18 de Julio de 2018

Yucatán

¿Sugestión colectiva en Acanceh?

Al menos siete personas dijeron haber visto la iglesia semi destruida durante una fuerte lluvia, pero al final no había pasado nada.

Representación de cómo estaba la iglesia de Acanceh y cómo la vieron durante el fenómeno paranormal. (Jorge Moreno/SIPSE)
Representación de cómo estaba la iglesia de Acanceh y cómo la vieron durante el fenómeno paranormal. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook ¿Sugestión colectiva en Acanceh? Compartir en Twiiter ¿Sugestión colectiva en Acanceh?

Jorge Moreno/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- A petición de los lectores Leonor Tolosa y Gabriel Pérez hablaremos sobre un presunto fenómeno paranormal que ocurrió hace poco más de una década en el municipio de Acanceh (ubicado a 22 kilómetros de Mérida) y que sin duda causó polémica y dio de qué hablar.

Se trata de la “desaparición” por espacio de unos 30 ó 40 minutos del reloj y la torre derecha del campanario de la iglesia de la Natividad que se ubica frente a la plaza principal de esa villa, situación que fue reportada por al menos siete testigos.

Por increíble que parezca, no se trata de un acto de ilusionismo, pues según comentan las personas, el día 31 de agosto del año 2004 pasado, durante una fuerte lluvia, que trajo consigo fuertes ráfagas de vientos, que incluso hicieron recordar al huracán "Isidore” (el cual había azotado a Yucatán un par de años antes), se percataron con asombro que a la Iglesia le faltaban una torre del campanario y la del reloj.

“Yo estaba frente a la plaza, salí a buscar unas cosas que se estaban mojando en la calle y al ver la iglesia vi que estaba destruida, tal y como quedó tras el paso del huracán. Creí que estaba viendo visiones, pero mi esposa, mi sobrina y mi suegro también salieron en ese momento y lo vieron; ellos pensaron que por los fuertes vientos se había derrumbado otra vez, pero lo raro es que no se había escuchado nada”.

Pero éste era sólo el principio de la sorpresa: “Cuando pasó la lluvia como a las 6 de la tarde, nos fuimos en mi vehículo y al pasar frente a la iglesia mi esposa pegó un grito al ver que la iglesia estaba reluciente, como si nada hubiera pasado; creo que estamos perdiendo la razón, le dije”.

Otras tres personas por separado también vieron algo similar, aunque por la gravedad del asunto prefieren omitir sus nombres.

“Van a creer que estamos locos; es más, creo que nos volvimos locos por un momento porque es imposible pensar en lo que vimos, pero fue con mis propios ojos, y no creo que me estuvieran mintiendo”, dijo un taxista que estaba en la salida a Cuzamá cuando vino la lluvia:

“Estaba regresando a Acanceh y cuando arreció la lluvia, para no llegar a la plaza, me estacioné un momento, y desde allí sólo se veía una de las torres de la iglesia; no le di mucha importancia, pero me quedé pensando en que las dos torres miden lo mismo y tendría que haber visto a ambas desde allí y no sólo una; lo que más me asombró es que a los tres días pasé por el mismo lugar, me acordé y al virar a ver se veían perfectamente las dos torres, ¿qué me pasó? sólo Dios sabe”.

Expansión de la noticia

A los pocos días que se dio a conocer la noticia (en un par de medios de comunicación y en una revista, tuve oportunidad de viajar personalmente a Acanceh, junto con varias personas más de sitios cercanos que fueron atraídos por ese insólito suceso, el cual unos creen que fue sugestión colectiva.

El revuelo causó molestia entre algunos vecinos de Acanceh, pues a todas horas llegaban personas preguntando por el suceso o de plano se quedaban parados frente a la iglesia como si el fenómeno fuera a ocurrir en cualquier momento.

De hecho se afirma que a mediados de septiembre ocurrió un par de veces más y ya posteriormente nunca más ocurrió, al menos no en los siguientes doce años.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios