principio le contaron que ahí espantaban, pudo comprobar él mismo que eso era verdad.

“Cuando entré e a trabajar ahí como auxiliar, la verdad no creí eso de que veían el fantasma de una niña y esas cosas, se me hacían tonterías, pero al cabo de un mes de estar allí, en una ocasión me tocó subir a los salones del segundo piso por unas cosas y mientras caminaba por el pasillo vi a una niña como de siete años, con un vestidito largo, como los de primera comunión, con muchos encajes.

“Lo primero que se me vino a la mente es que a lo mejor era la hija de alguna secretaria o maestra, pero cuando me acerqué para ver hacia dónde iba ya no había nadie, desapareció al final del pasillo y sin posibilidad que se hubiera ido a otro lado o metido a un salón porque la estaba yo viendo; desapareció así no más, incluso estaba entonando una canción, la tatareaba y pude escuchar su voz, característica de las niñas de esa edad.

“Fue hasta ese momento en que me cayó el veinte y recordé todas las historias que contaban sobre las apariciones de la niña fantasma; yo, la verdad, no dije nada en ese momento porque seguro se iban a burlar de mí, y más porque yo ya les había dicho que no creía en fantasmas”.

Don Reynaldo recuerda que poco después se buscó otro trabajo mejor y renunció sin ningún problema a esa institución: “Con el paso de los años vi que sacaron una investigación sobre esa niña fantasma en la revista ‘Misterios’ y desde ese entonces me dio ganas de mandarles mi relato pero siempre por una cosa o por otra ya no pude, hasta ahora y ojalá les sirva de algo mi  experiencia”, finalizó.

Cabe recordar que la primera visita que hice en ese sitio fue a finales del año 2006, debido a que varios progreseños se habían comunicado conmigo para reportarme la aparición fantasmal de una niña de seis o siete años que rondaba ahí.

El Centro Stella Maris “Ana Peón Aznar” estaba habilitado como una escuela para adultos mayores, casi 200 personas de la cabecera y de diversas comisarías del puerto acudían todos los días en diversos horarios para finalizar sus estudios de primaria y secundaria, y era administrado por la Iglesia católica.

Fallecimiento e investigación

Personal docente, administrativo y varios alumnos ya habían visto la presencia fantasmal de esta niña, la cual dicen, falleció en ese sitio hace varias décadas, al parecer sus papás fueron los primeros dueños de esta casa de imponente arquitectura francesa.

Conseguí un permiso para hacer una investigación formal y lo primero que hice fue entrevistar al velador de ese entonces, quien me confirmó que algunas secretarias de pronto, cuando estaban solas, veían a la niña corriendo entre los pasillos, la veían con un vestidito blanco, antiguo, como se usaba a inicios del siglo pasado.

Durante la entrevista, el velador me comentó que la niña se dejaba ver mayormente en la planta alta del edificio, pero también en los patios traseros, en donde incluso en una ocasión un empleado del servicio recolector de basura se llevó el susto de su vida al ver a la niña guardada junto a unos tambores para luego desaparecer ante sus propios ojos.

En la segunda visita instalé cámaras de video y grabadoras de audio, estas últimas registraron dos psicofonías, en una de ellas se escucha claramente la voz de una niña que parece preguntar “¿por qué a mí?”.

Un alumno también nos reportó haber grabado en uno de los salones de la planta alta un rostro que aparece de pronto y permanece en la grabación por varios segundos, dice que sintió la presencia de alguien y al parecer esta fue la que se plasmó en el video.

En el año 2012, una persona que vive en el puerto me reportó haber visto a la niña fantasma parada en uno de los balcones: “Pasó frente al Stella Maris, era de noche, sentí como si alguien me mirara y cuando me di cuenta noté que en el balcón había una niña. Me dio mucho miedo cuando me enteré a los dos días sobre la historia de la pequeña que murió allí. Creo que a ella vi, pues tenía una vestimenta antigua”, comentó.

Por otra parte, aprovechamos para mandar un saludo a los niños Mario Jesús y Omar Alberto Martín, de la ciudad de Mérida, quienes son fieles lectores de esta sección.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios