21 de Septiembre de 2018

Yucatán

El diablo se le apareció en la cárcel para tentarlo

Un preso que no tenía ropa recibió de otro un pedazo de tela 'para que le sirviera', pero en realidad estaba sólo en la celda.

En al menos la mitad de los calabozos y cárceles de los municipios ocurren sucesos extraños; Maxcanú no es la excepción. (Jorge Moreno/SIPSE)
En al menos la mitad de los calabozos y cárceles de los municipios ocurren sucesos extraños; Maxcanú no es la excepción. (Jorge Moreno/SIPSE)
Compartir en Facebook El diablo se le apareció en la cárcel para tentarloCompartir en Twiiter El diablo se le apareció en la cárcel para tentarlo

Jorge Moreno/SIPSE
MÉRIDA, Yuc.- En días pasados tuve oportunidad de entrevistar a Ismael Valadez, nativo de la villa de Maxcanú, pero que ahora radica en Playa del Carmen, Quintana Roo; me dijo que hace varios años fue Policía Municipal en su pueblo natal y vivió un par de sucesos sobrenaturales parecidos a los que publicamos el año pasado.

Todo ocurrió en el mes de septiembre de 2012, cuando detuvieron a un joven y lo metieron a una de las celdas; debido al tipo de aprehensión y, siguiendo el manual operativo policial, le quitaron toda su ropa (por temor a que pudiera intentar ahoracarse con las prendas).

Tras esto, le dieron la orden al policía, que era de nuevo ingreso, que vigilara al preso. Pasados unos minutos tuvo que alejarse de su puesto para acatar una orden, y momentos después, cuando retornó junto a la celda, se dio cuenta de que el detenido tenía en su poder un pedazo de tela larga simulando una soga; era como si se hubiera cortado de la parte de abajo de una playera.

Cuando le preguntaron de dónde la sacó, contestó de forma natural que se la entregó el otro detenido que acababan de liberar, a lo que el policía extrañado le cuestionó que a quién se refería, pues estaba solo en la celda:

“No puede ser”, dijo el detenido, aquí junto a mi había un chavo bajito, de short rojo, de tez morena; hace un momento salió de la celda y me entregó la tela para que me sirviera”.

Ellos consideran que podría tratarse de una manifestación del demonio que de cierta forma estaba induciendo al detenido a que se suicidara, ya que el policía asegura que tanto él como su compañero revisaron perfectamente la celda antes de meter al detenido, precisamente para evitar que cualquier plástico, basura u otro objeto que estuviera ahí pudiera servir como arma blanca.

Otros afirman que podría tratarse del alma en pena de uno o dos detenidos que hace muchos años se suicidaron precisamente en el calabozo, porque además este relato no es aislado, ya que han ocurrido otros parecidos:

Apenas en mayo de 2014, ocurrió otro suceso impactante: una noche detuvieron a un par de hermanos y los metieron a dos celdas diferentes, pero contiguas; momentos después descubrieron que uno de ellos había intentado suicidarse, ya que estaba colgado con su propia playera.

De inmediato entraron a la celda para bajarlo y darle los primeros auxilios, tras varios minutos afortunadamente lograron revivirlo; un rato después llamaron a otro policía para que quitara la camisa de donde se había intentado matar, y este, pensando que el nudo estaba firme (como comúnmente sucede), entró a la celda con un cuchillo para cortarlo.

Para su sorpresa, tan solo tocó el cuchillo la playera y ésta cayó al piso; incluso, el policía reclamó a sus compañeros de por qué no le avisaron que ya había desatado el nudo, a lo que éstos contestaron que era imposible, pues ellos no habían hecho nada…

Al no encontrarse una posibilidad lógica a lo sucedido, y tras los otros incidentes similares que han ocurrido, ellos consideran que el demonio o un alma en pena era el que estaba sujetando la playera para que el sujeto se ahorque, ya que también vieron al misterioso joven de short rojo sentado ahí…

Al menos así lo cree Ismael, quien señala que en el lapso en que estuvo laborando como policía, le tocó ver también sombras y siluetas que de pronto desaparecían sin explicación en el área de la Policía, ubicado a espaldas del Palacio, y finaliza diciendo lo más impactante:

“Escuché que se trata de un demonio menor que vive en esta parte del Palacio, ya que antiguamente era un cuartel militar y éste fue traído de Campeche.”

Verdad o ficción, lo cierto es que varios policías aseguran haber visto cosas extrañas ahí desde hace varios años.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios