17 de Octubre de 2018

Yucatán

Bebe su cerveza desde el más allá

Un extraño suceso dejó en incertidumbre a dos jóvenes, quienes acudieron a recordar a su amigo al cementerio

Fueron hasta el cementerio para recordar a su amigo y dejarle una 'cervecita' en su tumba. (Archivo/ Milenio Novedades)
Fueron hasta el cementerio para recordar a su amigo y dejarle una 'cervecita' en su tumba. (Archivo/ Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Bebe su cerveza desde el más alláCompartir en Twiiter Bebe su cerveza desde el más allá

Jorge Moreno/ SIPSE
MÉRIDA, Yucatán.- En esta ocasión Enigmas comparte el relato de los lectores Martín Acevedo Chan y Josué Manrique Olmedo, quienes afirman que la siguiente experiencia les cambió la vida:

Todo inició el 20 de diciembre del 2014, cuando en un lamentable accidente de carretera falleció Juan, amigo cercano de Martín y Josué. La tragedia ocurrió dos días antes que celebrarán su tradicional posada navideña, en la que cada año los tres se reunía junto con otros más. A pesar de todo los jóvenes no decidieron cancelar la fiesta ya que pensaron que Juan así lo hubiese querido. 

Hace unos días, cuando Martín y Josué se dirigían a la posada anual, acudieron al cementerio para recordar a su amigo y uno de ellos le dejó una lata de cerveza en la tumba, ya que esta bebida era muy del agrado de José. 

Sorprendido, su compañero le preguntó por qué hacía eso, a lo que el otro respondió que lo hacía con mucho respeto, y que era una forma de recordarlo, pues ellos se dirigían a la fiesta y consideraba justo que él también festejara.

Los jóvenes se retiraron, pero cuadras después Josué notó que no llevaba consigo sus lentes, por lo que le pidió a Martín que regresaran al cementerio para buscarlos. 

Al llegar al panteón Josué se dio cuenta que los lentes estaban junto a la lata de cerveza, lo cual se le hizo muy extraño porque se veían bien acomodados y él no los había puesto ahí en ningún momento. Pero realmente se llevó un buen susto cuando notó que la lata de cerveza estaba abierta.

Con cierto temor tocó el envase y se dio cuenta que estaba casi vacío. Ambos se persignaron y sin decir palabra alguna se alejaron rumbo a la calle para irse a la reunión. Al llegar a la posada le relataron al resto de los amigos lo sucedido. 

Quizá una explicación lógica podría ser que al momento de que ellos se quitaron del cementerio alguien pasó y se tomó la cerveza, pero como retornaron muy rápido, realmente las probabilidades de que alguien hubiera hecho eso son muy pocas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios